Deportes | pandemia | deporte | gente

"El eslabón olvidado de la pandemia"

Así describió Yamil Elhall "al deporte. No se habilitó correctamente. Hay clubes cerrados y los gimnasios, aún con horarios restringidos"

El joven deportista y el funcionario que habitan en Yamil Elhall le permiten aportar conceptos de una madurez propia del profesor que se capacitó, pero también del futbolista y del ciudadano que sabe y conoce de lo que habla.

“En este momento de crisis se observan los problemas que teníamos antes de la pandemia. Los dirigentes de instituciones para poder sostener los sueldos, seguros y costos fijos tienen que hipotecar el club. El Estado tiene que salir a solventar a las instituciones, pero como son muchas, el Estado no puede solventarlas. Es una cadena de problemas que no son nuevos, vienen de años. Hoy tenemos deportistas desmotivados, otros que dejaron de entrenar, o se dedicaron a otras cosas para comer. Hay clubes cerrados, y la poca infraestructura de calidad tan desgastada como las ligas y clubes. Tiene que darse un punto de quiebre para ayudar al deporte y la educación. La forma de salir adelante con el deporte, puede ser dar pasos en conjunto con las instituciones educativas”, consideró.

Precisó que “se pueden sostener el deporte con la educación, y la educación con el deporte. Hoy ambas son vulnerables”.

Agregó que “la pandemia nos hizo olvidar de otras enfermedad como la obesidad, el sedentarismo, el tabaquismo, la necesidad de hacer deporte. Son eslabones olvidados de esta pandemia, se olvida el bienestar que produce hacer deporte. Uno lo tiene incorporado como estilo de vida, pero el común de la gente no interactúa de esa forma. Hay que recordarle y darle un plano principal a la salud, a partir de entender que no sólo la enfermedad a través del Covid-19 es atendible, sino también las necesidades básicas del ser humano”.

Recordó que “siempre vamos a estar al pie del cañón en todo lo que se pueda ayudar al Ministerio de Salud y al COE Regional. Habrá que abrir la cabeza, ser autocrítico y analizar los mejores caminos a la hora de adoptar decisiones”.

Elhall aclaró que “la gente del deporte está muy afectada física y mentalmente. La gente que competía está complicada porque no encuentra motivación. Le falta la impronta competitiva, que lo conduce a entrenar con ese fuego de la competencia que te empuja”.

También “este freno de mano permitió que gente que no hacía deporte, salga a caminar. Al habilitarse, hay como un auge de deportes como tenis, paddle, ciclismo o atletismo. Hay gente que no se anima a volver al gimnasio y otra que volvió por necesidad”.

Destacó que “es bueno que todos vean la relevancia del ejercicio físico, especialmente los que más afectados están por la pandemia”.

Indicó que “no está mal cuidarse y quedarse en casa, al contrario. Pero se puede entrenar, y se puede salir a caminar para que no afecte la salud. Como profesores, debemos fomentar el ejercicio físico, porque también es salud”.

Insistió en que “la Secretaría de Deportes acostumbraba a programar 10 meses antes las actividades que haríamos a corto, mediano y largo plazo. Tuvimos que cambiar la estructura de trabajo y pensar día a día y semana a semana”.

Acotó que “hoy fomentamos la Maratón, pero también lamentamos ver profesores sin trabajo y estructuras deportivas cerradas sin sentido”.

Apoyando al deporte

Reseñó que “pedimos la habilitación de los gimnasios, que estuvieron 5 meses cerrados, y ahora están con horarios restringidos”.

Destacó que “deportes individuales sin actividad durante 6 meses. Mis colegas y los clubes sin respuestas, se llevan toda mi energía, porque uno piensa en el deporte más allá de lo que muchos creen”.

Añadió que “en una reunión en la que pedimos habilitar el tenis, me dijeron que era imposible si iban a la red. Lo que pedíamos no era para recrear o para hobbie, sino para devolver trabajo a esa cadena de gente que se capacitó para trabajar, y hoy lo hace responsablemente, enseña o practica un deporte, y vive de ese ingreso o proyecta su vida. Ese profesor es quien definirá si va a la red, o juega de fondo. No es un hobbie”.

Resaltó que “recreativamente o profesionalmente hay gente capacitada que debe sustentar una cadena de trabajo. No es una extra, ni un quiosco, es un ingreso fundamental para un hogar, y merece un tratamiento intensivo de parte de quienes habilitan un protocolo”.

Indicó que “es el trabajo prioritario y el ingreso de muchas familias lo que está en juego. No es hobbie. Un profesor invirtió años en capacitarse y merece respeto. Por eso siempre digo que el deporte es el eslabón olvidado de la pandemia, es un sector muy golpeado”.

Añadió que “no considero que se habilitó correctamente. Por lógica primero debiera contemplar las actividades individuales al aire libre, luego indoor, luego de pocas personas... Careció de lógica y sentido común. No creo que habilitar paddle individual como pasó, permita realizar un deporte que se juega en equipo y en lugares cerrados”.

Ejemplificó: “Modificar el juego del paddle y no habilitar deportes individuales no tiene sentido. El paddle single no es un deporte muy practicado, pero patín sí. Carece de lógica. No es coherente decirle que sí al paddle y no al patín”.

Apuntó que “es necesario involucrarse más y escuchar a sectores multidisciplinarios. Yo no puedo habilitar a los gastronómicos, porque soy profesor de educación física y no tengo conocimiento. Pero en materia deportiva era necesario reconocer si un deporte es individual o colectivo, y si el protocolo requiere de cuidados específicos”.

Indicó que “el freestyle fue habilitado, pero sería mejor y tendría un mejor impacto habilitar un deporte con su respectiva regla. Creo que habilitar entrenamientos de fútbol, sería mejor con protocolos que atiendan la necesidad de proteger al futbolista”.

Aportó que “realizar entrenamiento de fútbol, sin contacto. Conocer el lugar y el contexto es fundamental. Córdoba no es igual que Villa María y Villa Nueva, y sus clubes son diferentes, sus ingresos y sus posibilidades son diferentes”.

Lo que se lee ahora