Villa María |

Pasaron 9 meses de la elevación a juicio y la familia de Lucrecia Ñañez aún no tiene respuestas

Su abuela, María Rosa Ramos, y la abogada querellante, Analía Nicolli, confirmaron que la agenda de Tribunales está completa desde octubre. "Necesito que nos den una fecha y que se haga justicia para vivir en paz", expresó la abuela de la joven que falleció en junio del 2017

El 3 de febrero del 2021 la familia de Lucrecia Ñañez y su abogada recibieron la noticia de la elevación a juicio por mala praxis. Desde esa fecha, se emitió un último decreto en agosto y aún no hay novedades, expresó la abogada querellante Analía Nicolli, quien además expresó que la agenda de Tribunales “está completa desde octubre”.

Tanto la abuela, María Rosa Ramos, como Nicolli dialogaron con Puntal Villa María y aseguraron que hasta el 2022 no habrá noticias sobre el juicio.

Lucrecia falleció el 5 de junio del 2017 tras atravesar un aborto espontáneo. La infección del mismo invadió su cuerpo hasta que ya fuetarde. Tenía 15 años.

Por la muerte de Lucrecia están imputados 5 agentes de la salud: Beltramo, Carla Malvina; Buffadosi, Eduardo Hugo; Ferres, Cristian Fabián; Godoy, Natalia del Valle; y Ligorria, Cecilia Isabel. “Necesito que me den la fecha de juicio. Lo único que pido es que se haga justicia para vivir en paz”, exteriorizó entre lágrimas la abuela de la joven.

La abogada explicó que sólo se puede pedir que les quiten las licencias y lo harán. Mencionó que la pericia forense es contundente para ello porque ratifica que se trató de mala praxis.

Ambas entrevistadas señalaron que hay un compromiso desde la Cámara del Crimen para obtener fecha cuando Tribunales retorne la actividad tras el receso de verano. El tribunal estará compuesto por tres vocales, presidiendo la jueza Edhit Lezama acompañada por Eve Flores y Francisco Márquez.

La semana pasada María Rosa Ramos se dirigió al Palacio de Justicia a pedir fecha nuevamente pero también para dar a conocer que una testigo cambió de domicilio.

“En este tiempo muy difícil de pandemia, con 61 muy enferma, no sé hasta qué tiempo voy a vivir y quiero ver el juicio de mi nieta antes de morir”, expresó la abuela.

Juicio

La abogada manifestó que este año fue medio complicado en cuanto a fechas y comentó que las causas con presos son prioridad justamente porque algunos pueden recuperar la libertad.

Además, resaltó que no es un juicio abreviado. “En este contexto, al no poder arreglarse, no sabemos cuántas instancias llevará el debate. Necesitan un espacio en la agenda que se dedique específicamente a esta causa”, indicó.

Al respecto, dio a conocer que será uno de los primeros juicios que lleguen a la Cámara del Crimen por una mala praxis, “lo que es un hecho importante”.

En efecto, destacó: “Vamos a pedir la inhabilitación porque sabemos que está dentro de la pena, como sabemos también que no van a cumplir presa su condena”.

En cuanto a las pruebas presentadas por la querella, Nicolli aseguró que todo está listo y presentado en la Fiscalía de Instrucción, en este caso, la del Tercer Turno a cargo de René Bosio, quien notificó la elevación a juicio.

“La mala praxis llega de una pericia médica realizada por un centro que se ocupa de verificar eso y donde estuvieron los peritos de control de cada médico””, resaltó la letrada.

Además, remarcó que esta se complementa con otros elementos como los testimonios, lo que le pasaba Lucrecia, los análisis, estudios previos e historias médicas.

“Tenemos todo probado, no necesitamos nada más para continuar la causa. La defensa deberá probar lo contrario, que no es tarea menor porque hay que demostrarlo después de la confirmación de las pericias. No hay vuelta atrás de esta prueba, es contundente”, aseveró Nicolli.

Fe en la Justicia

“Quiero creer en la Justicia, hasta el momento quiero hacerlo. Mi hijo, Lucas, también falleció por una mala praxis y quedó todo en la nada. Ahora muere su hija, mi nieta, por lo mismo. Esta la voy a pelear hasta el final porque los médicos están para curar”, enfatizó Ramos.

“Está toda una familia destruida, sus hermanos lo están. Ellos no saben qué pasa cuando alguien muere”, expresó la abuela y contó que gracias a un grupo de padres que perdieron a sus hijos tiene la contención para paliar un poco el dolor.

“Veo que pasa el tiempo, tengo dos hijos más y cinco nietos, pero me va a faltar siempre ella. Quiero justicia porque por mi hijo Lucas no la pude llevar a cabo, entonces la quiero por ella”, acentuó.

“Quiero dejar mi alma en paz, soltarla a Lucrecia porque aún no lo pude hacer porque me hace mal. Una vez que obtenga justicia, lo voy a poder lograr”, expuso la mujer conteniendo las lágrimas.

¿Quién era Lucas Ñañez?

Era el hijo de María Rosa Ramos y papá de Lucrecia Ñañez. “Mi hijo estaba detenido en un espacio neuropsiquiátrico y las personas privadas de su libertad pierden el derecho de todo, pero la luché y lo trasladaron a un lugar para que lo atendieran”, contó Ramos.

“Lo medicaron muy mal, estuve 11 meses yendo a verlo en Córdoba pero no podía hablar de lo mal medicado que estaba”, resaltó la mujer.

Ante ello, indicó que siempre reclamó a las enfermeras y a todos sobre el estado de salud de su hijo, pero no le hicieron caso. “A la exjueza de la Cámara del Crimen Silvia Irene Saslavsky de Camandone le decía que lo iba a sacar en un cajón porque su estado de salud era deplorable y así fue”, expresó.

Ante la denuncia, la Justicia le pidió que exhumara el cuerpo de su hijo para hacerle pericias, pero ante el dolor decidió no hacerlo porque no quería mover el cuerpo de su hijo.

“Eso destrozó a su hija de 7 años y ahora la perdí a ella por no ser bien atendida. Ella llegó a las 4 de la mañana y la doctora me dijo que estaba todo bien, cuando en mi casa noté que había perdido su bebé. Pero no me dejaron ni hablar, ni siquiera acompañarla”, cerró María Rosa.