El Producto Bruto Interno argentino es un serrucho sin fin desde hace al menos una década. Pero con una tendencia decreciente, ya que medido en moneda constante se achicó considerablemente. Todo eso quiere decir que la Argentina es cada vez más pobre y lo será a medida que las estadísticas sobre la realidad de 2020 se vayan actualizando.

De hecho, la proyección de cierre de este año muestra un PBI de -12,1%, que es la estimación que el ministro de Economía, Martín Guzmán, llevó al Congreso de la Nación dentro del proyecto de presupuesto para el año próximo. De todos modos, el país viene confirmando una tendencia negativa desde 2012.