Arquitectura | pileta | Agua | colores

La estrella del verano: la pileta

Si estás pensando en sumar una pileta a tu hogar, esta nota es para vos.

Con la llegada del calor, seguramente ya tenés lista y en condiciones tu pileta para disfrutarla toda la temporada. Pero si aún no contás con una, y estás pensando en sumarla a tu hogar, aprovechá esta nota para saber qué aspectos tener en cuenta a la hora de elegirla.

Ubicación

Este es un aspecto fundamental a considerar para evitar una incomodidad permanente ya que una vez colocada tu pileta no la removerás. Por lo general, se suele recomendar ubicarla en aquel lugar donde el sol tenga mayor presencia. También deberemos tener en cuenta si vamos a tener plantas o árboles cerca, ya que pueden implicar directamente unas mayores necesidades de limpieza y mantenimiento.

La ubicación también es importante a la hora de facilitar los accesos a la pileta y en relación a su equipo de filtración, el cual siempre es recomendable ubicar lo más cercano posible de ella.

Forma y tipo

Acá entran en juego tus gustos y la estética de tu casa. También dependerá de cuáles son tus necesidades, o la importancia que le demos a aspectos como los materiales utilizados, la facilidad de limpieza de la piscina, etc. Por lo general, cuanto más regular es la forma de la pileta, más competitivo suele ser su precio, más sencilla es su construcción y demás.

Las piletas con solárium son ideales para los más pequeños por ser de baja profundidad y de nivel regular - Imagen Pinterest.jpg

Actualmente, se ha convertido en gran tendencia el diseño de piscinas de líneas rectas, con una gran longitud, pero una anchura bastante ajustada. La demanda de piscinas desbordantes tipo infinity sigue creciendo, como las piletas efecto espejo, en las que el agua de la piscina queda a ras del suelo exterior y desborda de un modo casi imperceptible.

Tamaño y profundidad

Aquí resulta fundamental tener claro para qué y para quién es la pileta. Si está pensada para uso familiar y de amigos, se recomienda una profundidad lo más regular posible (1,40/1,50m es una buena altura). Está comprobado que pasamos más tiempo en la pileta si estamos cómodos, y si llegamos a apoyar nuestros pies en el suelo con facilidad, estaremos más tiempo ahí. Es un hecho que los espacios más profundos de una pileta son habitualmente los menos utilizados.

La ubicación ideal es donde reciba el sol del oeste, que es el sol de la tarde - Imagen Pinterest.jpg

Si hay algún nadador en la familia o algún integrante con movilidad reducida, por ejemplo, se podrán pensar soluciones y especificaciones adecuadas a cada uso.

Para los más peques se está usando mucho el espacio de solárium (espacio con baja profundidad y de nivel regular), funciona también como ingreso a la piscina, combinado con escaleras, rampas y otras zonas de acceso integradas en el interior.

Revestimientos

Según el material de tu pileta, podemos contar con diferentes opciones de terminaciones. Debemos diferenciar entre los que son revestimientos decorativos (venecitas, por ejemplo), de aquellos que actúan como elemento aislante e impermeabilizante (porcelánicos, por ejemplo). Si ya tenés una pileta en casa y querés renovar su estética sin grandes obras, siempre podés recurrir a las pinturas de caucho, y con poco presupuesto conseguir grandes cambios. Según los colores podés lograr diferentes efectos, e innovar del siempre clásico color azul/celeste. Te cuento algunas de esas opciones para cambiar los tradicionales colores.

“La pileta es un espacio para disfrutar, que puedas aprovechar al máximo en verano para nadar, refrescarte, descansar, tomar el sol.”

- Arena o tierra: Es uno de los más codiciados ya que reproduce un efecto parecido al de las playas del Caribe. Esta tonalidad suele cambiar el tono cuando varían las condiciones climatológicas.

- Blanco: Ideal para zonas muy soleadas, ya que ayuda a mantener la temperatura del agua. El blanco destaca el suelo, los elementos decorativos y accesorios que están dentro de la pileta.

El negro es el color más adecuado para tu pileta si querés que la temperatura del agua sea más elevada - Imagen Pinterest.jpg

- Gris: El color gris hace que el agua de la piscina se vea similar a la del mar, con tonalidades más oscuras. Ayuda a disimular la suciedad y a aumentar la temperatura del agua.

- Negro: El negro es el color más adecuado para tu piscina si querés que la temperatura del agua sea más elevada durante todo el año.

Iluminación

Con el crecimiento exponencial del uso de la tecnología LED para piscinas, se convierten en los verdaderos protagonistas de la iluminación en el interior y también en el exterior, ya se trate de focos monocolor (luz blanca) o focos RGB de colores.

En cambio, el uso de la fibra óptica, que ya viene de tiempo atrás, sí que se está convirtiendo en tendencia (no barata en comparación con los habituales focos de piscina), fundamentalmente, gracias a los llamados cielos estrellados del fondo de la piscina, con diseños a medida, en el que un número determinado de puntos de luz se distribuyen en el suelo de la piscina; este sistema genera efectos visuales espectaculares, acentuados más si cabe con el uso de diferentes colores.

Seguridad

Por último, pero no menos importante, no olvidar que además de resultar cómodas, nuestras piscinas deben ser también seguras. En este ámbito, los usuarios son cada vez más conscientes de ello, valorando mucho este aspecto. Ya sea con cubiertas, vallas, alarmas, barandas, es importante tener en cuenta el factor seguridad, sobre todo si en casa hay mascotas, niños o adultos mayores.

POR: ARQ. ANTONELA VARRONI - Mat. 1-11936