Villa María | plan de vacunación | farmacias | Villa María

Desde el sector farmacéutico admiten que habrá demoras para comenzar la vacunación

Los locales deben cumplir con exigencias sanitarias, como disponer de un generador y otros aspectos que por el momento impiden llevar adelante el programa anunciado por Provincia.

El inicio del plan de vacunación en farmacias sufrirá demoras y no se iniciará este lunes en la ciudad como se había anunciado tiempo atrás. La imposibilidad con cumplir con determinados protocolos que exige la inoculación en este tipo de locales retrasa la aplicación del programa, sobre el que no se tiene una fecha concreta de inicio.

Rubén Marabini, de la Cámara de Farmacias del Centro Argentino, explicó este sábado que mantuvo justamente ayer una comunicación con autoridades provinciales y prácticamente descartó la posibilidad de comenzar este lunes. “Me aventuro a decir que no creo que comience la vacunación en Villa María esta semana, porque hay que cumplir una serie de requisitos que exige Salud pública, entre ellos la disponibilidad de un equipo electrógeno pero también la diferenciación de filas entre quienes se vacunan y el público común”, manifestó.

De hecho, previamente este medio consultó a la casa central de una de las principales cadenas farmacéuticas y se detalló que por el momento no se tiene previsto sumarse a la campaña, y por ende tampoco comenzaron a otorgar turnos como se manifestó en algún momento. Para Marabini, todo fue muy rápido: “Se anunció el lunes y se terminaron de firmar los convenios el viernes al mediodía. Pero además, en ese lapso aparece el gremio, con toda razón, pidiendo seguridad para los trabajadores”.

Ofrecer el servicio de vacunación implica avanzar con capacitaciones que ya se iniciaron y prevén continuar en la próxima semana. “Está claro que habrá demoras para la aplicación por una cuestión de protocolo porqué además las farmacias después deben hacer un seguimiento o sistema de trazabilidad de la vacuna que se coloca. No es tán sencillo el tema como ocurre en el sistema público”, manifestó.

Igualmente, Marabini aclaró entre otros aspectos que el farmacéutico debe concurrir a la capital provincial a buscar las vacunas junto con un instructivo de trazabilidad para efectuar el seguimiento del paciente. En tanto, con relación a la comercialización del denominado auto-test, que permite a cada habitante efectuarse el hisopado, el entrevistado consideró que las droguerías “presionan para que se produzca la venta en farmacias”. Al igual que con las vacunas, entendió que el Estado también debe tener un seguimiento de esa persona que se testea como ocurre en la actualidad con los diferentes centros habilitados.

“Eso es lo que se está tratando de pulir. Cada farmacia tiene como referente al colegio a las cámaras, que a su vez dependen de entidades nacionales que están conectadas a los sistemas de control, que permiten justamente hacer un seguimiento del paciente. Eso es lo que se debe aplicar en el auto-test, por lo que no es algo tan sencillo como se cree”, remarcó nuevamente.

Marabini explicó además que tanto la vacunación como el auto-test demandan la capacitación de personal, que en algunos casos se realiza en la actualidad aunque las propias entidades no disponen muchas veces del personal necesario para afrontar este tipo de programas. “Lo concreto es que habrá demoras para la aplicación de las vacunas porque no todas las farmacias reúnen las condiciones que pide salud pública”, sentenció.

Remarcó que no todas las farmacias disponen de generador “y esa es una exigencia para el mantenimiento de la cadena de frío de las vacunas. Yo soy de General Deheza y acá nunca se corta la energía, pero sabemos que en otras ciudades es habitual el corte del servicio”.

En tanto, con relación a los testeos que se iban a realizar de manera paralela la vacunación, Marabini lo descarto al menos por el momento. “Se tienen que pulir muchas cosas, y esto no es el auto-test, sino el test que se iba a realizar en las farmacias como ocurre en los diferentes espacios habilitados”, cerró diciendo.

Lo que se lee ahora