Provinciales | policial | Schiaretti | Córdoba

Gatillo fácil: Schiaretti desplazó a la cúpula policial; una mujer es jefa

Liliana Zárate Belletti quedó a cargo de la conducción. El gobernador calificó como "dolorosos" los casos sucedidos por el accionar policial, en referencia al crimen de Blas Correas, en la ciudad de Córdoba, y de Joaquín Paredes, en Paso Viejo.

Los dos hechos de gatillo fácil en menos de tres meses, uno de ellos ocurrido el domingo pasado en Paso Viejo y el otro en los primeros días de agosto en la ciudad de Córdoba, obligaron ayer al gobernador Juan Schiaretti a desplazar a la cúpula de la Policía de la Provincia de Córdoba.

De esta manera, por primera vez una mujer fue designada al frente de la fuerza. Se trata de la comisaria general Liliana Rita Zárate Belletti.

La medida se espera durante la semana, aunque en el medio, el ministro de Seguridad, Alfonso Mosquera, presentó el martes un nuevo protocolo de acción policial que establece que se podrá utilizar el arma de fuego en circunstancias excepcionales.

"Ante los dolorosos casos fruto del accionar policial ocurridos con Blas Correas y Joaquín Paredes y respetando siempre la investigación judicial, he instruido al señor ministro de Seguridad (Alfonso Mosquera) a que realice los cambios necesarios para su funcionamiento y se vea nuevamente la currícula y el tiempo de formación de los policías de Córdoba", dijo Schiaretti tras la asunción de Zárate Belletti, quien reemplazó en el cargo Gustavo Vélez, quien había asumido en diciembre de 2015.

El comisario general Ariel Darío Lecler acompañará la Zárate Belleti.

La nueva jefa "tendrá la tarea de servir a la comunidad y de hacerlo brindando seguridad", remarcó Schiaretti.

"No hay palabras que reparen el dolor, las palabras puede sonar vacías. Lo que tiene que hacer un gobernante frente a un problema es enfrentarlo y resolverlo", concluyó el mandatario.

La comisaria fue directora general de Investigaciones, directora de Drogas Peligrosas e instructora de la Escuela de Cadetes; también dirigió el Centro de Comunicaciones y Videovigilancia y fue oficial superior en Bienestar Policial, el Policlínico Policial y en la Dirección de Formación Profesional.

Con la nueva conducción, no se descartan cambios en las departamentales del interior.

Los crímenes en manos de la policía de Blas Correas el 6 de agosto en la ciudad de Córdoba y el domingo último de Joaquín Paredes en Paso Viejo obligaron a Schiaretti a realizar los drásticos cambios.