Tranquera Abierta | retenciones | David Miazzo | Gobierno

"Es improbable que el Gobierno baje ahora las retenciones"

El economista David Miazzo explica por qué se demora la liquidación de granos en el país

Cierta mejora en los precios de los granos en las últimas semanas combinada con un recorte en los valores de los insumos permitieron dar al menos algo de oxígeno a las ecuaciones de los productores agropecuarios que venían sufriendo por granos con precios bajos e insumos caros.

En ese marco, de todos modos, no cesan los pedidos de las entidades del campo para que el Gobierno avance con quita o disminución de derechos de exportación, algo que por ahora no parece estar en la agenda oficial.

El economista, especialista en temas del agro, David Miazzo, titular de Data Miazzo, explicó que lo ve “al Gobierno muy duro en este sentido; no quiere dar el brazo a torcer. En un caso es por una razón real que tiene que ver con la ecuación fiscal, y en otro caso es por no abrir la puerta. Porque en el trigo el impacto fiscal no sería tan importante. Pensemos que si la campaña es de 17 millones de toneladas, eso dejaría unos 335 millones de dólares de derechos de exportación de trigo. Eso sería a partir de enero próximo. Por eso creo que es más no querer abrir la puerta para que después no vengan otros a reclamar lo mismo. Sería positivo por varios frentes porque el impacto productivo está ahora y el impacto fiscal, mañana. Sería una decisión fácil. Sobre el resto de los productos parecería improbable por ahora”, consideró.

Hay expectativa sobre el aporte del campo a este contexto económico del país, ¿qué tan importante puede ser?

El aporte que va a realizar el campo en esta campaña va a ser claramente positivo si miramos el año 2023 cuando la sequía impactó de lleno en Argentina. Vamos a tener casi 10 mil millones de dólares más como resultado de esta cosecha frente a la anterior. Por un lado hay una recuperación significativa de los volúmenes, aunque ahora algo menos en maíz lamentablemente por la presencia de la chicharrita. Y tenemos que considerar una caída de precios con respecto al año pasado, más allá de que en las últimas semanas hubo una leve mejora, incluso previo a lo que ocurrió en Brasil. En resumen, más que el año pasado, más que hace unas semanas por lo que ocurrió a partir de Brasil con precios, y menos que lo que imaginábamos a fin del año pasado cuando la chicharrita no se había comido casi 2 mil millones de dólares del maíz. Eso hay que seguirlo porque hay quienes dicen que podría ser peor.

Hay cierta inquietud por la demora en la liquidación...

El Gobierno se está poniendo un poco ansioso porque la liquidación de granos se está dando de manera lenta. Y eso tiene primero que nada una explicación climática porque viene muy atrasada la cosecha por cuestiones de humedad. Por eso, parte del grano que normalmente ya está para vender, todavía no aparece. La segunda realidad tenía que ver con el precio porque veníamos de valores mínimos de los últimos 5 años. Y eso al productor que tiene que tomar la decisión de vender, le genera resistencia. Y piensa en esperar porque tiene más probabilidad de ganar que de perder. Y el último mes algo se recuperaron los precios y por eso la reticencia cambia. Por último, el tipo de cambio, que aunque Milei publique un tuit mostrando un tipo de cambio de equilibrio o lo que sea, la realidad es que se atrasó con respecto a la inflación. Hoy tenemos un tipo de cambio más barato que en julio del año pasado, previo a la devaluación de Massa. En más bajo que el dólar de enero de 2018, cuando costaba $18. Esa realidad de tipo de cambio se puede sostener, incluso puede extenderse todo el año. Y eso es lo que el Gobierno intenta transmitir, que los productores no esperen una devaluación. Pero claramente no hay un incentivo para pasar de soja a pesos. Y a eso se le suma la baja de tasas que disminuye el costo financiero de esperar. Si yo tengo que pagar un vencimiento de una deuda hoy, tengo alternativas para financiarme y estirar ese proceso. Y por último, respecto a los últimos años, donde para esta altura del año uno recomendaba comprar todos los insumos que se puedan porque era una certeza que iba a ir al alza, hoy pasa la inversa. Los precios de los insumos vienen bajando y entonces no hay apuro. Bajan los fertilizantes, se viene normalizando la cadena de pago de las importaciones y eso hace que los precios de todo lo importado bajan su costo real. En ese contexto, efectivamente la liquidación va a seguir lenta en estos meses.