Deportes | River | VAR | penal

Las 6 grandes polémicas en Palmeiras-River

El VAR anuló el gol de Montiel y dio marcha atrás en el penal sobre el cordobés Matías Suárez

River salió con todo al complemento y rápidamente anotó el gol que necesitaba para igualar la serie 3-3 ante Palmeiras. La primera etapa había finalizado con el Millonario ganando 2 a 1 y estaba a uno de lograr la hazaña.

Y lo consiguió a los siete minutos, tras una excelente jugada colectiva que terminó con un centro preciso de Nicolás De La Cruz para una volea precisa de Gonzalo Montiel en el vértice derecho del área chica. Sin embargo, para sorpresa de todos la jugada fue anulada a instancias del VAR.

El árbitro uruguayo Esteban Ostojich se llevó un dedo al oído izquierdo y realizó ademanes de que los brasileños no sacaran del medio. Desde el VAR, el colombiano Nicolás Gallo le indicó que anulara la acción por posición adelantada previa de Rafael Santos Borré.

Cuando Enzo Pérez quiso avanzar y lo interceptan entre dos, el último en tocar la pelota fue Santos Borré, quien punteó la pelota hacia atrás, pero volviendo del offside. La jugada continuó, la tomó Nacho Fernández terminó abierta hacia la izquierda, para el último centro de Nicolás De La Cruz. Es un offside de VAR, porque sin la tecnología nadie lo podría haber advertido, pero estuvo bien sancionado.

A los 73 minutos fue expulsado Robert Rojas, que estaba amonestado. Rony le puso el cuerpo, le ganó la posición, y el defensor paraguayo lo bajó pasando mitad de cancha. Recibió la segunda amarilla y debió abandonar el cancha. La jugada fue similar a la del martes pasado cuando el propio Rojas perdió la posición con Luiz Adriano y parecida a la que tuvo con Carlos Tevez en el último Superclásico donde también el guaraní no pudo detener al delantero.

Sobre el final, la segunda gran polémica. El árbitro sancionó penal sobre Matías Suárez, pero luego lo anuló a instancias del VAR nuevamente. Como se puede apreciar en las imágenes, no hay contacto entre ambos jugadores y si lo hubiera, fue iniciado por el delantero de River. Nuevamente, el colombiano Nicolás Gallo a cargo de la tecnología acertó.

A los 83 minutos, tras la salida de un tiro de esquina, Paulo Díaz ganó de cabeza, la pelota la tapó el arquero y el rebote lo capturó Borré, cuyo remate dio en el palo. El juez de línea cobró posición adelantada, pero el colombiano estaba ubicado de forma lícita. El que estaba offside era Suárez.

Otra de las jugadas muy polémicas, quizá la más protestada de todas al final del encuentro y sobre todo en las redes sociales, fue el puñetazo que le dio el arquero Weverton a Paulo Díaz. Tras un centro y un despeje en el primer palo, el guardameta siguió de largo en su intento de rechazar y chocó con sus dos puños sobre el rostro del defensor chileno, quien se había lanzado en velocidad para conectar el cabezazo. Es una jugada temeraria que tiene identidad de falta y debió ser sancionada con penal para River. Da la sensación de que si Paulo Díaz se dejaba caer, seguramente lo hubieran revisado. Este fue el único error que tuvo el VAR en todas sus decisiones.

Ya en el tiempo adicionado, Borré cayó al piso dentro del área luego de un contacto con el defensor Benjamín Kuscevic. En primera instancia el árbitro dudó y luego recibió la comunicación del VAR. Le recomendaron que viera la jugada desde la pantalla ubicada en el campo de juego y ahí decidió no cobrar la falta por una posición adelantada previa de Federico Girotti.

Lo que se lee ahora