Deportes | River | fútbol |

River recibió con alivio la vuelta del fútbol en Europa, de cara a posibles ventas

La entidad millonaria sueña con embolsar entre 20 y 30 millones de dólares por la salida de futbolistas de su plantel profesional. Gonzalo Montiel, Martínez Quarta y Jorge Carrascal podrían dejar el equipo de Gallardo.

La dirigencia de River Plate recibió con alivio y esperanza la vuelta del fútbol y los entrenamientos en Europa, porque lo asocia con el mercado de pases, en la búsqueda de aliviar la crisis económica que genera el parate del fútbol por la pandemia de coronavirus.

Las posibles ventas de jugadores que aparecen en varios sondeos les podrían dar a las finanzas del club de Núñez entre 20 y 30 millones de dólares para lograr salir de este momento de inactividad sin pérdidas muy grandes.

Entre los nombres propios figuran los defensores surgidos de las divisiones juveniles del club, como el lateral Gonzalo Montiel y el zaguero central Lucas Martínez Quarta, que tienen cláusulas de salida que rondan los 20 millones de euros, según los últimos contratos que firmaron.

El lateral fue recomendado por Manuel Lanzini al West Hamp inglés y sus participaciones en las selecciones juveniles le dan la chance de sumarse a la Premier League.

Para el DT Marcelo Gallardo sería una gran pérdida pero, fiel a su reconocido trabajo de buscar reemplazos rápidos para cada baja, ya hay varios posibles candidatos en la mira.

El Chino Martínez Quarta también podría irse, porque ya tuvo ofertas del último mercado de pases.

Su representante, Gustavo Goñi, le dijo a Télam que el interés por el marcador central sigue vigente porque su juego se adapta a ligas como la de Alemania o Italia, en donde varios clubes lo tienen en carpeta.

Otro de los nombres que empezaron a circular en estos meses es el del colombiano Jorge Carrascal, a quien River le compró el pase a fin de año.

Lo pretende Juventus, aunque Gallardo pidió retenerlo algunas temporadas para pulirlo, pero si los italianos pagan la cláusula de 20 millones de euros no habrá posibilidades de que se quede.

Por último, dos jugadores que están en zona de salida son Rafael Borré y Nicolás de la Cruz, quienes sí se convertirán en un problema porque el club tiene partes menores de los derechos económicos y podrían ingresar montos muy por debajo de los valores de mercado que pueden generar sus momentos futbolísticos.

Rafa Borré podría irse por sólo 7 millones de dólares, ya que River no pudo recomprar ese monto y la opción le quedó al Atlético Madrid, que ya intentó hacerlo en el verano pasado para cedérselo al Betis pero el jugador decidió quedarse.

El uruguayo De la Cruz es propiedad de River solamente en un 30 por ciento de los derechos económicos.

Por lo tanto, una venta en el orden de la cláusula de salida le dejaría apenas entre 6 y 8 millones de dólares en el mejor de los casos.

Lo cierto es que el regreso a la actividad del fútbol europeo y la posible apertura del mercado de pases puede ser una gran solución para la economía de River, porque alguna venta importante le evitaría hacer un ajuste interno.

Posible regreso de Lucas Ocampos

En tanto, el volante argentino Lucas Ocampos reiteró ayer su deseo de volver a River Plate para "jugar y disfrutar" lo que no pudo durante su primera etapa, cuando el club de Núñez disputó una única e histórica temporada en la segunda división del fútbol argentino.

"Tengo la ilusión de volver y terminar donde empecé, de sacarme todas esas ganas con las que me quedé de jugar con River en Primera. Me encantaría tener esa posibilidad de disfrutar lo que no pude en mi primera etapa", señaló Ocampos en diálogo con 94.7 FM Radio.

El actual jugador de Sevilla de España se inició en Quilmes y tuvo su debut en River en la temporada 2011-2012, cuando el equipo dirigido entonces por Matías Almeyda estuvo en la B Nacional y logró el retorno a la Primera División.

"Quiero llegar bien. Un equipo como River no te permite ver qué pasa. Tenés que estar bien. Exige un montón", indicó Ocampos, quien también jugó en Monaco y Olympique de Marsella de Francia y en Genoa de Italia.

Ocampos, de 33 años, se ilusiona con la vuelta, especialmente con un equipo que en los últimos años fue protagonista en el plano internacional con la obtención de dos copas Libertadores, en 2015 y 2018, esta última ante Boca, su eterno rival.

"Después de ver todo lo que gana este River, lo que generó en los últimos años fue maravilloso. Me volvió loco la final de Madrid, que estuve ahí, alentando. Justo fui con mi señora, que es de Boca. Necesito y quiero tener esa posibilidad", cerró el futbolista, quien tendría chances de retornar al club en el segundo semestre del año.

Lo que se lee ahora