Nacionales | sala | sentencia | tribunal

La Corte dejó firme una sentencia contra Sala por amenazas a policías

Rechazó los recursos de queja que la líder de la Agrupación Tupac Amaru había presentado contra la sentencia de dos años de prisión por lo ocurrido en 2014

La Corte Suprema de Justicia dejó firme ayer una condena de dos años de prisión sobre la dirigente kirchnerista Milagro Sala en una causa por amenazas a policías.

Así lo hizo el máximo tribunal del país al rechazar un recurso de queja de la líder de la Tupac Amaru, que dejó firme la sentencia que había sido ratificada por la Suprema Corte de Jujuy.

Se trata de un expediente en el que se acusó a la líder de la Agrupación Tupac Amaru de llamar por teléfono a una comisaría y amenazar a los policías para que abortaran un procedimiento contra otra dirigente social.

"No se ha demostrado mínimamente la conformación de alguno de los supuestos habilitantes de la competencia extraordinaria de esta Corte", afirmó el alto tribunal.

En la resolución de 12 páginas, que lleva las firmas de los 5 integrantes, la Corte Suprema sostuvo que "los agravios de la parte no se dirigen contra la sentencia dictada por el superior tribunal provincial, sino contra lo sostenido en una decisión anterior, es decir, aquella que resolvió condenar a Sala".

Carlos Rosenkrantz, Ricardo Lorenzetti, Horacio Rosatti, Elena Highton y Juan Carlos Maqueda tienen pendiente de resolución otro pedido de Sala en la causa denominada "Pibes Villeros", en la que fue condenada a 13 años de cárcel por el desvío de dinero que tenía como destino los planes sociales.

“Causa de las bombachas”

La causa (conocida como la causa de las bombachas), en la que quedó firme la sentencia, es por dos delitos de amenazas al haber realizado dos llamadas telefónicas, de contenido intimidante, el día 13 de octubre de 2014.

Los principales elementos sobre los cuales se apoyó el expediente fueron las declaraciones de los policías supuestamente amenazados y el registro que ellos mismos dejaron en un libro de anotaciones de la comisaría.

La referente de la Tupac Amaru había sido absuelta en esta causa por el beneficio de la duda en un fallo emitido por el Tribunal en lo Criminal 2 de Jujuy en diciembre del 2017, pero luego la Cámara de Casación Penal revocó esa sentencia y la condenó a tres años y dos meses de prisión efectiva y finalmente el Superior Tribunal de Justicia de esa provincia confirmó la condena y redujo la pena a dos años de prisión.

Los hechos juzgados ocurrieron en octubre de 2014, cuando María Belén Vargas denunció que otra mujer vendía ropa interior robada a su madre en una feria de la capital jujeña, pero fue ella la que quedó detenida.

A pedido de la madre de Vargas intercedió Milagro Sala para que la liberaran, oportunidad en que, según denunció la comisaria Ángela Cabero, con el patrocinio de abogados allegados a Morales, la amenazó telefónicamente con "hacer volar la comisaría".

La dirigente kirchnerista también tiene otra pena de tres años de prisión por ser considerada por la Justicia como la instigadora de un ataque al gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, en 2009, en momentos en que era senador.

Milagro Sala se define como una presa política y durante los últimos meses cuestionó al gobierno de Alberto Fernández por permitir esa situación.

Sin embargo, el Poder Ejecutivo afirma que en la Argentina no existen presos políticos, sino que hay detenidos por causas "arbitrarias".

Esa definición ha generado diferencias dentro del Frente de Todos, ya que algunos sectores consideran que Sala sí está detenida por cuestiones políticas y por su enfrentamiento con Morales.