Tranquera Abierta | saocom | tecnología | lanzamiento

Se abre la ventana para el lanzamiento del Saocom 1B

Desde mañana ya puede ser lanzado, pero deberá esperar las condiciones climáticas para eso. Se sumará al 1A que ya brinda información desde el espacio

A partir de mañana la República Argentina sumará un nuevo hito en su historia aeroespacial con la puesta en órbita del Satélite Saocom 1B. Se sumará así a su gemelo, el 1A, que fue lanzado en 2018 y que junto a una constelación de satélites italianos trabajarán en conjunto para brindar información clave para el campo.

Parte del desarrollo de estos equipos se realizó en la provincia de Córdoba, a través del aporte de empresas, profesionales, técnicos, investigadores y científicos locales. Además, el seguimiento y control de este satélite también se realizará desde la provincia.

Y parte de la operatoria será puntualmente realizada desde Falda del Carmen, en las instalaciones de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (Conae): en medio del aire fresco y de un silencio monacal, prepotentes antenas van siguiendo el paso de los satélites de observación de diferentes países cuyas imágenes allí se reciben, y del Saocom 1A que la Argentina tiene en órbita. Pronto serán dos los que formarán la constelación de nuestro país en el espacio.

Josefina Peres, jefa del proyecto Saocom de Conae cuenta que “estas son las cosas que más nos llenan de orgullo, porque trabajamos muchísimo tiempo en este desarrollo”. La sensación de los científicos e ingenieros participantes de este proyecto se replica exponencialmente. Todos confiesan que cuando vieron el lanzamiento del Saocom 1A y luego la antena desplegada, o cuando recibieron las primeras imágenes no pudieron dejar de emocionarse. Ahora están expectantes por el lanzamiento del 1B.

Ambos satélites, a diferencia de otros, poseen tecnología de observación mediante radar, la más avanzada en la materia. Esto les permite operar incluso cuando no hay iluminación solar. Además, por el tipo de onda que emiten, pueden penetrar en la tierra. Así, es posible conocer la humedad de los suelos, detectar derrames de hidrocarburos en el mar, hacer el seguimiento de inundaciones o incendios lo que facilita la actuación en casos de emergencia: “Contar con tecnología satelital en órbita nos ofrece la posibilidad de recibir y administrar los datos, con independencia de otros países que poseen similares desarrollos. Esto nos conduce a lo que se denomina ‘soberanía’ para tomar decisiones, basadas en conocimiento propio”, explican los especialistas.

Además, señalan que los datos van a estar accesibles a los especialistas de la Argentina, que quizás puedan encontrar en sus disciplinas aplicaciones particulares que no están previstas hoy. Un campo virgen disponible.

“Nosotros no sabíamos lo que era construir una antena radar; fue un camino enorme. Fue un desafío tecnológico. A lo largo de estos años hemos dominado la tecnología satelital a través de la investigación y el desarrollo para Saocom”, finalizó Peres.