Deportes | Ser | deportistas | Heidegger

"El ser que se pregunta por el ser"

El pasado fin de semana, Nadal, James y Hamilton se volvieron ejemplos de lo que quería decir Martín Heidegger cuando hablaba del Dasein

Rafael Nadal, Lebron James y Lewis Hamilton son deportistas y son campeones. También son personas, existen, son un ser. Pero, ¿qué es un ser? ¿Qué lo define como tal?

Martín Heidegger, filósofo alemán, publicó en 1927 su obra "Ser y Tiempo". El libro se convirtió en uno de los textos básicos de la corriente existencialista del siglo XX. Los especialistas señalan que la gran contribución del autor fue traer de vuelta al pensamiento filosófico la pregunta por el ser.

Durante la Modernidad, las corrientes filosóficas se habían alejado del ser para interiorizarse en la manera en la que se conoce la realidad. En el siglo XX, Heidegger trae de vuelta la pregunta que había sido una de las piedras basales del origen de esta ciencia.

Heidegger explica que existen dos dimensiones separadas por una diferencia ontológica. Existe un ámbito de los entes (las cosas) y otro de los seres. Las personas poseen esa doble identidad. Por un lado se opera técnicamente en un mundo de entes (óntico). Alguien come, otro corre, Lebron James encesta un tiro, Hamilton gira el volante de su Mercedes y Nadal golpea la pelota con su raqueta.

En esa dimensión óntica, el ser humano es un ente más. Está arrojado en un mundo repleto de otros entes, en definitiva, de cosas. James está en la cancha junto a otros jugadores, tiene su casa, cobra su dinero y se pone zapatillas. Lo mismo ocurre con Nadal y con Hamilton.

Dice Heidegger que el ser humano en tanto ente está atrapado en ese mundo óntico. Se levanta a un horario determinado, come, trabaja, estudia, entrena y realiza determinadas actividades estipuladas de antemano. Esa realidad óntica impersonaliza a la persona.

En ese entramado la existencia del ser humano es inauténtica. El mundo óntico está ordenado de manera tal que el ser, en tanto ente, es llevado a pensar como se piensa, decir lo que se dice y actuar como se actúa. Nada sale del marco establecido. Por ejemplo, Hamilton se sube al auto, corre, gana campeonatos, cobra su salario y se va a su casa.

Contrapuesta a esa dimensión, hay otra denominada ontológica. Aquí el ser no es un ente que piensa como se piensa, sino que es un ente que se pregunta por el ser. No se queda en la realidad física, sino que se interroga por su identidad. El ser es aquel que se plantea las incógnitas que provocan e intentan subvertir el orden establecido.

Heidegger introduce aquí el concepto de Dasein, que quiere decir algo así como el "ser ahí". El Dasein es algo así como el sujeto situado. Es ese ser que se pregunta por su condición de existencia y se piensa asimismo dentro de un espacio temporal determinado. Es aquel que vive de manera auténtica y rechaza lo establecido.

Lebron James se convierte en un Dasein en el momento en el pide respeto frente a las agresiones raciales. Deja de ser sólo un jugador de básquet que encesta una pelota en un aro y se pregunta por su rol en la sociedad. Cuestiona el orden establecido y éste se lo reprocha. Donald Trump le exige que vuelva a su lugar, que haga lo que según él siempre han hecho los deportistas, sólo jugar. Mientras juega y gana su título, pide a la gente que ejerza su derecho a votar. No sólo ganó un campeonato con su equipo, sino que además obtuvo el premio al Jugador Más Valioso de las finales. El trofeo llevó el nombre de Bill Russell, primera estrella negra de la NBA y uno de los primeros deportistas que se pusieron al frente de la lucha contra el racismo en Estados Unidos.

"Soy el único piloto negro aquí por alguna razón", dijo Lewis Hamilton cuando la Fórmula 1 retornaba a la actividad. Al igual que James, se puso al frente del reclamo frente al racismo en el automovilismo. Remarcó que sus campeonatos no valdrían nada si no trabajaba para conseguir un cambio para el futuro y no aprovechaba el lugar que ocupa en el mapa deportivo. Siguiendo a Heidegger, se podría decir que el piloto se subió al auto y en vez de empezar a conducir, se quedó quieto dos segundos, con la mirada perdida en el horizonte y reflexionó sobre su situación en el actual contexto.

En Francia, Nadal se convirtió en un ser que se pregunta por su ser al decir que su título 13 en Roland Garros tiene una "importancia mínima" en el contexto actual. Fue uno de los primeros deportistas en plantear que el deporte debía pasar a un segundo plano en medio de la pandemia y su paso arrasador. No hay que olvidar que es uno de los tenistas que más han protestado por lo exigentes que son los calendarios de la ATP y cómo descuidan la salud de los deportistas. En vez de sentarse en las conferencias de prensa a contestar de tenis, el de Manacor suele ir más allá con sus reflexiones, cuestionando algunas de las verdades establecidas.

Heidegger sostenía que el ser humano no puede sólo existir. Tiene que hacer algo con esa existencia. Es la idea tan mentada de la realización de las personas. Para muchos trascender es ser exitoso. En el deporte esto implica conseguir títulos. El filósofo alemán explicaba que la realización del ser estaba dada por la comprensión de la muerte como una posibilidad. El ser es un ser para la muerte.

Sin ir tan profundo, entender la muerte como una posibilidad es aceptar que ese destino indefectiblemente llegará, aunque nunca se sabe cuándo se presentará. Al asimilar está concepción, el ser se ve obligado a repensar su existencia, en definitiva, a preguntarse por su ser. En ese proceso la persona tiene una existencia auténtica y escapa del orden establecido del mundo óntico. Ya no se trata de manejar un auto, tomar una raqueta o encestar una pelota, se trata de cuestionarse el lugar que cada uno ocupa en el mundo y cuál es el funcionamiento de la realidad en la que se existe.

Puede que en el mundo de lo óntico Nadal, James y Hamilton hayan conseguido triunfos históricos el pasado fin de semana. Pero lo más importante que hicieron fue plantearse su rol dentro de la realidad y actuar sobre ella buscando un cambio.

Lo que se lee ahora