serie | está | todos

Cura acusado de plagio: "Cuando ella protestó, EWTN levantó la serie"

Rubén Bellante, el sacerdote señalado por una autora cordobesa, habló con Puntal. Responsabilizó a los editores del canal por haber omitido la fuente bibliográfica en la que basó el programa que grabó en Los Angeles

“Hemos bebido de la misma fuente, eso es lo que sucedió”. Así, en tono alegórico, el sacerdote rosarino Rubén Bellante buscó desembarazarse de la acusación pública por plagio que le hiciera la autora cordobesa Olga Díaz.

En la edición de ayer de Puntal, la denunciante, la mujer que está al frente de la Fundación Nativitas, dedicada a asistir a víctimas de abuso sexual, fue más explícita: señaló al cura rosarino a cargo de la Pastoral de comunicación como el responsable de haberle plagiado su libro Integridad en doce programas emitidos en todo el mundo hispano por la cadena católica EWTN.

Lo que Díaz afirmó es que luego de haber compartido con Bellante un pdf de su publicación con la idea de tener su opinión, se enteró de manera fortuita que el cura había replicado la misma estructura y contenido del libro en una serie de doce capítulos que el religioso grabó en la ciudad de Los Angeles.

“Citó en forma textual párrafos completos de la publicación, hasta copió los nombres de los 12 capítulos del índice para grabar 12 capítulos de la serie, ¡y en ningún momento aclaró dónde había obtenido ese material!”, se indignó Díaz.

Niegan que haya delito

Sin disimular su molestia por un tema que el religioso “creía superado hace tiempo”, Bellante accedió a dialogar telefónicamente con este periodista, y no consiguió aventar las sospechas sobre su conducta al frente de la miniserie que se emitió en 2018.

Dijo que apenas recibió el reclamo de la autora que le exigía una enmienda y un resarcimiento económico, la serie sobre Sanasión interior que se emitía dos veces por semana en países de habla hispana fue sacada del aire.

“Inmediatamente, EWTN la levantó cuando protestó porque, según ella, había plagio”, dijo Bellante.

Cuando la mujer presentó un reclamo formal al Arzobispado de Rosario, a cargo del exobispo de Río Cuarto Eliseo Martín, desde la Iglesia interpretaron que la conducta del sacerdote no encuadraba en un delito y dieron por terminado el asunto.

Bellante recalcó que tanto el contenido de los programas que grabó en Estados Unidos como el libro de Olga Díaz se refieren a contenidos de seminarios que periódicamente daba un famoso pastor protestante en California. “En realidad, lo que ha pasado es que hemos bebido de la misma fuente”, afirmó.

Bellante admitió haber tomado tramos del libro Integridad y se sorprendió porque Díaz en lugar de sentirse honrada, se molestó.

Dijo haber tomado del libro el texto de las oraciones al final de cada capítulo “para hacerlo más viviencial”, y cuando Díaz le manifestó su malestar porque haber omitido la fuente, decidió llamar a EWTN y les pidió que levanten la serie.

“Los programas fueron emitidos sólo 3 meses. En vez de sentirse feliz de que se difundiera eso en toda America Latina, bueno… (dejó inconclusa la frase). Así que la serie se canceló y nunca más se subió ni a EWTN ni a las redes sociales”, señaló el cura.

-Tal vez no se sintió feliz porque nunca se le reconoció la autoría del material. Eso es lo que manifiesta la mujer. Dijo que la serie tenía el mismo título de los capítulos del libro y el mismo desarrollo, pero esa fuente nunca fue citada en su programa.

-Sí, al libro ella me lo mandó por mail cuando todavía no era un libro, cuando era un ensayo en ciernes. Pero vuelvo a esta tema. ¿Por qué EWTN decidió levantar la serie?, porque me dijeron que si tenían que reeditar el material para incluir la fuente, eso iba a tener un costo muy grande. Así que directamente lo cancelamos, eso fue lo que pasó.

¿Un problema de edición?

Bellante aclaró que su tarea en el canal católico es voluntaria, que no recibió un peso por su participación y que todos los años le enviaban los pasajes para que él grabara en Los Angeles.

Explicó que la omisión de citar el libro Integridad de Olga Díaz como fuente del programa televisivo se debió a una desinteligencia con sus editores.

“Yo le mandé todas las indicaciones por escrito al productor, que es un peruano, y él, a su vez, se las pasó a otro editor que es de habla inglesa. Se ve que el otro editor no tuvo en cuenta esas anotaciones”, se excusó Bellante.

“Eso fue lo que pasó y a Olga se lo hemos explicado hasta el cansancio. Se lo explicó el arzobispo de Rosario, se lo explicó el abogado pero ella está empecinada, más allá de que pueda tener sus razones”.

Durante el diálogo, el sacerdote interpeló a su interlocutor:

-No sé por qué te llama a vos, no sé por qué sigue con el tema.

-Porque quiere dar a conocer públicamente una situación que ella considera plagio y robo intelectual.

-Bueno, si ustedes tienen intención de hablar con el abogado y con el arzobispo de Rosario, que fue obispo de Río Cuarto, lo pueden hacer. Ellos les van a explicar.

-En algún momento hablaron de un resarcimiento económico y usted ofreció un pago en cuotas.

-No, no, no, lo que pasó es que un último término… a ver, ella, como insistía tanto, yo le dije ‘lo que puedo hacer es ayudarte a publicar el libro para que se conozca’. Le dije que, llegado el caso, podría acercarle un dinero para ayudar a publicar el libro. Lo que para mí puede ser valioso. Yo sé que se contactó con la editorial pero después en qué terminaron las cosas no sé, porque ella conmigo no habló nunca más, ¿me explico? Las veces que me habló lo hizo de manera injuriante y muy agresiva. Creo que ella me dijo que se acuesta muy tarde, a las 3 o a las 4 de la mañana, porque a través de las redes trata de acompañar a mucha gente, que está con adicciones. Yo le dije: ¨Olga, a mí me parece que no está muy bien su psiquis, usted está un poco alterada”.

-Usted dice que la contactó con editoriales por iniciativa propia, pero entiendo que esa era una de las exigencias que puso la mujer cuando lo acusó de plagio.

-De los primeros diálogos que tuvimos por teléfono, que eran más o menos cordiales, una de las porpuestas que surgió fue esa. No sé si vos me conocés o no, pero yo he grabado en EWTN más de 20 series en los últimos 25 o 30 años, tengo 62 años, yo he participado en multitud de seminarios, retiros y cursos con un montón de gente. Cuando me metí en esa camisa de once varas fue porque me llegaba un montón de mensajes de gente que tenía adicciones, sobre todo a la pornografía por internet. Y me parecía interesante tocar el tema desde el enfoque que le daba el padre jesuita Carlos Aldunate, que murió hace poco en Chile a los 102 años. Son cursos que se han hecho en Santiago de Chile, en Buenos Aires y en Córdoba. Los apuntes que tomó esta señora para su libro los podríamos haber tomado todos. De hecho, en su libro ella cita una amplia bibliografía. ¿Entonces, todos los autores que ella tomó deberían demandarla a ella?

-No, porque, a diferencia de lo que usted hizo, ella sí los mencionó y les dio crédito.

-A ver, vuelvo a insistirte, yo no actué de mala fe. Yo le di por escrito al productor lo que quería que pongan, pero el editor en inglés de EWTN lo grabó sin la apertura ni el cierre que habíamos grabado con tanto esfuerzo.

-Lo que usted afirma es que mencionaba el libro de Olga Díaz en los créditos de la serie que grabó pero no siguieron sus indicaciones. ¿Es así?

-Claro, yo la había mencionado. ¡Pero si se lo expliqué un montón de veces!

Más allá de la posición exculpatoria de Bellante, Olga Díaz dejó en claro que no cejará en su lucha por obtener una enmienda y un resarcimiento del sacerdote.