Tranquera Abierta | soja | Néstor Roulet | Argentina

Finaliza la rebaja de 3% en retenciones a la soja, ¿quién ganó?

Un informe muestra cómo las ventas al exterior cedieron justo antes de que se recorten los derechos de exportación.

El anuncio del Gobierno nacional de baja de retenciones quedó lejos de rendir los frutos que esperaba la cartera económica en materia de dólares billetes. Transcurrido el primer mes de ese recorte en los derechos de exportación, que por única vez alcanza los 3 puntos al pasar de 33% a 30%, el mayor movimiento se observó entre los exportadores que entre los productores, que siguieron sin grandes variaciones. Esto implica que el incentivo de reducir la presión tributaria 3 puntos no pudo con dos fuertes adversarios que encontró en el mercado: la brecha cambiaria cada vez más amplia y un precio de los granos que se mantiene firme y en alza y permite imaginar que se pueden obtener más recursos si se espera para liquidar. La cuenta no fue como el Gobierno pretendía, que era engrosar las alicaídas reservas del Banco Central.

Pero un estudio reciente del exsecretario de Agregado de Valor de la Nación y dirigente agropecuario, Néstor Roulet, mostró que poco antes de los anuncios las ventas tuvieron un descenso para luego ascender nuevamente a lo largo de este mes en que había mejores condiciones por la rebaja.

En ese sentido, el estudio asegura que “algunos actores de la cadena fueron los que convencieron al Gobierno (que ignora gran parte del comercio de granos) para que tome las últimas medidas tributarias, con la versión de ‘que el problema del ingreso de dólares era causado por la negación de venta del productor’ y aprovecharon esta información privilegiada para anotar pocas declaraciones juradas en setiembre de 2020 y hacerlo a partir de la baja de retenciones en estos últimos 20 días”.

Al mismo tiempo destaca que si se comparan “los embarques de las campañas 2018/19 y 2019/20, observaremos cómo factores internos y externos (las devaluaciones del peso, las elecciones Paso, información privilegiada de posibilidad de baja de retenciones o cambios en el régimen tributario de ventas al exterior de la soja y subproductos) modificaron en forma sustancial los embarque al exterior de aceite y subproductos de soja”, señala el informe. Al sugerir el informe que los sectores exportadores podrían haber contado con información privilegiada, muestra un crecimiento en los embarques entre septiembre y octubre del 50%, al pasar de 2,1 millones a 3,4 millones.

El estudio de Roulet sobre la comercialización de la oleaginosa y sus derivados indica que “la industria de molienda tiene compradas y almacenadas en sus instalaciones (lo que es totalmente lógico ante la necesidad de tener activas sus plantas) la soja (con precio hecho, fijado y a fijar) para cumplir sus compromisos de embarques de aceite y subproductos hasta fin de año”. Y agrega: “A la industria aceitera nunca le faltó soja para cumplir con los compromisos asumidos, por el contrario, a pesar de tener la materia prima especula sus ventas al exterior de aceite y subproductos de acuerdo a ciertos acontecimientos económicos, financieros, sociales y políticos nacionales e internacionales. Lo que deja en claro que la falta de ingresos de dólares al país no esculpa del productor”, concluyó el informe.