Nacionales |

Sostienen que varias alimenticias han empezado a aceptar el congelamiento

Sin embargo, supermercadistas advierten que en algunos casos les suministran menos productos

Las principales alimenticias dieron marcha atrás y comenzaron a enviar a los supermercados nuevas listas de precios con rebajas retroactivas al 1° de octubre último, según informaron fuentes oficiales y vinculadas con el sector supermercadista.

En las últimas horas las alimenticias empezaron a mandar nuevas listas con los precios retroactivos al primero de octubre, cumpliendo así con la disposición del secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti.

Según supermercadistas, las empresas que se habían mostrado más intransigentes ante un congelamiento -en el gobierno nacional mencionaban a Arcor, Molinos y Ledesma, entre otras- empezaron a enviar a sus clientes nuevas listas con los precios retroactivos al 1° de octubre, aunque en algunos casos advirtieron que se redujeron las cantidades de esos productos suministradas.

De esta forma, se empieza a superar uno de los principales obstáculos en la negociación entre las empresas y el Gobierno.

Igual, continúan las críticas de las cámaras empresariales contra la decisión de congelar los precios, como ocurrió con la que enrola a las empresas norteamericanas en la Argentina (AmCham) y la de dirigentes cristianos de empresas (ACDE) (ver aparte).

La marcha atrás de las principales alimenticias representa un alivio para el Gobierno, que busca que en octubre los precios reflejen el congelamiento y la inflación baje del 3 por ciento, para llegar a las elecciones del 14 de noviembre dando la imagen de tener la situación un poco más controlada.

Igual, persisten diferencias: en la lista de casi 1.500 productos que difundió la Secretaría figuran algunos precios que, según las empresas, son previos al primero de octubre y corresponden a acuerdos vigentes en julio o agosto.

De acuerdo con esa lectura, el problema sigue siendo que la resolución 1050 fija precios anteriores a octubre y aún se discute sobre cómo resolver esas diferencias.

Igual, en el Gobierno destacan el giro dialoguista que dieron las principales alimenticias.

En tanto, como señal de alerta, desde el sector supermercadista advierten que muchas empresas están entregando menos cantidad de los productos que tienen un precio congelado.

En el Gobierno esperan poder garantizar el normal abastecimiento, ya que las empresas fabricantes se quejan de que sus costos continúan subiendo. Sostienen que, ante ese escenario, será muy difícil mantener los precios congelados hasta el 7 de enero de 2022.

Se espera que los fabricantes busquen compartir con los supermercados la pérdida de rentabilidad.

En este marco, continuaron ayer lunes las inspecciones de los municipios y las movimientos sociales, algo que se verifica sobre todo en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA).

En las próximas horas se sumarán controles de la Secretaría de Comercio Interior, desde donde se advierte sobre la posibilidad de disponer clausuras en el caso de que no se cumpla el congelamiento.