Villa María | subnivel | barrios | Rivadavia

Culminó la obra de repavimentación del subnivel que une barrios Rivadavia y Santa Anta

Las intervenciones se demoraron más de lo previsto debido a las inclemencias climáticas

Tras varias semanas de trabajo ayer finalizaron las tareas de repavimentación del paso subnivel ubicado entre barrios Rivadavia y Santa Ana, y ya se encuentra habilitado al tránsito.

Allí, la Secretaría de Ambiente, Obras y Servicios Públicos ejecutó intervenciones en la carpeta asfáltica y renovó las luminarias.

La obra de repavimentación se realizó de manera completa en accesos como también en el subnivel propiamente dicho, que sigue manteniendo la misma altura de 1,77 metros.

También se renovó la totalidad de la iluminación para brindar mayor seguridad en el tránsito.

Fuentes municipales habían indicado que la intervención demandaría el cierre total de la vía de circulación durante un período de aproximadamente dos semanas.

Cabe destacar que la intervención tenía una fecha anterior para su culminación, pero insumió más tiempo del previsto debido a que las situaciones climáticas impidieron el normal desarrollo de las tareas.

Intervención

Las tareas fueron diagramadas desde la Secretaría de Ambiente, Obras y Servicios Públicos del Municipio y comprenden la remoción total de la antigua y deteriorada carpeta, la preparación de bases y el hormigonado.

De esta manera, se brindará una solución definitiva al marcado deterioro de la carpeta en un paso vial muy utilizado por vecinos y vecinas de la ciudad.

Rotura de un caño

Además, el 23 de diciembre último, el Municipio llevó adelante trabajos en el sector del subnivel que delimita los barrios Santa Ana y Rivadavia, ya que se produjo la rotura de un caño de agua.

Así lo informó la Cooperativa Aguas de Villa María, que indicó la rotura de la cañería ubicada en el sector del Santa Ana.

En el lugar trabajó personal de la Cooperativa “realizando las tareas de reparación correspondientes. Vale aclarar que este inconveniente no implicó un corte del servicio de agua, pero sí una baja presión para los vecinos de este barrio.