Río Cuarto | tratamiento | actividad | pacientes

Cómo actúa el tratamiento que desarrollaron científicos cordobeses

La investigadora Roxana Alasino integra el grupo del Conicet y el Ceprocor que implementó un nuevo uso para el ibuprofeno. Consiguieron resultados alentadores en la inactivación del virus en una prueba con 5 pacientes.

Roxana Alasino integra el grupo de investigadores del Conicet y el Ceprocor que consiguió desarrollar un tratamiento contra el coronavirus a base de ibuprofeno que demostró una alta efectividad en las pruebas que se realizaron y que despierta expectativa hacia adelante.

Alasino habló con el programa Mensaje Directo, que se emite por Somos Río Cuarto y Quatro TV.

- ¿Cómo llegaron al desarrollo del tratamiento que contempla un uso distinto para el ibuprofeno?

- Nosotros veníamos trabajando con esta formulación desde hace años con Química Luar. Ellos hacen formulaciones para enfermedades más bien huérfanas, es decir para las cuales los grandes labotarios no hacen desarrollos. Una de esas patologías es para fibrosis quística. Empezamos todo esto para el tratamiento de los chicos con fibrosis quística. Después avanzamos y vimos que tenía muy buenas chances de actuar en Epoc, en enfermedad obstructiva crónica. Seguimos trabajando. Estábamos hace unos meses en tratativas con Anmat para ver en qué fase de estudio nos iban a permitir arrancar. Por otro lado, teníamos resultados internoel efecto antibacteriano aparte del antiinflamatorio del ibuprofeno. En el marco de ese estudio, también vimos qué actividad tenía frente a virus envueltos, como el coronavirus, y observamos que tenía muy buena actividad. Cuando surgió la pandemia empezamos a movernos, a ver si se podía llegar a probar porque, en teoría, cumple con todas las funciones que son necesarias para el coronavirus: inactiva el virus y mantiene el efecto antiinflamatorio, que es una de las complicaciones más graves que está teniendo en las personas con cuadros más complicados.

- Se usa el ibuprofeno para generar una solución con la que se nebuliza al paciente...

- No es el ibuprofeno que uno va y compra a las farmacias, que está probado para vía oral y hay una excepción de vía intravenosa. Son las pastillas o las cápsulas blandas. Lo que hicimos nosotros fue hacer soluble el ibuprofeno en agua y está formulado en una solución acuosa pero de alta fuerza iónica que sabemos que potencia la actividad del ibuprofeno. No se puede nebulizar la que se consigue en las farmacias. Se hace con nebulizadores que lleguen hasta muy profundo en el pulmón y con un dispositivo que se tuvo que diseñar para avanzar en los estudios clínicos.

- Es una máscara especial, ¿no?

- Claro, es como una cámara-máscara cerrada y tiene una vía por la cual todo lo que no inhale el paciente se va absorbiendo a través de un filtro en una bomba de vacío. Todo lo que no inhale el paciente se limpia en ese filtro y no tiene ninguna complicación para el ambiente ni para nadie alrededor.

- ¿Cuáles son los próximos pasos para el desarrollo?

- En realidad, de mecanismos finos no podemos asegurar nada porque todo lo que hicimos de estudio fue in vitro y en animales. Fuimos a fases preclínicas en animales. Sabíamos que no era tóxico, que es lo principal. Tenés que demostrar primero que no tiene efectos nocivos. Los efectos antivirales lo medimos in vitro: actúa como un detergente, un jabón que rompe el virus de tal manera que no puede infectar. De todas formas, creemos que mucha de la actividad del ibuprofeno tiene que ver con la actividad antiviral, sumada a la antiinflamatoria porque una complicación grave de la enfermedad es el desorden inflamatorio.

- ¿Se viene un período de pruebas?

- Normalmente, estos estudios demoran años, el avance insume gastos enormes. Más allá de todo lo malo que generó, lo que nos posibilitó la pandemia es que, por gente del Ministerio de Salud de Córdoba, logramos una resolución de Anmat para probarlo en cinco pacientes sin hacer la fase uno, que sería en pacientes sanos. Como el ibuprofeno se usa hace 50 años, nos permitieron hacer un ensayo en cinco pacientes y los cinco resolvieron rápidamente la sintomatología.