Internacionales | Trump | semana | campaña

A una semana de la elección, Trump y Biden intensifican sus campañas

Casi setenta millones de norteamericanos ya votaron anticipadamente por correo

El candidato demócrata a la presidencia de Estados Unidos, Joe Biden, y su compañera de fórmula concentrarán la última semana de campaña en estados que apoyan históricamente a los republicanos, mientras el presidente Donald Trump se enfocará en los distritos pendulares que fueron claves para su triunfo hace cuatro años, pero en los que perdería hoy.

La apuesta de los demócratas en territorio tradicionalmente republicano debutó ayer con la visita de Biden a Georgia, donde su partido no gana una presidencial desde 1992, pero donde este año las encuestas sitúan a ambos aspirantes codo a codo.

El exvicepresidente de Barack Obama (2009-2017) tiene también planeado mañana ir a Iowa y el jueves a Florida.

Impulsados por una ventaja financiera frente a sus adversarios, los demócratas están lanzando una estrategia poco convencional, que busca cubrir todas las opciones posibles para sumar los 270 votos de los delegados del Colegio Electoral necesarios para llegar a la Casa Blanca.

No obstante, la campaña de Biden tampoco dejará de lado los tres estados del denominado "muro azul" -por el color que identifica a los demócratas- arrebatados por Trump en 2016: Pensilvania (que visitó ayer), Wisconsin (donde irá el viernes) y Michigan (donde viajará el sábado).

También Trump está concentrando sus esfuerzos esta última semana en mantener dichos estados. Tras visitar el lunes Pensilvania, ayer realizó actos en Michigan y hoy en Wisconsin.

En esta última semana de campaña, Trump, de 74 años, está exultante tras lograr el lunes una importante victoria política con la confirmación en el Senado de su nominada para la Corte Suprema, Amy Coney Barrett.

Estas elecciones se dan en medio de la pandemia de Covid-19, que golpeó con fuerza a Estados Unidos, el país con más infectados y muertos por el brote en el mundo con más de 8,7 millones de contagios y más de 226.000 decesos.

La pandemia trastocó el tablero electoral y echó por tierra la bonanza económica de la era Trump, que era uno de los argumentos más sólidos para la reelección del magnate republicano.

El mandatario, cuya gestión de la pandemia es duramente criticada, se centra ahora en la posibilidad de que la recuperación sea rápida y en las expectativas sobre 2021 para mantenerse en el poder.

En tanto, en este contexto inusual, más de 68,5 millones de personas ya votaron por adelantado frente a las 47 millones que lo hicieron en 2016, según datos del programa US Elections Project de la Universidad de Florida.