Internacionales | Trump | Biden | estado

Día del Veterano: Biden y Trump participaron de actos por separado

En una transición atípica, asistieron a ceremonias en Arlington y Filadelfia

El mandatario de Estados Unidos, Donald Trump, y el presidente electo, Joe Biden, celebraron ayer el Día del Veterano en ceremonias separadas ante la negativa del actual gobernante a reconocer su derrota frente a su rival demócrata en las últimas elecciones, lo que mantiene en suspenso la transición de poder.

En su primera aparición oficial luego de que Biden se asumiera como ganador, Trump participó de un acto solemne en el Cementerio Nacional de Arlington, en el estado oriental de Virginia, donde estuvo acompañado de su vicepresidente, Mike Pence.

Bajo una intensa lluvia, el republicano homenajeó a los soldados caídos y a los pocos minutos dejó el lugar, sin hacer declaraciones a la prensa.

Desde que los medios proyectaron el resultado electoral el pasado sábado, Trump no se dirigió a la nación más que a través de Twitter y no aceptó su derrota frente a Biden.

En cambio, permaneció encerrado en la Casa Blanca y salió eventualmente a jugar al golf, mientras sostiene que está a punto de ganar y presentó demandas en las que alega fraude electoral, hasta ahora sin evidencia que lo respalde.

Biden, por su parte, visitó ayer el monumento a la Guerra de Corea en Filadelfia, también en conmemoración del Día del Veterano.

"Las mujeres y los hombres que lucharon y se sacrificaron por nuestro país son héroes, y el resto de nosotros les debemos una deuda impagable. Se han ganado nuestro agradecimiento y, sobre todo, nuestro respeto", expresó a través de un comunicado.

La ventaja del demócrata en varios estados clave es considerada insuperable por todos los principales medios del país.

En Georgia

Ni los medios ni los demócratas esperan que esto cambie, incluso si prosperaran las demandas judiciales, o luego del recuento a mano total anunciado ayer en Georgia, un bastión republicano en el que la última proyección daba una leve ventaja a Biden.

"Con el margen (de diferencia) tan chico, se necesitará un recuento total a mano en cada condado. Esto ayudará a construir confianza" en el resultado, anunció el secretario de Estado del distrito, el republicano Brad Raffensperger, en referencia a las denuncias de Trump.

"Será una auditoría, un recuento y un mapeo de los votantes que generaron observaciones, todo al mismo tiempo", explicó Raffensperger, un funcionario que quedó en el incómodo lugar de no contradecir al mandatario de su color político al mismo tiempo que defendía el escrutinio realizado por su Gobierno.

La noticia fue celebrada por el equipo de campaña de Trump, que calificó al anuncio como un "importante primer paso".

"Esto no se hizo nunca antes en Georgia. Es un importante primer paso en el proceso de garantizar que la elección fue justa y que cada voto legal fue contado", dijo el director de la campaña republicana, Tim Murtaugh, en una videoconferencia.

El magnate republicano fue, asimismo, declarado ganador ayer en el estado occidental de Alaska, según las proyecciones de CNN y la agencia de noticias AP.

Con los tres votos electorales de Alaska, Trump alcanza un total de 217 delegados, lejos de los 270 necesarios para llegar a la Presidencia, mientras que Biden ya suma 290, a la espera de la definición en Georgia y Carolina del Norte.

En el Senado

Los republicanos también lograron hoy retener una banca más en el Senado, por lo que el control de la Cámara Alta, que sería de vital importancia para Biden, se definirá en dos balotajes en Georgia en enero.

El senador republicano Dan Sullivan fue reelegido fácilmente en Alaska, con más del 57% de los votos, según proyecciones de las cadenas de televisión CNN y NBC.

Con este triunfo, los republicanos acumulan 50 escaños contra 48 de los demócratas en esta Cámara de 100 bancas.

En tanto, a una semana de las elección presidencial y a cuatro días de los festejos de Biden, el 86% de los votantes de Trump creen sus denuncias de fraude y consideran que la victoria del demócrata es ilegítima, según reveló un sondeo.

La revista The Economist y la empresa YouGov realizaron una encuesta para dimensionar cómo han sido recibidas las denuncias de Trump entre los estadounidenses que votaron.

Según sus resultados, el 60% de los votantes reconoce como legítima la victoria del exvicepresidente Biden, pero esta cifra cambia sustancialmente cuando solo se tiene en cuenta a los que apoyaron a Trump en las urnas.

No solo el 86% descree de la victoria del candidato opositor, sino que un 80% de los votantes de Trump sostiene que el mandatario no debería hacer concesiones y dar paso ahora a una transición del poder.

Además, más de la mitad cree que los recuentos en estados clave cambiará el resultado final de la elección.