Internacionales | Trump | presidente | Biden

Trump dio la primera señal de que aceptará entregar el poder a Biden

Dio instrucciones de que se inicie la transición, aunque seguirá impugnando la elección judicialmente.

En lo que fue considerado el primer reconocimiento implícito de su derrota electoral, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, aprobó ayer el proceso de transición hacia el cambio de mando, al dar instrucciones a su equipo para que coopere con el equipo de Joe Biden, aunque señaló que seguirá impugnando los comicios.

Vía Twitter, Trump agradeció a la titular de la Administración de Servicios Generales, Emily Murphy, "por su firme dedicación y lealtad”, le recomendó que "haga lo que sea necesario con respecto a los protocolos iniciales" y contó que ya le dijo a su equipo que hiciera lo mismo, de manera tal de realizar la transición.

“Nuestro caso continúa fuertemente, seguiremos dando batalla y creo que prevaleceremos", escribió en la red social, pero añadió: "Sin embargo, en el mejor interés de nuestro país, recomiendo que Emily y su equipo hagan lo que sea necesario con respecto a los protocolos iniciales, y le he dicho a mi equipo que haga lo mismo".

La Administración General de Servicios había determinado horas antes que el presidente electo Joe Biden es el "aparente ganador" de la votación del 3 de noviembre, despejando el camino para el inicio oficial de la transición.

Nombramientos

Por su parte, Biden celebró la decisión del presidente Trump de recomendarles a las autoridades que inicien los protocolos destinados a emprender una "transferencia de poder pacífica".

El presidente electo nombró ayer a los máximos responsables de su gabinete en materia diplomática y de seguridad, que incluye a veteranos de la administración de Barack Obama y a un inmigrante latino, un cambio radical en las actuales políticas que se espera que marque el regreso al multilateralismo después de que el republicano Donald Trump se apartara de los aliados tradicionales y menospreciara las alianzas internacionales.

Biden designó ayer a los ocupantes de seis puestos clave que validan sus promesas de campaña de que su gabinete refleje la diversidad de los Estados Unidos.

Nominó a Anthony Blinken, su asesor de larga data como secretario de Estado, a Jake Sullivan como asesor de Seguridad Nacional, al cubano Alejandro Mayorkas como secretario de Seguridad Interior, el primer inmigrante en ocupar esa cartera, y al excanciller John Kerry como delegado especial para asuntos climáticos.

Además, nominará a la expresidenta de la Reserva Federal Janet Yellen como secretaria del Tesoro, adelantó ayer el periódico The Wall Street Journal, citando fuentes familiarizadas con la decisión.

De ser confirmada por el Senado, Yellen se convertiría en la primera mujer en ocupar el puesto.

El demócrata nombró, asimismo, a Linda Thomas-Greenfield como embajadora ante las Naciones Unidas y a Avril Haines, exsubdirectora de la CIA, como directora de inteligencia nacional, la primera mujer en ocupar ese cargo.

En un signo de renovación, Biden eligió a Mayorkas -que nació en La Habana- como jefe del Departamento de Seguridad Interior (DHS) y será el primer latino en dirigir esta cartera que se encarga entre otros temas de la inmigración.

Mayorkas, un abogado de 60 años, dijo luego: “Cuando era muy joven, Estados Unidos nos proporcionó a mi familia y a mí un lugar de refugio. Ahora he sido nominado para ser el Secretario del DHS y supervisar la protección de todos los estadounidenses y aquellos que huyen de la persecución en busca de una vida mejor para ellos y sus seres queridos”.

Reivindicado

Quizás el más conocido de los nominados es Kerry, quien luego de perder la carrera presidencial de 2004 contra George W. Bush hizo del cambio climático una de sus principales prioridades mientras se desempeñaba como secretario de Estado de Obama, cuando también negoció el acuerdo nuclear con Irán y el acuerdo climático de París.

Trump se retiró de ambos acuerdos, que dijo que representaban un fracaso de la diplomacia estadounidense en un ataque directo a Kerry, a quien llamó el peor secretario de Estado en la historia de los Estados Unidos.

"Estados Unidos pronto tendrá un Gobierno que trate la crisis climática como la amenaza urgente a la seguridad nacional que es", dijo Kerry. "Me enorgullece asociarme con el presidente electo, nuestros aliados y los jóvenes líderes del movimiento climático para enfrentar esta crisis como el enviado climático del presidente".