Internacionales | Trump | Médico | Hospital

Trump fue dado de alta y saludó en la Casa Blanca sin barbijo

Recién dado de alta del hospital pero aún enfermo de Covid-19, instó a los estadounidenses a no tenerle miedo al coronavirus.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se quitó el barbijo y saludó con un pulgar en alto al llegar anoche a la Casa Blanca, donde su estado de salud seguirá siendo monitoreado, tras ser dado de alta del hospital donde fue internado el último viernes afectado por el coronaviruis.

El mandatario, de 74 años, regresó a la Casa Blanca en helicóptero desde el hospital militar Walter Reed en las afueras de Washington, en el vecino estado de Maryland, poco después de anunciar en Twitter su intención de rea-nudar "pronto" su campaña para un segundo mandato.

Unos minutos antes, de tapaboca y traje y corbata, el mandatario había abandonado caminando el centro médico previo a entrar en un vehículo negro y luego en el Marine One en medio de los gritos de "¡Cuatro años más!, ¡Cuatro años más!" de sus seguidores apostados en la entrada, según reportó la agencia de noticias AFP.

"¡Volveremos pronto a la campaña!", había tuiteado poco antes Trump. "Las noticias falsas sólo muestran las encuestas falsas".

Ayer Trump había anunciado en Twitter que se retiraría del hospital, apenas minutos antes de que su equipo médico diera el parte diario e informara que "no presenta ninguna dificultad respiratoria".

"¡Me siento muy bien! No le tengan miedo a la Covid. No dejen que les domine la vida. Desarrollamos, bajo el gobierno de Trump, varias drogas y conocimiento excelentes. ¡Me siento mejor de lo que me sentía hace 20 años!", escribió el mandatario en su cuenta de Twitter.

Poco después, su equipo médico actualizó su estado de salud.

"El presidente Trump no está fuera de peligro del todo, pero (...) no hay nada que estemos haciendo acá que no se pueda hacer en su residencia", donde será monitoreado permanentemente", explicó Sean Conley, el médico presidencial, frente a las cámaras de televisión.

Junto a él, otro miembro del equipo médico, Sean Dooley, informó que el mandatario "no presenta ninguna dificultad respiratoria", mientras otro profesional del equipo, Brian Garibaldi, agregó que Trump "seguirá recibiendo las dosis del tratamiento en la Casa Blanca".