Deportes |

Una “plaza” a pedir de Alumni

El equipo de Reano comenzó perdiendo ante 9 de Julio en el Estadio Municipal, con gol tempranero de Sorasio. Pero lo empató Núñez, Martini puso el segundo y otra vez Núñez, para el 3-1 final. Terminó siendo un monólogo

Por la 4° fecha de la zona “A” en la Liga Villamariense de Fútbol, Alumni superó 3-1 a 9 de Julio de Pasco, haciendo las veces de local en Plaza Ocampo después de mucho tiempo.

Y, si bien el partido no arrancó bien para el “fortinero”, se terminaría floreando en los últimos diez minutos, algo impensado cuando promediaba la primera mitad. 

Pero vayamos a lo que sucedió cronológicamente. La primera chance de gol fue en favor del local, que tuvo en un remate rasante de Pessuto la apertura del marcador. Le faltó fuerza al mismo, por lo que Tobares contuvo con relativa comodidad.

Se notó casi desde el arranque la apuesta de Reano por el “doble 5” de Kranevitter y Medina (que funcionó bien durante todo el partido), 3 volantes más adelantados y Gonzalo Núñez como referente de área, aunque a veces era Pessuto quien se adelantaba para acompañarlo. Más allá de lo posicional, Alumni claramente buscaba más, ante un adversario astuto que se paraba ordenadamente desde atrás, y tenía en el goleador Jorge Sorasio a su arma ofensiva, a sabiendas de que puede arreglárselas entre los centrales rivales.

Y así fue, ya que a los 15’, luego de un saque largo del arquero Tobares, el “patriota” consiguió el gol. Falló Lucas Bustos y la pelota le quedó al mencionado Sorasio, que no dudó en rematar ante la salida casi desesperada de Scalzo.

El plan le estaba saliendo casi a la perfección al equipo de Crognali. Hasta que, a los 21’, reaccionó su rival con una escalada de Peñaloza por derecha y su remate al arco. Tobares pudo contenerlo, pero el rebote le quedó a Núñez, quien marcaría la igualdad.

Una vez que obtuvo esa “tranquilidad” por haber empatado el partido, Alumni tuvo el segundo en los pies de Pessuto, tras una excelente acción de Medina. Pero el hombre de ofensiva “fortinero” cruzó demasiado su remate.

Sin embargo, habría que esperar hasta los 39’ para que vuelva a haber una acción de riesgo en el partido, que se había tornado algo aburrido. Sorasio (quién si no en 9 de Julio), estuvo cerca de volver a poner al visitante arriba, pero su remate se fue apenas afuera. Y, por el lado de Alumni, Brugnaro pudo dar vuelta la historia.

Siguieron apareciendo las posibilidades para los de Reano, que dejarían una mejor imagen en los primeros 45 minutos. O tuvieron un “sprint” final más que bueno, con un disparo de Núñez en el techo del arco rival, luego Medina que remató apenas ancho, y posteriormente, con un muy buen centro de Cecchini que Brugnaro no pudo conectar con fuerza y 9 de Julio pudo salir del asedio.

En el complemento, todo (o gran parte) del encuentro sería más fácil de explicar. Porque la tendencia de ataque por parte de Alumni continuó, y por el contrario, el visitante siguió dependiendo mucho de Sorasio para inquietar a Scalzo. 

A los 2’, Núñez tuvo el segundo. Y el reloj marcaba ocho cuando nuevamente Pessuto le erró al arco al elevar su disparo.

Quizá Alumni ya merecía algo más que el empate, pero se sabe que en el fútbol, a los goles hay que hacerlos, no merecerlos. Es más: Mientras el equipo de Reano entró en un pequeño bache futbolístico, el orden táctico y la astucia de su goleador le permitieron al visitante llegar con peligro después de mucho tiempo. 

Fue a los 25’, cuando Scalzo mandó le ganó el mano a mano a Sorasio y envió la pelota al córner. Casi de inmediato, Reano apostó por el ingreso de Martini en reemplazo de Pessuto, y sería el cambio clave. 

El “albirrojo” avisó con un tiro libre de Viamonte que se terminó abriendo más de la cuenta. Pero, a los 30’, llegaría el quiebre del partido: Martini llegó al área y remató despacio pero bien abajo ante un Tobares que alcanzó a desviarla. La pelota entró pidiendo permiso y 2-1 para Alumni.

Poco después, el propio Martini se la bajó a Núñez y el “9” estampó el 3 a 1. Partido liquidado.

Peñaloza, de gran partido, llegó hasta el fondo y Tobares se anticipó al centro. El “Pato” también fue protagonista en la siguiente jugada de ataque, pero esta vez, Brugnaro remató por arriba.

Núñez y Delsole pudieron aumentar diferencias, en un partido que le sobraba tiempo, y quizá también se hubiese evitado la expulsión a Peralta en el descuento, por una patada a Peñaloza.

El “fortinero” se recuperó de la derrota contra el “lobo” y terminó floreándose ante 9 de Julio, más allá del resultado final. Plaza Ocampo fue una “Plaza” a pedir de Alumni.

Marcos Figueredo. Redacción Puntal Villa María.

Comentá esta nota

Noticias Relacionadas