Policiales | Violencia | mariano-bonetto |

Irá a juicio el veterinario de Laborde acusado de un doble crimen en La Boca

Mariano Bonetto atacó a las jóvenes el 11 de octubre de 2016. A una de ellas le aplicó 17 puñaladas, mientras que a la otra le efectuó cuatro heridas. Había sido declarado inimputable en dos ocasiones

El veterinario de Laborde, acusado de matar a dos amigas en el barrio de La Boca, en Capital Federal, irá a un juicio oral. Mariano Bonetto, de 29 años, además será juzgado por el intento de homicidio de un joven, en un hecho ocurrido el 11 de octubre de 2016 en Parque Irala.

El caso fue elevado a la etapa de debate oral por la jueza de Instrucción Wilma López tras un pedido de la fiscal Susana Calleja y luego de que la magistrada, en dos ocasiones, declarara inimputable y considerara que Bonetto debía permanecer en un psiquiátrico. Incluso, había ordenado un tratamiento especial.

El ataque ocurrió cuando Nuria Couto (18) y Natalia Grenbenshicova (15), de nacionalidad rusa, salieron de la Escuela Superior de Bellas Artes Manuel Belgrano, de la que la mayor era egresada y empleada y la menor cursaba tercer año.

Las dos amigas se dirigieron junto con otros jóvenes al Parque Irala, a unas dos cuadras del estadio del club Boca Juniors, para tomar mate y festejar el cumpleaños de uno de ellos. Los jóvenes cantaban y tocaban la guitarra hasta que irrumpió en la escena el joven de Laborde. De repente, el imputado se abalanzó sobre Nuria y la apuñaló 17 veces con una navaja.

Mientras un amigo de la joven comenzó a gritar pidiendo ayuda, Bonetto también intentó apuñalarlo y comenzó a perseguirlo, pero luego habría cambiado de objetivo para tomar por la espalda a Grebenshchikova, quien se encontraba cerca de una fuente, y le asestó cuatro puñaladas en distintas partes del cuerpo.

Los ataques fueron presenciados por diversos testigos, algunos de los cuales asistieron a las víctimas y llamaron al Same, mientras que otros corrieron tras el imputado -quien siempre exhibía el arma blanca- hasta que lograron rodearlo y reducirlo. Cuando la multitud se dispersó, Bonetto tenía clavada su propia navaja en la cabeza y presentaba una lesión de arma blanca en el tórax.

Pese a los esfuerzos médicos y diversas intervenciones quirúrgicas, Couto murió el 5 de noviembre, mientras que el deceso de Grebenshchikova se registró el 24 de ese mismo mes.

A sólo dos meses del doble crimen, la jueza López consideró que Bonetto era inimputable, lo sobreseyó y ordenó su internación durante 25 años en el Programa Interministerial de Salud Mental Argentino del Complejo Penitenciario Federal de Ezeiza.

Luego la Cámara del Crimen revocó la medida y tuvo en cuenta una carta manuscrita del sospechoso en la que admitió su culpa y afirmó: "Soy víctima de mi propia mentira".

Bonetto reconoció que, estando "bajo los efectos del miedo a ser puesto en juicio y condenado", mintió para ser declarado inimputable.