Arquitectura | viviendas | contenedores | urbano

Containers habitables

Se presentan como una alternativa rápida, económica y sustentable respecto de las viviendas construidas por sistemas convencionales. Admiten múltiples combinaciones de diseño y hasta pueden planificarse en altura

Existe una tendencia edilicia que nació en Holanda a comienzos de este siglo, se replicó posteriormente en distintos destinos de Europa y hoy prolifera en América. Se funda en la reutilización de containers como una opción para acceder a una vivienda propia, de manera más rápida y a menor costo de lo que significa levantar una unidad habitacional mediante sistemas constructivos convencionales.

Y Río Cuarto no es la excepción, porque tanto en el ejido urbano local como en la vecina población de Las Higueras, por mencionar algunos ejemplos, se pueden observar un puñado de casas containers ya habitadas mientras que en otros lotes reposan estos enormes contenedores a la espera de ser intervenidos.

Casa Container 11.jpg

Los promotores de estas alternativas rescatan además que las casas containers alcanzan los estándares de confort que pueden lograrse en viviendas materializadas por otros métodos constructivos y ponderan la amigabilidad con el medio ambiente que su implementación significa.

La firma cordobesa Urbano Modular, con sede en Villa Nueva, se dedica a la fabricación de viviendas en donde los containers son la estructura madre de la obra. Desde esa empresa resaltan que en la construcción de una vivienda modular son estrictos a la hora de cumplir con los procesos y acabados que ello demanda “haciendo un especial hincapié en el diseño y en el aislamiento térmico y acústico tanto interior como exterior de los contenedores”.

Casa Container 5.jpg

“Los contenedores tienen medidas estándar, por lo que se convierten en estructuras perfectas para la combinación de varios de ellos en la construcción de estructuras más grandes. Esto simplifica mucho el diseño, la planificación y el transporte porque la construcción de la estructura se inicia con tan solo colocarlos en el terreno”, señalan entre las ventajas.

Por la durabilidad de sus materiales, consideran que los containers son ideales para la construcción.

“Están diseñados para transportar cargas pesadas en columnas de hasta ocho unidades de altura debido a la gran resistencia de sus cuatro esquinas superiores, y para soportar las condiciones climatológicas más adversas en alta mar y en el transporte por ruta”, explicaron.

Casa Container 8.jpg

Cabe agregar, que para el uso de transporte de mercaderías, estos contenedores tienen una vida útil promedio de unos 14 años y luego quedan en desuso, por lo que su aprovechamiento para la creación de una vivienda es ponderado por quienes bregan por la reutilización de los materiales en respeto del medio ambiente.

“La construcción tradicional contribuye hasta en un 30 por ciento con las emisiones anuales de carbono y supone hasta un 50 por ciento del total del consumo de agua potable en el mundo. En contrapartida, este sistema de construcción, sin cemento ni ladrillos, no tiene apenas huella ecológica y es mucho más respetuoso con el medio ambiente”, resaltan desde la empresa de Villa Nueva.

66692109_2423993997620666_8534640813664108544_o.jpg

Rapidez y economía

Entre las características que los destacan se encuentra la rapidez constructiva en la creación de la casa elegida.

“Como norma general se puede tener fabricada una vivienda en menos de tres meses”, señalan como promedio de plazo de obra, pero ello está supeditado a la cantidad de metros cuadrados acordada y el tipo de diseño demandando. Estimaron que el ahorro, respecto de una casa construida por un sistema convencional, es del orden del 30 por ciento.

Casa Container.jpg

Respecto de las cualidades térmicas, señalan que se arbitran aislamientos tanto para el frío como para el calor.

“Las viviendas Urbano Modular se diseñan bajo criterios de racionalidad energética, esto quiere decir que se estudian las orientaciones de los huecos de fachada, se aumenta la capacidad de aislamiento y se proyectan para aumentar el confort de sus propietarios”, sostienen.

Diseño personalizado

El containers constituye la caja de acero corten que forma la estructura del módulo, pero a ello se suman refuerzos para soportar la apertura de huecos en las fachadas y en la cubierta, a los fines de soportar sobrecargas según normativa y zona geográfica.

A la vez, las caras exteriores se recubren con placas de alta resistencia a la humedad y el agua, y se revisten con mortero de cal con propiedades térmicas. El acabado exterior puede darse con pintura látex, revoque plástico o recurrir a terminaciones como madera o piedra natural.

Casa Container 9.jpg

En el interior, se instalan paredes y tabiques construidos con placas de yeso laminado con el correspondiente aislante térmico y acústico.

En lo que refiere al cimiento, la estructura principal del contenedor es inamovible y sobre su base se sueldan columnas que apoyarán en la plataforma de cemento hecha con hormigón elaborado H17. Cada una de esas columnas se enfundará en la base de fundación.

Casa Container 4.jpg

El interior admite todo tipo de acabados: pisos de porcelanato o entablonado de madera flotante, aberturas de madera, PVC o de aluminio con doble vidriado, pinturas látex o revestimientos, entre otros. Mediante la construcción en seco se puede jugar con la espacialidad del módulo y lograr atractivos espacios.

La “caja” es versátil a todo tipo de diseños y es permeable a la posibilidad de expandirse tanto a nivel superficial como en altura.

Así, las casas containers ganan un lugar en el mercado como una alternativa para quienes buscan nuevas formas de habitar los espacios.