Río Cuarto | Zabala | semana | ferreyra

La extitular del Ceprocor expuso las pruebas científicas de la causa Dalmasso

En la décima semana del juicio al viudo por la muerte de Nora Dalmasso, declara la genetista cordobesa Nidia Modesti

En la décima semana del juicio al viudo por la muerte de Nora Dalmasso, declara la genetista Nidia Modesti, quien se encontraba al frente del Ceprocor en tiempos en que se registró el crimen en barrio Golf.

Con la ayuda de una proyección gráfica elaborada en un documento digital de formato Power Point (.ppt), la profesional expuso las pruebas científicas de la causa Dalmasso que se diferenciaron del trabajo que defendió la semana anterior el bioquímico Daniel Zabala.

Móvil en vivo: Juicio por el asesinato de Nora Dalmasso - Declara Nidia Modesti

Los feriados por el censo nacional y por el 25 de mayo modificarán el esquema que habitualmente tenía el juicio a Marcelo Macarrón.

En la décima semana del juicio al viudo por la muerte de Nora Dalmasso, declara la genetista cordobesa Nidia Modesti, quien en el año 2006 se desempeñaba a cargo del Ceprocor y tuvo participación en el análisis del material genético que los investigadores obtuvieron en la escena del crimen, la habitación de la hija de la víctima, en la vivienda de la Villa Golf.

Móvil en vivo: Juicio por el asesinato de Nora Dalmasso - Continua declarando Nidia Modesti

Allí fue encontrada la mujer de 51 años con claros signos de violencia en algunas partes del cuerpo, y con el lazo de su bata anudado al cuello.

Modesti, quien fue citada para segunda hora, fue la experta que en su momento no halló presencia de semen en el material biológico que analizó.

A pedido del fiscal de Cámara Julio Rivero, deberá explicar qué tipo de estudios llevó adelante y qué grado de certeza tienen como para determinar si el hecho de que no hubiese encontrado semen implica o no que un estudio más profundo pueda concluir algo diferente.

Modesti, a fines de 2006, se desempeñaba en el Ceprocor, el laboratorio al que acudió en su momento el fiscal de Instrucción Javier Di Santo para corroborar las conclusiones del bioquímico Daniel Zabala, quien encontró semen en las muestras que se extrajeron en la zona vaginal, en el ano y en la vulva de Nora Dalmasso.

Eso dio origen a una controversia porque, a diferencia de Zabala, ni en el Ceprocor ni en la Policía Judicial se encontró semen en las muestras “de control”, que fueron enviadas desde Río Cuarto.

Lo curioso fue que en el escrito en el que el Ceprocor justifica sus resultados le critica a Zabala haber utilizado un método poco fiable para comprobar la presencia de semen.

Sin embargo, como se consignó la semana que pasó, Zabala dejó claro en el juicio que la crítica del reconocido laboratorio a cargo de Modesti se basaba en un supuesto falso: se le atribuyó al bioquímico riocuartense haber usado un método que en realidad nunca aplicó.

Más allá de estas disquisiciones que seguramente serán motivo de consulta a la testigo, lo concreto es que años después desde el FBI convalidaron las muestras biológicas obtenidas en la habitación donde se encontraba la víctima, y eso permitió identificar un patrón genético con nombre y apellido, el del traumatólogo que hoy está acusado de instigar el asesinato de su mujer.

¿Y que sucederá con Virginia Ferreyra? La forense riocuartense había sido citada la semana pasada pero en su lugar presentó un certificado médico firmado por un cardiólogo, un psicólogo y un psiquiatra que desaconsejaban su participación en el juicio.

Ferreyra fue la encargada de la autopsia junto con sus colegas, los forenses Martín Subirachs y Guillermo Mazzuchelli, y también fue quien tomó las muestras biológicas del cuerpo de Nora, que luego fueron examinadas por el bioquímico Zabala.

Tras analizar las constancias médicas, el fiscal de Cámara Julio Rivero opinó que, basándose sobre todo en el dictamen del psiquiatra que examinó a Ferreyra, entendía que no iba a ser posible citarla.

Por eso pidió que se incluyan por su lectura las declaraciones previas de la forense y se la exima de declarar.

Sin embargo, la defensa a cargo de Marcelo Brito no estuvo de acuerdo y sugirió que se analice con mayor profundidad la condición de salud de la testigo.

Eso dio lugar a la deliberación del tribunal y al posterior rechazo del pedido de Rivero.

En otras palabras, acordaron dar por justificada la ausencia de Ferreyra la semana pasada, pero diferir su citación para los próximos días.