Río Cuarto | Abandono | abuso | adolescencia

Día Internacional de Lucha contra el Maltrato Infantil

Desde la Defensoría de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes indican que por año reciben mil casos en los que se investigan vulneraciones a la dignidad y la integridad

En las últimas décadas el tema de la violencia en general y el de la violencia de género en particular fueron adquiriendo una mayor visibilización en la agenda pública; sin embargo, no corrió con la misma suerte la violencia contra niñas, niños y adolescentes (NNyA). Cada 25 de abril se conmemora el Día Internacional de Lucha contra el Maltrato Infantil y esta debería ser una oportunidad para reflexionar y avanzar sobre un problema creciente no sólo en número, sino también en la complejidad con que se pone de manifiesto.

La Convención Internacional sobre los Derechos del Niño (CDN) establece en su artículo 19 que niñas, niños y adolescentes tienen derecho a ser protegidos contra los malos tratos y que los Estados deben tomar medidas para garantizar este derecho.

La Organización Mundial de la Salud, desde una perspectiva de salud integral, define el maltrato infantil de un modo amplio, como “abusos y desatenciones de las que son objeto las personas menores de 18 años” e incluye todos los tipos de maltrato físico o psicológico, abuso sexual, desatención, negligencia o explotación que causen o puedan causar daño a la salud, desarrollo o dignidad del NNyA, y la exposición a la violencia de género. Muchas de estas formas no siempre son tenidas en cuenta, pero sin dudas entrañan consecuencias graves en la vida de NNyA y, por ende, en la de las sociedades.

Violencia

Las situaciones de violencia que atraviesan la niñez y la adolescencia también son un flagelo muy presente en la provincia de Córdoba. La Defensoría de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes de la provincia recibe alrededor de 1.000 casos anuales sobre vulneraciones de derechos de niños y adolescentes. De estos casos, algo más de un 30% se encuentra relacionado con la vulneración del derecho a la dignidad y la integridad, es decir, situaciones de abandono, maltrato y abuso, y otro tercio está vinculado a la vulneración del derecho a la convivencia familiar, que, acorde a la experiencia, comporta formas de violencia psicológica y económica que atraviesan la vida de las NNyA.

Al respecto, Amelia López, titular de este organismo, sostiene: “La visibilización del problema requiere en primer lugar un cambio de mirada que supere el modelo de los chicos como objeto de protección, tal como culturalmente se aprendió desde el paradigma del patronato, y que avancemos en el reconocimiento de la niñez y la adolescencia como ‘sujetos de derecho pleno’; esto supone escucharlos, creerles y responsabilizarnos como adultos de hacer realidad el principio de protección especial. La escucha activa y el acompañamiento y respeto por su autonomía y capacidad progresiva son la base sobre la cual podremos afrontar el desafío de la complejidad que hoy tiene el maltrato infantil” y agrega: “Si una niña o niño crece en medio de vínculos asimétricos, aprenderá que siempre hay un sometedor y un sometido y asumirá uno de esos dos roles; en cambio, si recibe respeto y acompañamiento aprenderá que todos y todas tenemos una igual condición humana por la que debemos ser respetados”.

Asimismo, explica que el maltrato infantil impacta en diversos ámbitos de la niñez y la adolescencia, tanto orgánico como psicológico y social, por lo que hay que explorar las diversas manifestaciones que las y los niños pueden presentar.

Ante el conocimiento de casos de maltrato infantil, la Defensoría cuenta con un área de orientación y asesoramiento integrada por especialistas, disponible para realizar este tipo de consultas.

Las mismas pueden realizarse a través de la aplicación móvil (DDNApp), a través del mail casosasistencia@gmail.com, de las redes sociales (@DefensoríaCba) o por medio del número 358 4284992 (subsede de la Defensoría en Río Cuarto).