Policiales | abuela | asilo | denuncia

Golpes con una chata y rocíos con alcohol: los daños que denuncia la familia de la presunta víctima de maltrato en un geriátrico

El entorno de Norma Fernández, de 89 años y residente de un hogar de ancianos clandestino de Villa Nueva, se enteró de los destratos por los que pasó la mujer gracias al testimonio de un cuidador, que dijo haber presenciado hechos de mucha violencia

La familia de Norma Fernández, de 89 años, residente de un geriátrico clandestino de Villa Nueva ubicado sobre calle La Rioja, denunció días atrás vía redes sociales hechos de violencia hacia su pariente.

Allegados a la abuela Norma (quien al cierre de esta edición se encontraba internada en una clínica privada de la ciudad producto de un pico de deshidratación), hicieron la presentación policial correspondiente el pasado martes 5 de mayo.

La nieta de la víctima del presunto maltrato, Julieta, compartió con PUNTAL VILLA MARÍA el testimonio de un cuidador del lugar cuyo nombre comienza con S.

El trabajador del asilo relató haber sido testigo de hechos repudiables. “Eso nunca lo viví en un geriátrico, y yo trabajé en unos cuantos en Villa María”, le contó a la familia.

El testimonio de lo que ocurrió

Según expresó S., Norma recibió desde golpes con una chata (elemento para la higiene personal) hasta rocíos con alcohol.

El empleado del geriátrico tomó contacto con la familia de Fernández y contó todo lo que vivió en sus turnos laborales, por lo general, en horas de la madrugada.

S. relata varios hechos. En todos ellos apunta a una de las dueñas del lugar, cuyo apodo es Nelly. “Norma quería ir al baño. Yo llevo la chata y Nelly me la saca de las manos y se la da por la cabeza”, comenta.

“Al ver una situación de esas, hasta a mí me dio miedo. Me voy de ahí y ella la seguía golpeando. Norma se quejaba que le dolía la cabeza y yo no podía hacer nada”, recuerda.

El cuidador dio cuenta también de otros hechos de gravedad. “Cuando Norma gritaba mucho, Nelly le tiraba con el rociador alcohol en la cara. Muchas veces lo hizo”, sostuvo. Según S., Norma no era la única persona a la que golpeaban.

“Le pegaban, la maltrataban”

Julieta, ante este matutino, denunció que en el establecimiento geriátrico a su abuela “le pegaban, la maltrataban, no le daban de comer, la dopaban y no le daban la medicación correspondiente”. “A causa de todo eso, le agarró un pico de diabetes por lo que quedó ciega y postrada”, indicó.

Y agregó: “A través de la nota que subí a mi Facebook me llegaron mensajes de personas que pasaron por algo similar en el mismo lugar y que no se animaron a hablar”, evidenció la nieta de la víctima de maltrato.

Según mencionó, Fernández se encuentra internada en la Clínica de Especialidades desde el jueves “con alto pico de deshidratación, infección urinaria y desnutrida”.

Interviene la Justicia

A raíz de la denuncia formulada el martes por familiares de la abuela, la Fiscalía de Instrucción de Segundo Turno ordenó ese mismo día que releven el lugar. Fuentes de la Justicia manifestaron que “ninguno de los ancianos q fueron relevados por el médico policial estaba en malas condiciones”.

Al respecto de la causa iniciada, la Fiscalía continúa con la investigación. “Estamos recabando todo para saber qué pasó. Si corresponde imputación, así se hara”, informó la Fiscalía interviniente.

Personal de la secretaría de Gobierno de la Municipalidad de Villa Nueva intervino durante la mañana de ayer un geriátrico que funcionaba de manera clandestina en dicha ciudad.

El hogar para adultos mayores a su vez es investigado por la Justicia a raíz de una denuncia que presentaron familiares de una de sus residentes (Norma Fernández, de 89 años) por presuntos hechos de maltrato.

Fuentes municipales señalaron que el establecimiento en el cual intervinieron no contaba con la habilitación municipal correspondiente.

Personal del gobierno se presentó en el geriátrico ubicado en calle La Rioja y procedió a dar lugar a una “intervención controlada del espacio”, esto, dada la situación de excepción que se vive en todo el país por la emergencia sanitaria.

El personal de Seguridad Ciudadana se apersonó en el lugar junto a profesionales médicos, quienes constataron el estado de salud de los adultos mayores que se encuentran allí alojados.

Lo que se lee ahora