Policiales | abuso | abuela | familia

Niña abusada: le dan la tenencia a la abuela y buscará ser querellante

Es el durísimo caso de la nena de 12 años que quedó embarazada producto de una violación y por el que ya hay 4 detenidos. El Juzgado de Familia de Río Tercero la dejó al cuidado de la mujer, en Almafuerte, que quiere aportar datos para la causa penal

La abuela de la niña de 12 años que cursa el quinto mes de embarazo, producto de un abuso sexual, quedó con la tenencia provisoria de la menor. Así lo determinó el juzgado de Familia de Río Tercero. La mujer, que reside en Almafuerte, iniciará los trámites para tener la guarda definitiva, además de que buscará constituirse en querellante particular en la causa penal por los delitos contra la integridad sexual de la chica. En este último marco, la Justicia de La Carlota ordenó días pasados la detención de la madre, su concubino y otros dos hombres, por los delitos de promoción de la corrupción y abuso sexual, todos cometidos en Colonia Bremen, donde la víctima residía.

María Amelia Moscoso, abogada de la niña abusada y de su abuela, indicó como principal novedad: “El proceso de control de legalidad del retiro de la niña de su lugar de origen concluyó la semana pasada, después de muchos meses. Es triste decirlo, pero, a partir de la repercusión mediática del caso, en 15 días se hizo lo que no se había realizado en 7 meses”, precisó.

¿Qué significa que haya concluido el control de legalidad?

Cada vez que un niño es retirado por la autoridad administrativa de su entorno de convivencia familiar, se remite esa decisión admnistrativa -la toma la Secretaría de Niñez- a un juzgado de infancia, para que controle la legalidad de esa medida. Es decir, si se tomó en condiciones y si cumple con todos los requisitos que debía cumplir. La ley dice que este tipo de medidas tienen un límite de 90 días, prorrogable por un plazo igual, por causas justificables. En principio, un proceso de este tipo no podría demorar más que la estadía del niño en una familia que no es la suya de origen. Tanto para confirmar si vuelve a su hogar de origen como si se queda a cargo de un tercero distinto. En este caso, ese proceso comenzó en agosto del año pasado, por lo que en noviembre se cumplieron los 90 días. En febrero se cumplieron los 180 días y ese mes le dieron la guarda a la abuela paterna, que es con quien permanece en este momento.

Abuso, antes y después de la reubicación con la familia extensa

¿Por qué se tomó esa determinación en aquel momento?

Se detectó que, en el lugar al que la habían llevado, padeció el abuso del que resulta el embarazo. La Secretaría de Niñez ya había retirado a la niña de su hogar, pero el lugar donde la reubican no fue seguro para nada. Tanto que, cuando la abuela paterna la recibe para su cuidado, ella misma fue quien advirtió que estaba embarazada. No lo habían detectado ni las autoridades, ni la Justicia ni las personas que la tenían a cargo. Estamos hablando de una situación de extrema vulneración de la niña, que también se sostuvo con las medidas dispuestas por los organismos del Estado, porque la niña ya estaba bajo medidas de cuidado. Y en ese momento resulta embarazada por un nuevo abuso. Después de las situaciones de maltrato y de abuso que padecía en su vida familiar, pasa a otro lugar donde sigue padeciendo los abusos que terminan con su embarazo. Vale calarar que había sido reubicada junto con su familia extensa. Allí se sostuvo la vulneración de derechos y ella resultó embarazada por el abuso de una persona ajena al núcleo familiar.

¿Y dónde entra en juego el final del control de legalidad?

La semana pasada, con una sentencia, el Tribunal determinó que la niña queda a cargo de su abuela y conserva el lugar de residencia junto a ella. El proceso de guarda judicial se tiene que tramitar en el lugar donde la nena tiene su centro de vida, en este caso, en el Juzgado con competencia en Familia de Río Tercero. Allí es donde vamos a iniciar la causa por la guarda a cargo de su abuela.

¿Es decir que van a plantear que la niña quede definitivamente al cuidado de su abuela?

Por supuesto. Porque es la única adulta responsable que ha garantizado su cuidado, que advierte la situación de abuso, el embarazo, que le presta atención. Además, claro, que garantiza su escolarización y el cuidado de su salud.

Respecto de la investigación penal que lleva adelante la Justicia, ¿tienen o van a tener participación?

No participamos de la cuestión penal por ahora. Solamente hemos tomado conocimeinto de las informaciones que se hicieron públicas. En este sentido, sabemos que hubo detenciones. La abuela se va a constituir en querellante particular próximamente. No puede hacerlo hasta no tener estatus jurídico sobre la niña.

¿Con la tenencia puede ya ser querellante en la causa penal?

Es discutible. Por eso, lo vamos a ver en los próximos días. Una de las posibilidades es que, en el mismo juzgado al que le solicitemos la guarda, le pidamos expresamente la autorización de comparecer como querellantes particulares. Con la idea de aportar al avance de la causa. Sin la participación y sin poder seguir el proceso, todo resulta más complejo.

Como querellante particular, ¿la abuela puede darle mayor impulso a la investigación?

Además, sirve para aportar datos y otros elementos útiles a la fiscalía, colaborando con el aporte de testigos. Como consecuencia de esto, ayudar con la tarea de la Justicia.

¿Ella tiene elementos que pueden ser útiles para la investigación penal?

Por supuesto. Por tener contacto directo con la niña y conocer su situación global, puede aportar elementos importantes.