Villa María | actividad | profesional |

Se redujo 80% la atención en los consultorios odontológicos

Lo manifestó uno de los integrantes de la comisión directiva del Círculo a nivel local, Eduardo Livingston

En medio de la crisis global que genera la pandemia, el sector de la odontología se ve impactado de manera directa. Por un lado, porque están retomando su actividad en carácter de urgencia y, por otro, por la dolarización de los productos que utilizan a la hora de atender a los pacientes.

En este marco, uno de los miembros de la comisión directiva del Círculo Odontológico de Villa María, Eduardo Livingston, dialogó con PUNTAL VILLA MARIA y aseguró que se contrajo un 80% la actividad en los consultorios. Además, mencionó que los kits personales para mantener las medidas de bioseguridad a la hora de brindar atención en materia de salud bucal elevaron su precio y deben ser descartados en cada consulta, por lo que están en negociación con las obras sociales.

Actividad

“La reducción de la actividad ha sido muchísima, sobre todo los primeros 15 días del aislamiento, teniendo los consultorios cerrados. No obstante, si bien podemos atender ahora, es solo por urgencia y a pocos pacientes. La actividad está muy deteriorada e impacta fuertemente en la economía de los odontólogos”, declaró el profesional.

Kits

Respecto de los kits, afirmó que son las herramientas que les permiten resguardarse del contagio, por lo que, luego de recibir a cada uno de las personas, deben ser desechados. Tanto el del profesional como el del paciente. “Cada uno está por encima de los mil pesos, luego del uso se descarta e invertimos mucho dinero en ello. Es un costo que no podemos solventar y a esto se le suma la situación complicada que estamos atravesando”, aseveró.

Estamos tratando de que las obras sociales se hagan cargo del costo de la consulta, que ronda los 1.500 pesos. Para el odontólogo es complicado asumir ese gasto y tampoco lo puede afrontar el paciente

Describió que hasta el momento trabajan con recibos para que los pacientes paguen la consulta y luego las empresas prestatarias realicen los reintegros correspondientes a sus afiliados. “Esperamos resolverlo, pero estamos en negociación. No es fácil”.

Por otro lado, detalló que, si bien el costo de los insumos está valuado por la moneda internacional, también influyó el “aprovechamiento de los mayoristas”. “Como profesionales de la salud, nos encontramos en una situación compleja, pero no vamos a dejar de atender los pacientes”, dijo.

Economía

Frente a la crisis económica que atraviesan los rubros, además de todos los ciudadanos, expresó: “Ha impactado muchísimo, no solo por el equipamiento, sino también porque los insumos odontológicos utilizados regularmente han aumentado exponencialmente debido a que la mayoría son importados, tienen un costo en dólares”.

Remarcó que los costos son muy elevados, por lo que es compleja la situación que viven, además de que son parecidos a los que posee un comerciante, por el mantenimiento de los espacios físicos e incluso de personal.

Obras sociales

El profesional señaló que el diálogo con las prestadoras de servicio de cobertura médica comenzó hace una semana y que creen que llegarán a un consenso en el transcurso de la semana. Hizo hincapié en que algunas de ellas ya han dado respuesta sobre el porcentaje que cubrirán y el resto deberá afrontarlo el paciente. Este monto dependerá de la cobertura de cada mutual, pero como profesionales buscan que sea el menor importe posible para los afiliados.

En este momento dejamos de lado las discusiones por los aranceles y los tiempos de pago, que son eternos, para enfocarnos solo en la negociación de los costos que está teniendo la atención de los pacientes en este contexto. No queremos dejar de trabajar con las obras sociales porque sería inoportuno y poco solidario

Atención

Livingston explicó que se lleva a cabo de dos maneras: la primera tiene que ver con las consultas telefónicas o por plataformas sociales, en las que los profesionales intentan solucionar el problema del paciente. En el caso de que se imposibilite mediante este mecanismo, recurren a la consulta mediante turnos. La misma debe ser de carácter urgente, por lo que ingresan en este marco las infecciones, las prótesis, traumatismos, fracturas y aparatología bucal.

No obstante, comentó que las mismas solo pueden ser cuatro al día, porque el mantenimiento y la implementación de las medidas de bioseguridad conllevan un tiempo aproximado de dos horas para recibir al próximo paciente. En ese lapso deben desinfectar cada uno de los elementos y de los utensilios, además de todo el espacio donde se lleva a cabo la consulta.

Ante el miedo que puede generar el contacto por el posible contagio, Livingston dijo: “La gente que concurra a los consultorios odontológicos lo debe hacer con tranquilidad porque se toman las medidas de precaución y de bioseguridad. Al encontrarnos muy expuestos, hace tiempo que tomamos medidas para prevenir el contagio de cualquier enfermedad”. Así, sostuvo que los profesionales trabajan en una aproximación de 15 cm de la cavidad bucal de los pacientes: “Somos del personal de salud que más expuesto se encuentra a la hora de atender. Por eso desde el inicio de la actividad tomamos todos los recaudos”.

“Tenemos que estar a la altura de las circunstancias. Debemos poner un poquito cada uno para poder salir adelante. Entre todos. Por eso no dejaremos a los pacientes sin atender”, concluyó.