adn | expectativa | restos

Devuelven restos de un avión caído en Malvinas al Museo Nacional de Oliva

El soldado británico David Richardson se contactó con el presidente de la institución, Gabriel Fioni. Se trata de la patente del Mirage V-Dagger.3 conducido por Héctor Ricardo Volponi, que fue derribado el 23 de mayo de 1982

Un soldado británico, David Richardson, devolverá al Museo Nacional Malvinas restos del avión Mirage V- Dagger. 3 pilotado por Héctor Ricardo Volponi, caído el 23 de mayo de 1892.

El presidente de la institución, Gabriel Fioni, manifestó que luego de conversar con Richardson y acordar la entrega, esta semana probablemente estarán en Argentina.

Comentó que será encofrado en madera, tendrá un vidrio para poder verlo y una placa que contextualizará de qué se trata, también quién hizo la donación.

En torno a esta acción por parte del británico, Fioni expresó: “Poniéndome en el lugar de receptor el sentimiento es inenarrable, esas chapas que nos van a traer, que parecen frías, son realmente el ADN de un soldado muerto por nuestra patria”.

De este modo, resaltó que se trata del “último vuelo de Volponi, sus pensamientos, su amor por la patria, su entereza para volar, sus lágrimas, sus últimas oraciones quedaron selladas en ese pedazo de chapa”.

Y enfatizó: “Su alma, de alguna manera, permitió que esa partecita en su historia regrese a Argentina. Ese pedazo de chapa va a permitir que la memoria de Malvinas no se acabe nunca”.

Devolución

El vínculo para devolver estos restos fue iniciado por el británico. Fioni comentó que Richardson le habló y pudieron mantener una conversación.

“Los británicos son muy especiales, se debe trabajar con ellos de manera conservadora y muy diplomática”, expuso y continuó: “Como hay demasiado nacionalismo disfrazado, ellos son muy renuentes a este tipo de cosas”.

No obstante, destacó que son “muy respetuosos” de la historia de Malvinas, de las muertes y el valor de los soldados. “Cuando la conversación viene por ese lado, ellos no tienen ningún inconveniente”, subrayó.

Al parecer, Richardson investigó sobre el avión, la misión y dio con el Facebook del Museo Nacional Malvinas.

Ahí, según Fioni, comenzó el diálogo y él le contó que no es veterano pero fue en 1998 a la Isla Borbón a hacer guardia y consultó a los lugareños si había restos del enfrentamiento que pudieran investigar.

En efecto, mencionó que le indicaron el lugar donde fue un combate nocturno en el que le pusieron cargas explosivas a varios aviones argentinos que estaban en el lugar.

Luego, contó que el británico devolvería la pieza en torno al diálogo que pudieran entablar, con el deseo de que regresen a la Argentina.

“Me pasa las fotos, identifico los restos y era la matrícula del avión de Volponi”, destacó y agregó que tenía la particularidad de que los dos colores del camuflado (arena y verde) estaban pintados a la inversa.

“Cumplió con los requisitos”, enfatizó y señaló que allí comenzaron a acordar la entrega.

Restos

Sobre cómo inició la devolución, el presidente del museo mencionó que el hermano de un asesor vive en Londres, por lo que Richardson envió los restos allí.

“Una vez que él los tuvo en mano, empecé todos los trámites en la Cancillería a través del departamento Malvinas. Inmediatamente me comunicaron con el embajador en Londres, Javier Figueroa, que la verdad se comportó de una manera maravillosa”, precisó.

Comentó que el funcionario nacional habló personalmente con Richardson para agradecerle la acción. “Lo invitó a la embajada y se encargó de ir él a buscar los restos al domicilio en Londres”, apuntó.

Por el momento, Fioni estimó que los restos están en poder del embajador y que probablemente esta semana, mediante valija diplomática, ya estén en Argentina.

“Estoy a la expectativa que eso suceda. David me ha pedido que una vez lo tenga en mis manos, le envíe una foto de cómo están preservados”, expuso.

Preservación

El entrevistado resaltó que poseen un historial de más de 25 años de preservación, desde ropas hasta restos de aviones.

En este sentido, explicó que la matrícula estará dentro del cofre con una foto del avión que consiguió mediante una investigación previa.

La imagen, informó, es del día que cayó el avión y fue fotografiado por alguien que estaba en otro vuelo.

Por otro lado, comunicó que desde el museo trabajan de manera constante en la identificación de restos. En este marco, aclaró que son una organización no gubernamental de matrimonios civiles asociados por la causa por simpatía y pasión.

Además, que su objetivo es recuperar la historia de vida de cada uno de los soldados para que no se pierda en el tiempo.

Sentimientos

“Lo que ocurre en el museo es muy especial, todo tiene que ver con los sentimientos”, afirmó Fioni y sostuvo: “No hablamos de cuestiones materiales sino con la entrega máxima que tiene una persona que es la vida”.

Garantizó que la mayor parte de los elementos preservados pertenecen a soldados caídos, como en este caso.

En torno a la acción por parte de Richardson detalló que consistió en una “obligación como soldado en devolver el alma de otro soldado caído a su lugar de origen”.

“Él me decía que siempre pensó que era algo que no le pertenecía y que no era justo que las tuviera en su poder, tenían que regresar a Argentina”, relató y agregó: “Motivo por el cual las cuidó mucho”.

Justamente por ese respeto y la intención de devolver el resto del avión, encontró el Museo y “decidió que sea el lugar donde estas chapas descansaran”, exteriorizó Fioni.

Hechos como este, recalcó, hacen aflorar los sentimientos hacia “tanto esfuerzo, salteando vallas, siendo un Museo ubicado en el interior del interior”. “Nos hizo notar que estamos en el camino correcto”, aseguró.

Para cerrar, sobre la pronta llegada de los restos, exteriorizó: “Nos hace muy felices, la emoción que sentimos es muy grande porque no se trata de un pedazo de metal frío sino de un elemento cargado de historia y gloria”.