Villa María | adopción | niños | adolescentes

"Hay muchos niños y adolescentes que siguen a la espera de ser adoptados"

Así lo hicieron saber el presidente de la Fundación Adoptar Villa María, Rodrigo Aguiar, y el abogado Juan Ignacio Hidalgo. Según contaron, hay mucha idealización en torno a la temática, situación que se podría desterrar con más información

Especialistas en materia de adopción aseguran que, en la actualidad, existe una gran cantidad de niños y adolescentes en condiciones de adoptabilidad, situación que sigue siendo una de las que más preocupan a la hora de hablar de la temática.

Al respecto, el presidente de la Fundación Adoptar Villa María, Rodrigo Aguiar Alessio, comentó que en torno a esta problemática existe “una idealización” por parte de los pretensos adoptantes.

Según precisó, “un 85 o un 90 por ciento de las personas se anota para adoptar a niños de entre 0 y 3 años”.

Además, reconoció que “las familias van a adoptar con la idea de encontrar a un niño que está en perfectas condiciones”, olvidando que en muchos casos esos menores “han sido vulnerados y tienen una historia o una herida que cerrar”.

En la misma sintonía se expresó el joven abogado local Juan Ignacio Hidalgo, quien aseguró que la idealización de los pretensos adoptantes “muchas veces no es con el niño o niña, sino con ellos mismos”.

A su vez, indicó que el proceso de adopción logró en este último tiempo una mayor celeridad en lo que respecta al trámite.

Y explicó:“El proceso empieza con la guarda preadoptiva, que consiste en un período de seis meses para lograr la vinculación con el niño, niña o adolescente. En esa etapa se les pide a los padres antecedentes penales, recibos de sueldo y se les hace una encuesta socioambiental para ver si el hogar cuenta con las actitudes para recibir a un menor”.

Además, reconoció que el trámite de adopción “no es tan rígido como cuando hay una cuestión económica de por medio; lo que se persigue en estos casos es el interés superior del niño”.

En ese sentido, también indicó que, en lo procesal, el juicio de adopción “es mucho más rápido de lo que era con el protocolo anterior, ya que existe mucha flexibilidad por parte de los Juzgados, como ocurre en el caso de Villa María”.

Trabajo en conjunto

En diálogo con Puntal Villa María, Hidalgo destacó la buena voluntad de los profesionales que trabajan con la adopción. “Tienen mucha humanidad y hacen un trabajo extraoficial que va más allá de lo económico; se trata al menor y a los pretensos adoptantes como seres humanos”.

Aguiar, por su parte, también aprovechó la oportunidad para felicitar al personal que se encarga de evaluar a los postulantes.

“Los casos en los que la vinculación es fallida son los menos. El equipo técnico del Registro Único de Adopciones (RUA) viene trabajando de manera muy agudizada para achicar el margen de error”, expuso.

A su vez, el titular de Adoptar Villa María comentó que, en lo que va del año, se efectuaron más de 130 adopciones. “Es mucho y celebramos que se estén garantizando los derechos del niño de tener una familia”, manifestó.

No obstante, pidió que las partes involucradas se unan para seguir trabajando en la materia. “El Estado, el RUA, nosotros como fundación y los distintos profesionales que intervienen en estos procesos tenemos que trabajar en conjunto y poder dar respuesta a las garantías de los derechos del niño”, amplió.

Por último, Hidalgo indicó que la adopción requiere de “más información accesible” y “un lenguaje claro” por parte de la Justicia. En ese sentido, los entrevistados pidieron como ejemplo el caso del juez de Huinca Renancó Claudio Mazuqui, quien vestido como cartero le informó a una nena de 6 años que había salido la sentencia de su adopción.