Villa María | adultos | ola | piel

Piden extremar los cuidados para evitar deshidratarse a raíz del calor

Los mayores recaudos están orientados a adultos mayores y niños. Insisten en la necesidad de consumir más agua de lo habitual y evitar exponerse al sol. En el ámbito público, ya se brindó atención médica por casos de insolación

La preocupante ola de calor que golpea a gran parte del centro y norte del país obliga a tomar recaudos para evitar impactos en la salud. Para la doctora Victoria Becco, responsable de la Asistencia Pública, es necesario tomar precauciones y protecciones, especialmente en adultos y niños menores de 5 o 6 años.

Este martes en la ciudad se registraron 43° de máxima, variando el registro según la estación meteorológica, aunque todas coincidieron con cifras superiores a los 40°. La importancia de extremar los cuidados apuntan a evitar cuadros de deshidratación o sofocones, por lo que “se recomienda andar con ropa liviana y en lo posible blanca, y no salir a la calle entre las 11 y las 17 o 18”, destacó la entrevistada.

“El calor se percibe asfixiante; y si una persona por cuestión laboral u otro tema debe salir en horario de la siesta, se recomienda una buena hidratación y el uso de protector solar”, dijo, e hizo hincapié en algunos proyectos del último tiempo “para el uso de la dispensación de manera pública como una problemática de salud de los protectores solares. Tenemos que ir todos por eso, porque no es una cuestión solamente de la piel y que no estemos enrojecidos ante el calor, sino proteger nuestra salud general de los efectos que tiene el sol y sus rayos en horarios picos”.

De hecho, instó a la necesidad de “incorporar al protector solar como una medida de protección más”. Consultada sobre los síntomas que puede generar los sofocones, Becco explicó que pueden darse “dolor de cabeza, agotamiento físico, sensación de náuseas. Se percibe muchas veces en las personas mayores la necesidad no sólo de consumir agua de manera oral, sino también de suero. Entonces, ante algunos de estos síntomas es importante realizar consultas”.

La Asistencia presta atención médica durante las 24 horas, aunque con temperaturas agobiantes como las de las últimas jornadas se percibe una disminución en la demanda de atención. “Generalmente sucede en enero, pero en particular con estos días de calor la demanda cayó; las personas vienen alrededor de las 6 de la mañana y vuelve a haber un pico después de las 19 en adelante. Entonces, no sólo hay que tener precaución con la hidratación sino también con el cuidado de la piel y su exposición al sol”, recalcó.

Consumir agua

Becco explicó que la sociedad habitualmente no tiene la costumbre de consumir agua, o que incluso la reemplaza con infusiones. “Muchas veces las personas dicen que toman mates o tereré, pero está demostrado de que eso no nos hidrata; siempre se recomiendan dos litros de agua y en este tiempo hay que tomar un poco más, llenando una botella y teniéndola con nosotros para saber cuánto consumimos”, dijo.

Dijo también que es necesario, además del consumo de líquido, ventilar los ambientes y elegir, dentro de las posibilidades, vestimenta clara. Y consultada sobre el daño que puede generar asistir a piletas o al mismo río en horario post-almuerzo, Becco consideró que “el riesgo es el horario. Aunque estemos frescos por el agua, los rayos UV nos siguen afectando. Entonces se recomienda concurrir en horario fuera de la siesta. Asociamos que ir a la pileta o al río nos va a refrescar pero en realidad si no tomamos los recaudos necesarios no es así”.

Detalló que en el ámbito público ya se perciben consultas “por insolación, con salpullidos en la piel o manchas. Allí recomendamos el uso de cremas hidratantes. Por eso insisto en la importancia de incorporar como programa de salud el cuidado de la piel en el ámbito público, porque es necesario no sólo por pensar en un diagnóstico grave, sino también en erupciones o malestar que genera estar constantemente expuesto al sol”.