Nacionales | ajuste | tarifazo | Gobierno

Tarifas: más de cuatro millones de hogares tendrán fuertes aumentos

Unos 270 mil perderán todos los subsidios al gas; unos 400 mil, los de electricidad; y 3.500.000, los del servicio de agua en la Capital Federal y el conurbano. De esta manera, el Gobierno procura bajar el abultado déficit fiscal

Finalmente, el Gobierno anunció ayer cómo se aplicará la reducción o quita de subsidios a usuarios de electricidad, gas y agua, con el objetivo de reducir el déficit fiscal, que para más de 4 millones de hogares representará fuertes aumentos en los distintos servicios.

Un total de 270 mil hogares perderán todos los subsidios al gas; unos 400 mil, los de la electricidad, y 3,5 millones se quedarán sin beneficios en la tarifa de agua desde noviembre.

La Secretaría de Energía dijo que la política de segmentación tarifaria "se enmarca en el uso eficiente del recurso por parte de los usuarios de energía eléctrica y gas natural".

Y señaló que "se apunta a que los subsidios lleguen a quienes realmente los necesitan".

"La cantidad de gas demandada por los hogares no se encuentra relacionada con el nivel de ingresos y se vincula directamente con condiciones climáticas, cantidad de participantes del hogar, características constructivas de la vivienda y la eficiencia de los equipos domésticos", indicó el informe gubernamental.

Señaló que "el consumo de gas por redes en los hogares ubicados en las regiones más frías del país duplica al de regiones templadas".

Electricidad

En el caso de la electricidad, un total de 399.156 usuarios perderán la totalidad de los subsidios.

Mientras tanto, en el caso del agua, los usuarios del nivel alto sufrirán una quita total del subsidio desde el 1 de noviembre.

Unos 3,5 millones de usuarios de agua perderán la totalidad de los subsidios a partir de noviembre.

La gente paga por litro de agua el 30% de lo que cuesta potabilizarla. El Estado se hace cargo del 70% del servicio y 30% lo cubre la empresa con ingreso de recaudación.

Gas

En el caso del gas, el registro permitió identificar a los usuarios que han solicitado mantener subsidios de acuerdo con su ingreso familiar y situaciones particulares:

Nivel 1: mayores ingresos y gente que no solicitó su registración.

Nivel 2: menores ingresos registrados. Provisoriamente se incluirán beneficiarios de la tarifa social.

Nivel 3: ingresos medios.

En el Nivel 1 quedaron 269.725 usuarios; en el 2, 2.880.090; y en el 3, 2.599.550.

Aclararon que "la cantidad de gas demandada por los hogares no se encuentra relacionada con el nivel de ingresos y se vincula directamente con condiciones climáticas, cantidad de participantes del hogar, características constructivas de la vivienda y la eficiencia de los equipos domésticos".

"El consumo de gas por redes en los hogares ubicados las regiones más frías del país duplica al de regiones templadas", explicaron.

Pero en casos más extremos, como es entre la provincia de Santa Cruz y la ciudad de Buenos Aires, la diferencia es de 11 a 1.

Este diferencial se explica centralmente por el uso de calefacción requerido para climatizar los ambientes del hogar y es determinante para conservar la salud y garantizar la supervivencia de sus integrantes.

Al Nivel 1 se aplicará la quita total del subsidio para todo el consumo, con un aumento del 167%. A los del Nivel 2 se les mantiene la tarifa vigente.

En el Nivel 3, se subsidia un volumen equivalente al 70% del promedio de los umbrales mínimo y máximo de cada categoría y subzona. El excedente aumentará 167%.

Los aumentos para los Niveles 1 y 3 se aplicarán gradualmente en 3 bimestres (a partir de los consumos del 31 de agosto, octubre y diciembre).

En marzo de 2022 se aplicó un incremento del 20,1% en la factura promedio para usuarios residenciales por variaciones en la remuneración al servicio de transporte y distribución de gas.

En junio de 2022 se autorizó una suba del precio del gas para los usuarios no beneficiarios de la tarifa social, que significó un impacto en la factura promedio del 18,5%.

Los aumentos por quita de subsidios se aplicarán de manera gradual por bimestres a partir de septiembre (noviembre y enero posteriormente), implicando una suba promedio cercana a los $500 por mes por escalón, y $1.500 acumulado en los 3 bimestres.

Según el Rase, se han anotado 8.890.998 usuarios de energía eléctrica, En el Nivel 1, 399.156 (4,49%); en el 2, 5.040.120 (56,69%); y en el 3, 3.451.722 (38,32%).

Se aplicará un tope de consumo de 400 kWh mensual por hogar para mantener la tarifa con subsidio.

Y otro de 550 kWh para las localidades que no cuenten con gas natural por redes.

Agua

En el caso del agua, actualmente se cuenta con 11 coeficientes zonales definidos que permiten administrar la carga tarifaria de manera progresiva, generando un sistema de subsidios intratarifarios entre los usuarios con distintos niveles socioeconómicos, conforme los criterios previstos en el marco regulatorio.

En el caso de la Capital Federal y Gran Buenos Aires se realiza la quita del subsidio en tres zonas que Aysa agrupó de acuerdo con su código de zonificación que tiene en su marco regulatorio.

Los usuarios del nivel alto tienen quita total del subsidio desde 1 de noviembre.

Los usuarios de medio y bajo tendrán una quita en forma progresiva y se sacará en forma definitiva en marzo del 2023. Los bajos continúan con un 15% hasta mayo de 2023.

Quienes tienen tarifa social quedan afuera de este esquema.

Un ahorro de 47.500 millones de pesos en lo que resta del corriente año, la mitad del calculado

El ahorro fiscal por la quita de subsidios a las tarifas de electricidad y gas será de unos $47.500 millones en lo que resta del año, la mitad del calculado inicialmente, que rondaba los $110.000 millones.

La secretaria de Energía, Flavia Royón, brindó esa estimación en el marco de la conferencia de prensa para anunciar cómo queda la segmentación de tarifas.

"Estamos pensando en tarifas justas", remarcó. Aseguró que la solicitud para pedir subsidios "sigue abierta", pero destacó que van a trabajar en "la identificación de aquellos que no se inscribieron" y necesitan el subsidio.

La secretaria de Energía estimó que el ahorro fiscal será de $47.500 millones para 2022 y de $455.000 millones según la base anualizada.

“Esto es más de lo presupuestado originalmente, cuando se arrancó el tema de la segmentación porque se estimaba que solamente el 10% no iba a solicitar el subsidio y hoy tenemos en energía eléctrica 4,5 millones de usuarios aún no inscriptos y 3,5 millones en materia de gas", agregó.

Por su parte, Federico Bernal, al frente del ente de contralor Enargas, dijo que el nuevo esquema "tiene que ver con el ordenamiento tarifario con criterio federal y comprensión climática".

Bernal precisó que el aumento de la tarifa de gas para los que pierdan el subsidio será del 167 por ciento.

Por su parte, el subsecretario de Energía Eléctrica, Santiago Yanotti, dijo que "se busca incentivar el ahorro del recurso, no llegando a medidas tan drásticas como están tomando algunos países".

En cuanto a la energía, Royón precisó que a aquellos que no pidieron el subsidio se les retirará el 20% total del subsidio en una primera etapa. Mientras que los que llenaron la planilla pagarán la tarifa plena hasta el consumo de 400 kWh.