En ese marco, el jefe de Estado sostuvo que "esta ley reivindica la cultura del encuentro". En ese sentido, destacó que la iniciativa es el resultado de un trabajo desarrollado en el último año y para el cual se ha intentado conciliar intereses, a través del diálogo con distintos sectores.

Del acto de ayer por la tarde formaron parte representantes del sector empresarial y dirigentes sindicales, como así también referentes de organizaciones vinculadas al sector productivo. La Mesa de Enlace, que el martes mantuvo una reunión con funcionarios nacionales, no asistió a la actividad de ayer.

Fernández aseguró que con esta normativa se busca "que la Argentina pueda crecer, pueda avanzar y que todos tengamos oportunidades de crecer y desarrollarnos". Y agregó: "No necesitamos un país en el que unos ganen y millones pierdan".

Luego de la presentación realizada por el ministro de Agricultura, Julián Domínguez, el presidente Fernández remarcó que es necesario atender a todos los sectores de la cadena productiva y señaló que el Banco Mundial puso a disposición 500 millones de dólares para tareas como la agricultura familiar o la producción orgánica.

Anuncio del presidente Alberto Fernández junto a la vicepresidenta Cristina Fernández

"Algunos han usado la pandemia para dividirnos y hoy quiero que todos volvamos a terminar con el desencuentro, dejemos de lado a los cultores del no, a los cultores del no se puede, la pandemia alguna enseñanza nos tiene que haber dejado, la enseñanza de construir el país que queremos", expresó.

"Los convoco a decir sí, hagamos la Argentina que nos merecemos", concluyó.

Qué prevé la iniciativa

La iniciativa apunta a incrementar las exportaciones de bienes y servicios del sector, aumentar el ingreso de divisas y alcanzar la meta de 200 millones de toneladas de producción de cereales, oleaginosas y legumbres en 2030, precisaron ayer por la tarde fuentes oficiales.

El proyecto tiene como eje consolidar a nuestro país como líder agroalimentario y agroindustrial en un mundo que demanda cada día más alimentos y acompañar al sector para la creación de 700 mil puestos de trabajo de calidad hacia 2030, con reglas claras y de largo plazo que aseguren estabilidad y generen confianza.

También se establecerán beneficios fiscales e impositivos para los productores y de esta forma se busca incentivar la inversión de las distintas cadenas agropecuarias. Se establecerán cinco criterios (producción, empleo, ventas, exportaciones e inversiones) para establecer las líneas base de la incrementalidad.

El proyecto original propuesto por el sector privado tenía como objetivo principal un incremento en las exportaciones de los diferentes complejos agroindustriales hasta llegar a los US$ 100.000 millones, sumado a la creación de 700.000 puestos de empleo.

Ahora, esta iniciativa estará focalizada en aumentar las inversiones del sector a través de incentivos, como amortizaciones aceleradas.