Villa María | alegatos | condiciones | testigos

Continúa el juicio por el asesinato de una mujer en barrio Las Playas

Fue llevada a cabo la segunda instancia ayer, hoy continúan con la declaración de un vecino y médicos que intervinieron en la autopsia de Elena Mercedes Luna. Familiares y amigos piden que resuelvan el caso para que ella "pueda descansar en paz"

Continúa hoy el juicio por el asesinato de Elena Mercedes Luna (47) en barrio Las Playas el pasado 15 de febrero de 2020.

El único acusado es José Domingo Pérez (56), con quien mantendría una relación desde hace varios años.

En esta jornada declarará un vecino de Luna y dos médicos que intervinieron en la autopsia. Los alegatos y la sentencia se darán a conocer el martes.

La audiencia comenzó a las 15:30 y en ella comparecieron varios testigos, entre ellos peritos y dos policías que estuvieron aquella noche.

Detrás de las vallas estuvieron familiares y amigos de Mercedes que pidieron justicia para que ella “pueda descansar en paz”.

Entorno

Varios de los presentes fueron testimonios claves el lunes, que permitieron reconstruir el entorno de la mujer.

La hermana de ella, Gladys del Valle Luna, entre lágrimas aseguró: “Quiero que se haga justicia, es lo único que pido para que ella esté en paz”.

Quebrada, exteriorizó que como a su hermana no podrá verla jamás, espera que él “no salga nunca más” de prisión.

Contó que la impotencia es la negación por parte del acusado sobre su relación con ella. Además, narró que después de su muerte lograron saber “todo el sufrimiento” de ella.

“Ese es el gran dolor que yo tengo, no pude saber que ella estaba pasando una situación de tantos años, donde era maltratada, le pegaba, le tenía que dar la plata que ella hacía y que le cortaron la luz de la casa”, exteriorizó.

La entrevistada recordó que su hermana les prohibía el acercamiento a su casa y apuntó que sería una decisión emitida por Pérez.

“Mi hermana terminó en un monte, con condiciones inhumanas. Esa es la impotencia que tengo hoy. La forma en que la vi tirada, golpeada, destrozada”, recalcó.

Por otro lado, mencionó que declaró el lunes y reveló que vio cómo Luna se retiró dinero del corpiño y se lo dio a él cuando llegó en moto a su casa. “Él era el proxeneta”, remarcó.

Añadió que sacaron la cuenta y son alrededor de 27 años los que su hermana y el acusado se conocían. “Tenía fotos y pruebas de que era así, porque compartía mucho con nosotros”, garantizó.

Su amiga, que es referente de la ruta y actualmente agente sanitaria que trabaja con mujeres de la calle, Karina Cisneros, expresó que recordar a Mercedes la puso muy mal.

“Hace del miércoles pasado que me enteré del juicio y siento un nudo, una impotencia y un montón de sentimientos que me recuerdan a ella”, expuso.

Dio a conocer que por más de 25 años compartieron risas, llantos, salidas, bailes.

“Después nos enteramos todo esto que ella estaba viviendo, nadie sabía nada de lo que estaba pasando”, declaró.

En torno a la amistad, Cisneros consideró que Mercedes Luna evitó contarle porque más de una vez ayudó a mujeres a salir de esa situación.

“Me vio más de una vez que llevé a chicas de la noche a mi casa, las tenía un tiempo con mi familia en La Pampa para que el fiolo no las buscara y las lastimara”, precisó y agregó: “Sabía que yo hacía cualquier cosa, sin tenerle miedo nunca a nadie”.

En torno a su testimonio del lunes, Cisneros contó que lo miró por medio de la pantalla y le preguntó, con lágrimas en los ojos, por qué lo hizo.

“Queremos que esto termine de una vez para que ella pueda descansar en paz”, señaló y continuó: “Que sea perpetua, que no le den unos años nada más y tampoco que le reduzcan la condena por buena conducta. Que se pudra en la cárcel”.

Querella

La abogada querellante, Teodora Perassi, manifestó que la investigación fue impecable y que “hay un cúmulo probatorio interesante” que permite constatar lo sostenido.

La letrada indicó que el acusado manifestó tener una relación con Elena Mercedes Luna “dentro de un período”.

Sin embargo, destacó que por los testimonios y las contradicciones que tuvo, “se puede ver a viva luz ver que la tenían hace más de 20 años”.

“Desde el principio hasta el final él sabe perfectamente lo que pasó, a mi criterio”, expresó.

Por otro lado, consideró que la última audiencia “fue impecable la explicación que dio la parte técnica respecto a la llamadas e intercambios”.

Los peritos vinculados a la comunicación, según Perassi, hablaron de un patrón de comportamiento que fueron unas sucesivas llamadas.

“Entonces no quedaron dudas de que él tuvo comunicación. Quedó más que acreditado, a mi criterio, porque quienes deciden son los jurados”, detalló.

Otro testimonio fueron dos agentes policiales que presenciaron el hecho. El primero que hizo la recolección de información socioambiental con los vecinos aquella noche y que dio testimonio en el acta realizada luego del procedimiento.