Deportes | Alem | jugar | tiempo

"Disfruté ser campeón como técnico y jugador"

De su cosecha de logros, "en 1983 me pidieron evitar el descenso y dimos la vuelta olímpica"

Héctor Abate Daga tiene para escribir varios libros con su vida futbolística, que empezó en 1970 cuando “Chueco Alonso me hizo debutar en primera. Jugué con varios cracks. Pablo Buffarini y ‘Chopo’ Morales me hicieron entender lo que era Alem”.

Resaltó que “el mejor partido de mi vida fue uno de los primeros clásicos con Alumni. Perdíamos 3-1 en el primer tiempo. Buffarini se estaba retirando, y me dijo: ‘Pateá vos el tiro libre’. Yo le dije que a los tiros libres los pateaba él, y me contestó: ‘Desde ahora los vas a patear vos’. Fue un golazo”.

Sostuvo que “en el vestuario nos dijimos de todo, y en el segundo tiempo pusieron a 2 pibes por afuera, que armaron un lío bárbaro en la defensa de Alumni. El ‘Nene’ Miranda era insoportable, y nos había hecho un par de goles, pero se durmieron en los 45’ finales, y le ganamos 5-3. Yo hice otros 2 goles de penal, y esa noche terminamos todos en el Rincón de Alem, que era un viejo y recordado bar en el que terminábamos festejando los triunfos”.

Remarcó que “nunca me olvido de dos jugadores de Alumni, con los que tuve la suerte de jugar en la defensa de Alem. Uno es ‘Campana’ Martínez, que vino viejo y gordito a Alem, pero cuando fue al servicio militar le había quitado el puesto a Bilardo en Estudiantes. Por eso en vez de jugar de volante en Alem, se paró de último hombre, yo fui de 6, y ‘Pipío’ Martínez de 5. Nos raspábamos y él con su jerarquía las sacaba a todas. El otro fue Esteban Massini. Al ‘Bocha’ lo habían dejado libre en Alumni”.

Manifiesta que “lo fui a buscar para que volviera al fútbol en Alem y salimos campeones. En 1983 nos habíamos desarmado tras el bicampeonato que ganamos 1980 y 1981 con Mario Requena. Me pidieron que no descendiéramos”.

Señaló que “me enojé tanto, que empecé a hablar con ‘Mono’ Mazzini y le pedí que jugara de 5. Carlitos Suárez de 8. Lo puse a Formosa de 4, y al ‘Bocha’ Massini de 6, a mi lado. De 3 jugó ‘Tato’ Blanda. Promoví a Bonetto, ‘Fito’ Santi y Ricardo González. De 10 jugó ‘Cacho’ Machado. Le ganamos 2-1 a Colón y fuimos campeones. Fue mi primer título como DT, y el último de jugador. Quizás ese fue el título que más disfruté”.

Indicó que “dejé el fútbol un día de invierno. Fue en 1989. Fui con el bolsito como siempre una hora antes a entrenar. Me senté en el centro de la cancha, y miré los dos arcos. Tenía para jugar varios años más, porque no tuve lesiones serias, pero el equipo andaba mal, y ya no tenía las mismas ganas de entrenar. Me acordé de Buffarini, y pensé que era tiempo de dejar lugar a los pibes. Me fui al vestuario, y al primero que se lo conté fue al utilero, después a mis compañeros, y les dije que mi sucesor era Formosa, y que Ruiz debía ser el 4. Víctor fue un crack. A su lado podía jugar 5 años más. Dirigí a ese equipo, pero ya no jugué más”.

Los últimos gustos de su historia

Remarca que “1993 me vinieron a buscar porque Alamo se había ido. Tenía un equipazo, y lo agarré con algunas dudas, pero había un gran equipo, y ganamos por penales después de esas 3 finales contra River Plate. Hacía 10 años había logrado el último título como DT y jugador. Ahora repetía como DT”.

Agregó que “el primer título en 1976 fue muy especial por ser el primero. El bicampeonato con Mario Requena también me marcó, porque falleció mi hija antes de la final. Mario Requena me convenció para que fuera, y ganamos 1-0 con gol de Jorge Gianandrea. Le dije a Mario que yo había cumplido, pero no fui a festejar”.

Explicó que “el Provincial en Colón fue otra gran experiencia, y con San Lorenzo en Las Perdices la pasé muy bien, como en La Palestina. Pero en Alem me fue bien”.

Por último, recordó: “En AFUCO gané muchos torneos. Sabas Unzueta me propuso representar a la Peña de Boca en un torneo en La Bombonera. Quaglia nos dio todo pago. Le ganamos la final a Río Cuarto, y dimos la vuelta en La Bombonera”.