Deportes | Alem | tiempo | visita

Domingo de gloria del "león"

Alem jugó muy bien, y aunque recién en el complemento lo plasmó en el resultado, terminó goleando 4-0 a Unión Social de Alto Alegre y accediendo a la punta de la zona "A". Anotaron sus goleadores: Albiero 2 y Brusa 2

Alem trepó a la punta de la zona del torneo Apertura de la Liga Villamariense de Fútbol, al golear 4-0 a Unión Social de Alto Alegre en “La Leonera” villanovense.

La tarde fue redonda para los dirigidos por Mauricio Morales, que aprovecharon que el líder Argentino debió postergar su partido (por casos de Covid-19 en su rival, Unión de Arroyo Algodón), y al imponerse en el duelo de escoltas, se apoderó sin compañía de la cima.

Claro que además lo hizo proponiendo de principio a fin, con un elogiable volumen de juego, y gestando cuantiosas situaciones, incluso en el primer tiempo, en el que erigió en figura al arquero Juan Cruz López.

Recién trasladó al resultado su supremacía en el complemento, cuando los de Alto Alegre sintieron el cansancio y las ausencias (el miércoles igualaron 0-0 en Plaza Ocampo ante River Plate, y sufrieron 4 expulsiones), y ya no pudieron resistir el 0-0 que se explicaba en la gran actuación de su arquero.

La realidad indicaba que ambos reunían 4 puntos (un triunfo y un empate), pero no hubo paridad en la cancha. Tampoco deberá considerarse que Alem está 4 goles sobre Unión Social, porque los de Marcelo Orellana otorgaron ventajas físicas y de ausencias muy notables en su rendimiento.

El primer tiempo mostró a “león” predispuesto a atacar, y a su rival abierto a contestar. Pero mientras Alem no tardó en demostrar que tenía variantes y fundamentos para ir a buscar el partido (generó 9 situaciones en 45’), la visita evidenció el manejo pulcro de Braian Verón, y su pegada en las pelotas detenidas para inquietar a Gómez.

A los 4’ Juan Cruz López ya le había tapado dos claras situaciones a Brusa, que fue bien abastecido por Fava y Leroux, que a continuación falló al definir en el área y terminó abasteciendo a Martínez, que elevó su intento, para completar 10’ en los que el “león” sometió a la visita.

Unión Social hizo pie a partir del manejo de Verón, que con tiros libres hizo actuar a Gómez (Cena desvió un frentazo, en su único arribo). Ajustó las marcas Agustín Fernández, Diego Molina intentó controlar a Brusa, que perdió su tercer duelo ante el arquero a los 24’, tras pase de González.

Alem, desde la propuesta táctica (3-3-2-2) fue al frente como loco, pero al no convertir, fue desesperándose y frustrando sus intentos. Albiero no pudo con López pese a definir en el área chica (25’) y Passerini tuvo dos situaciones claras, pero el arquero se lució en la primera al taparle un frentazo, y luego rechazó en vez de definir en el borde del área chica.

Por juego y por situaciones, Alem debió irse al descanso en ventaja. Sin embargo, Unión Social se mantuvo en partido, y ni siquiera Leroux (jugó en alto nivel, pero desvió los dos últimos intentos) pudo con López.

En el complemento la figura de Tomás González se agigantó en el medio. Cortó, limpió y hasta se soltó en ataque, permitiendo que Pablo Fernández y Leroux sólo se ocuparan de gestar para Brusa y Albiero, que además recibían de Fava y Martínez, que ganaban sus duelos por los costados. Por ello, Orellana retrasó a su hijo Lautaro como volante por izquierda, lo que le permitió una vía de escape al encierro al que lo sometió el “león”.

No tenía escapatoria Unión Social, porque la presión de los volantes de Alem, le cortaba los circuitos a Verón con los puntas, y al no contar con socios para la gestación, los volantes de Unión Social sólo retrocedían para sumarse a la resistencia de una defensa que tuvo serios problemas. López ya no pudo sostener el 0-0.

Si bien en el primer tiempo Alem estuvo negado para el gol, llegarían todos juntos en el complemento.

La historia sólo pudo cambiar si el juez hubiese juzgado de expulsión un cara a cara de Pedernera con Agustín Fernández (se tuvo que ir a lavar la cara, mientras el juez amonestó a 3 jugadores visitantes por protestar) en el final del primer tiempo, pero en el juego no hubo equivalencias.

Aunque al árbitro se le pidió penal en una jugada en la que acertadamente cobró afuera del área, la visita no tuvo excusas, ni argumentos para sostener a un adversario que manejó la pelota a placer. Si le faltó contundencia en el primer tiempo (jugó mejor que en el segundo), la tendría luego.

A los 10’ se acabó el sueño de la visita, porque Albiero desbordó y envió un centro que García le bajó de cabeza a Brusa, que con un puntazo bajo “se sacó la mufa” en los mano a mano ante López, que fue a buscar el balón al fondo del arco (lo habilitó Soria, que acalambrado debió salir).

Con el ingreso de Lautaro Orellana la visita se adelantó y propuso un cara a cara, y aunque favoreció al espectáculo, el “león” lo lastimó con las garras de sus dos delanteros.

González salió limpio, y Albiero encontró enormes espacios por izquierda para llevarse el balón hasta el área y someter a López, que aunque desvió, no logró impedir la segunda caída de su valla.

Restaban 20’, pero el duelo se había terminado. No había resto físico, ni variantes de peso en Unión Social para revertir la tendencia del juego, ni el resultado.

Alem se floreó con los pases quirúrgicos de Leroux, una rabona de Pablo Fernández, el aire renovado que aportaron los ingresados juveniles Pereyra (hijo de Luciano), Fernández (hijo de Pablo), Heredia y López (hizo 2 goles en la reserva). Siempre fue por más, y la goleada llegaría inexorablemente.

A los 37’, una gran corrida por izquierda de Lautaro Pereyra, con asistencia incluida, fue enviada a la red por Albiero. A los 38’, una solitaria corrida por derecha de Leroux, con asistencia incluida, fue enviada a la red por Brusa. 4-0.

Unión Social no tenía físico para terminar de pie un partido en el que resistió sólo un tiempo. Pedía clemencia, como los dirigentes de Alem, al que la policía le cerró las puertas impidiendo que vendiera más de 100 entradas (¿así podrá repatriar a “Panzón” Márquez, Gozzerino y Ricardo Juárez?).

En lo futbolístico, llegó a la punta en un Domingo de Gloria.