Deportes | Alem | Alumni | morales

Estaba cantado: hubo tregua

Alem y Alumni empataron sin abrir el marcador en "La Leonera", ante más de 1.300 espectadores. Hubo varias situaciones de gol y pasajes atractivos de juego, pero el punto les servía a ambos para seguir punteros e invictos

Los clásicos se ganan. Cuando no se pueden ganar, no hay que perderlos. Y cuando ambos marchan invictos y en la punta de diferentes zonas, hay que empatarlos.

Estaba cantado, y aunque se tienen ganas, hubo tregua. Es cierto que no hubo pacto de no agresión, y casi termina en escándalo cuando ingresaron al vestuario y se produjeron algunos incidentes entre los protagonistas, pero en el campo de juego supieron negociar.

Alem y Alumni empataron 0-0 en “La Leonera” villanovense, donde más de 1.300 espectadores le otorgaron un marco multitudinario a un duelo que se quedó en amagues. Ya volverán a encontrarse...

Alumni pareció tener más variantes de juego, pero Alem se las ingenió para gestar situaciones tan claras como las de su rival, pese a que el partido que disputó entre semana ante San Lorenzo en Las Perdices se hizo sentir físicamente y terminó más cansado que un rival que fue de mayor a menor.

La sacaron en la línea

El primer tiempo fue interesante, porque salieron a buscar el arco de enfrente, y ofrecieron un comienzo de partido con intensidad y arribos producto del juego.

Alem llamó a intervenir a Scalzo antes del minuto, cuando el arquero le contuvo un intento a Fava, tras una jugada rápida y bien elaborada en la que López cedió el balón para que el volante probara desde el borde del área.

La respuesta de Alumni no se hizo esperar, y Morales voló para enviar al córner un bombazo desde 25 metros de Kranevitter.

Alumni pretendió, y lo lograría, tener la pelota. Claro que Alem se paró de contra y gestó la situación más clara del partido cuando Fuente le bajó el balón a Claudio Díaz, quien dejó atrás a Arce (suplantó al lesionado Molina) y en el área definió suave sobre el cuerpo de Scalzo, pero en la línea salvó Chupetini despejando de cabeza.

Iban 6’ y, aunque el juego se hizo friccionado, y Delgado estuvo más cerca de convertir que Martínez en intentos de tiros libres, Alumni dispondría de un arribo tan claro como el de Alem.

A los 27’, el balón circuló de derecha a izquierda, hasta que Juan Galleguillo profundizó, se filtró en el área y sacó un misil, que Morales tapó, pero dio rebote. Martini atropellando le dio destino de red al balón, pero Elhall se estiró para despejar en la línea (el balón no alcanzó a ingresar en su totalidad).

A esos 27’ cargados de emociones sólo les faltó el gol. El final fue deslucido, porque faltaron llegadas. Ambos tomaron más recaudos y, aunque la visita tuvo más vértigo por las dos bandas con Galleguillo y Bustamante, Delgado fue bien marcado por González y el empuje de Kranevitter no alcanzó para que Martini y Arbarello pudieran quebrar el firme vallado defensivo del “león”, sostenido por la dupla Martínez - Fernández.

También los laterales del “león” cumplieron (Candellero y Elhall), por lo que Alem dejó de sufrir, y sin poder llevarle el balón a Díaz, se las ingenió para refugiarse y contener los embates del rival.

Descansaron, refrescaron sus libretos y volvieron a atacarse en el complemento. A los 3’ un centro de Galleguillo para Arbarello encontró una atenta reacción de Morales para salvar su arco.

Sin embargo, Scalzo debió lucirse para negarle el gol a Fava, que lo fusiló tras robarle el balón a Chupetini, en una distracción que pudo costarle muy cara.

Alumni hizo valer su mayor caudal de juego en el medio campo y con la movilidad y buena técnica de Martini inquietó cuando le cedió la pelota a Bustamante, que en el área elevó (6’).

Alem esperó agazapado para salir de contra y lastimar con Díaz y Fuente, pero perder el balón lo retrasó demasiado, y en su área soportó a un Alumni que tuvo dos claras con cabezazos desviados de Rojas y Depetris.

La oportunidad con la que soñaba Alem llegó a los 15’, cuando Fuente fue a buscar un centro de Díaz, pero Chupetini lo agarró. El juez no sancionó el penal.

Los cambios no beneficiaron a Alumni, que en su intento de sumar más variantes perdió precisión y se perdió en la lucha con los ingresos de Peñaloza, Santoni, Facundo Arbarello y Bencivenga, que realizó una buena jugada, pero definió a las manos de Morales (33’).

Alem, muy cansado, emparejó el duelo en el medio con los ingresos de Rosales y Pereyra. Con más personalidad y empuje que piernas, lo buscó hasta el final con las pelotas detenidas de Díaz. Pero faltó el gol.

Estaba cantado: hubo tregua.