Deportes | Alem | hinchas | equipo

"Un abrazo del alma con el hincha"

Pablo Fernández consideró: "El clásico es un partido aparte, especial. La gente de Alem nos preguntaba si se podían comprar entradas anticipadas, pero no podrá ir. Será muy raro jugar sólo con simpatizantes de Alumni"

Pablo Fernández se mostró molesto porque mañana a las 16.30 se reeditará el clásico del fútbol local en cancha de Alumni, pero no podrán acudir hinchas de Alem.

“Me sorprendió que se juegue el clásico sin público visitante. La gente nos preguntaba el lunes si se podían comprar entradas anticipadas. Alem está puntero, invicto y querían ver el partido. Ahora los dejaron sin clásico sólo a nuestros hinchas”, acotó.

Si bien envió un mensaje para que los hinchas de Alem no concurran al predio de Alumni y que entiende que es una decisión por el cuadro sanitario complicado, el capitán “león” dijo: “Es raro. Duele que la gente de Villa Nueva no pueda ir, pero si no hay manera, hay que entenderlo. Nunca jugué un clásico con 100 hinchas rivales. Nunca jugué un partido en Alem sin nuestros hinchas. Me parece que se le podía encontrar una vuelta, y espero que sea sólo por la pandemia”.

Consideró que sin público visitante “será un clásico distinto. Después de un año sin fútbol la gente de Alem apoya al equipo. Trataremos de ganar el clásico para seguir en la punta y darnos un abrazo simbólico con la gente. Será un abrazo del alma”.

Insistió en que “llegamos en un muy buen momento futbolístico. Va a ser raro sin nuestra hinchada. Estamos en pandemia, pero otros clásicos en la región se jugaron con público de los dos clubes. Alumni tampoco sale beneficiado, porque pierde plata. Ojalá haya algún cambio, de lo contrario lo tomaremos con idéntica responsabilidad. Ante la adversidad, habrá que estar mejor que nunca y dejar todo por esa gente que nos alienta siempre, y seguro lo hará desde sus casas”.

Indicó que “estamos jugando bien. No somos el Barcelona ni el City, pero estamos bien, y los resultados no se dieron por casualidad. Cuesta ganar 4 sobre 5 partidos en nuestra Liga. Y más cuesta encontrar un buen funcionamiento tras un año de inactividad. Algunas piezas cambiaron, se promovieron a varios pibes que entraron y respondieron. Hemos ganado partidos duros, creando muchas situaciones, no a los ponchazos, ni tirando pelotazos. Cuando se juega mal, es difícil estar arriba. Estamos respondiendo a lo que pide el DT. Alem es protagonista y está jugando bien”.

Aseguró que “el jugador de Alem deja el plus, ama a esta camiseta. Pero además este equipo está jugando buen fútbol. Meter está en el ADN nuestro. Pensé que nos iba a costar jugar por el parate, pero estamos precisos y jugando por abajo. Estamos con confianza”.

A su entender “los clásicos son partidos aparte. Venimos bien, pero si no jugamos como se debe jugar un clásico, podemos pagarlo caro si tenemos un mal día. Alumni es un equipo que impone su dinámica, y hay que manejarle la pelota, ser ordenados y trabajar el partido. Encontramos un funcionamiento y el grupo es muy solidario adentro y afuera de la cancha”.

Sobre su posición dijo: “Jugué de central contra Playosa porque la experiencia te permite leer los partidos. Contra River Plate sufrimos la expulsión de un defensor e íbamos a resignar a un delantero. Le propuse a Chopo (Morales) ir yo atrás para no gastar un cambio en el primer tiempo. Contra Playosa intentamos repetir, pero perdimos la pelota en el medio. Metió mano y me devolvió a mi puesto”.

Está jugando más adelantado. “Con Maxi (Leroux) nos entendemos bien, y apareció Tomy (González) en un gran nivel. Ya me queda poco hilo en el carretel, y es bueno saber que hay chicos que vienen muy bien en la reserva e inferiores. Mauri (Morales) me liberó para que ayude a crear juego, y hago lo mejor que puedo. Me siento feliz en este equipo”.

Remarcó que “sigo jugando porque veo que puedo correr a la par de mis compañeros, y completar los partidos sin dificultad física. La cabeza ayuda, el grupo está unido y el equipo funciona. Todo ayuda para que día a día siga con las mismas ganas de jugar y de entrenar”.

Otro motivo fue “jugar con Nahuel (su hijo). Fue muy especial. El día que él debutó, yo no lo disfruté. Estuve pendiente de él, para que le salieran bien las cosas. Hizo méritos para debutar, no fue por mí, ni por mi amistad con el DT”.

Añadió que “recién con el paso de los días entendí que no es habitual jugar con tu hijo en la primera de Alem. Nunca me lo imaginé, y me siento un privilegiado. Es un orgullo poder jugar con Nahuel con esta camiseta que tanto amamos. Es un sueño incomparable”.

Recordó que “mi hijo compartió vestuarios conmigo. Tiene una foto del Provincial 2015 conmigo, estuvo a mi lado en las derrotas, que siempre son más que las victorias en el fútbol. Lo vi jugar en el baby, en inferiores, pero le perdí el rastro en 2019 porque fue a Rivadavia. En 2020 volvió, y me sorprendió en las prácticas, pero el torneo no se jugó. Este año arrancó bien, y lo veo con muchas ganas. Tiene claro lo que quiere, y nunca le metí presión. Me di un gusto grande al poder jugar con mi hijo. Fue un sueño, uno de mis logros más importantes en el fútbol”.

Remarcó que “la camiseta de Alem obliga. Es un club grande, con la hinchada más popular. Hay que dejar la piel en la cancha con esa camiseta. La gente es muy pasional, y ojalá no tomen mal esta decisión de no poder concurrir al clásico. Más allá de la bronca, deben comprender que estamos ante un torneo muy especial. Nos brindaremos al máximo para que este clásico distinto, termine con nuestra gente festejando. No estaremos juntos, pero sabemos que van a estar alentándonos, como siempre. El hincha de Alem es gente muy sanguínea, y nos daremos un abrazo del alma”.