Villa María | alquileres | contratos | Ley

Bajo la nueva ley, el precio de los alquileres aumentó 41% en un año

Así fue confirmado por el Banco Central, tras publicar el Índice para contratos de Locación. Desde inmobiliarias entienden que la suba es mayor a lo que se aplicaba con anterioridad, que rondaba el 15% de manera semestral

Desde que entró en vigencia la nueva ley de alquileres, las actualizaciones en el precio de los alquileres se llevan a cabo de manera anual y a través del Índice para contratos de Locación, que es un registro establecido de manera mensual por el Banco Central y que equipara en partes iguales la remuneración promedio de los trabajadores estatales con el Índice de Precios al Consumidor.

Con esas variables, todos los contratos que rigen desde julio de 2020 aplican sus actualizaciones cada 12 meses. Ante ello, al cumplirse el primer año de vigencia de la normativa, el aumento previsto a partir de ahora hasta junio del año próximo es del 41%, una cifra que en las propias inmobiliarias consideran elevada y que incluso es mayor al esquema de actualización anterior.

“Indudablemente para el inquilino es un aumento importante y que se siente”, sostuvo Efraín Vargas, de Vimar Propiedades, quien reconoció que el impacto es mayor al esquema que se utilizaba anteriormente, de actualización semestral. “Es más de lo que en realidad se venía poniendo”, destacó.

Ningún beneficiado

“Ahora se utiliza la actualización del Banco Central, pero anteriormente se hacía cada 6 meses y –en general- el incremento era del 15% semestral”, insistió. Y fue directamente sobre la normativa al recordar que fue impulsada directamente desde las cámaras de inquilinos: “Ya habíamos adelantado en su momento que no iba a ser beneficioso para nadie, ni para el inquilino ni para el propietario. Es una ley que no deja conforme a nadie, pero lamentablemente salió”.

Remarcó que el inquilino “lo sentirá porque el aumento es importante, pero además, con un 15% de incremento cada 6 meses, había una previsibilidad ya que esa persona sabía cuánto empezaba pagando y cuánto terminaba, a los dos años. Ahora es a tres años y no se puede determinar cuánto termina pagando”.

Insistió en que la situación actual es compleja y fue más allá al considerar que “la renta por alquileres es históricamente la más baja, o sea que los propietarios no están conformes con lo que cobran del alquiler. Pero además los impuestos están altos, más lo que deben tributar en Afip porque se tiene que inscribir el contrato; lo de Ingresos Brutos que se paga en provincia. Entonces la realidad es que todos quieren rasguñar de los contratos y el hilo se corta por lo más fino con los inquilinos pagando”.

Con el índice ya fijado, desde las inmobiliarias se comunica a los inquilinos el incremento que deberán afrontar desde el presente mes y que regirá hasta junio de 2022, inclusive.

Precios bajos

Vargas consideró que sería “imposible de alquilar una propiedad a los valores que debería tener. Este es un mercado muy sensible, y entonces cuando se lo toca suceden situaciones”. Al consultarlo sobre el impacto de este tipo de decisiones en el mercado local, reconoció que se “retrajo lo que hay en alquiler, no es la misma cantidad de inmuebles que había antes e incluso hay gente que directamente decidió no alquilar”.

La decisión que algunos propietarios tomaron se debe, a su entender, “a la falta de previsibilidad” haciendo alusión a que alquila un inmueble a un precio, pero no sabe el valor que cobrará una vez cumplido el primer y segundo año. “Hay gente que decidió incluso poner la propiedad a la venta, que es algo que está ocurriendo. Entonces hay menos inmuebles en alquiler, lo que tiende también a un alza en el precio”, dijo.

Abordado sobre el precio de las viviendas para alquilar, Vargas explicó que “la realidad es que la renta está por debajo de lo que debería. Históricamente era el 1% mensual de renta y hoy se está hablando de un 0.20 o 0.25%, con mucha suerte. Entonces es un valor muy bajo, pero además a ese importe hay que sumarle los impuestos y todo lo demás”.

La normativa nacional

La Ley Nacional de Alquileres -27551-, vigente desde hace más de un año, contempla diferentes aspectos entre los que se destacan que los contratos tendrán una duración mínima de tres años, el inquilino sólo deberán afrontar un mes de depósito, pero además las actualizaciones del monto del alquiler se realizarán cada 12 meses.

También contempla facilidades a la hora de la presentación de garantías y obliga la inscripción del contrato en Afip. Otro de los aspectos en beneficio de quienes alquilan es que no deben afrontar impuestos o tasas de la propiedad. Pero, además, en caso de rescisión una vez transcurridos los seis meses y alertado el propietario con tres meses de anticipación, no corresponde el pago de indemnización hacia el dueño de la vivienda.

IMG_20210701_150902.jpg