Villa María | Alta Gracia | René Bosio | Chofer

El caso del chofer sigue dando que hablar: un costado emprendedor, una identidad falsa y antecedentes

Tras la detención del taxista en San Juan, salieron a la luz varios datos de él, entre los que se destacan su verdadero nombre, su nacionalidad y un pasado delictivo que lo vincula a Corrientes

El caso del taxista que se borró de Villa María y que fue detenido este lunes en la ciudad de San Juan sigue arrojando datos interesantes, algunos un tanto curiosos, como por ejemplo su costado emprendedor, y otros más bien peligrosos relacionados a un pasado delictivo.

No dejan de sorprender las historias que se desprenden del trabajador del volante que, al parecer, mintió hasta en su identidad como así también en su nacionalidad.

Consultado por varios periodistas, el fiscal a cargo de la causa, René Bosio, compartió ayer cuál era el verdadero nombre del taxista fugado, quien para los villamarienses que lo conocían se llamaba Pablo Antonio Rivero.

“La identidad de esta persona sería Moises Aaron Guerrero Hernández”, afirmó este martes el magistrado, al tiempo que dijo que no se trataría de un ciudadano argentino, sino chileno. “Ese es el nombre con el que se identificó allá (en San Juan) y el que figura en el pedido de detención y paradero de Corrientes”.

Otra novedad que salió a la luz tiene que ver con sus antecedentes penales. Según el fiscal, el chofer, que ahora parece llamarse Moises Aaron Guerrero Hernández (hasta que se descubra una o más identidades) tiene un pedido de detención y paradero en el Juzgado de Ejecución de Condenas de Corrientes, solicitud que data de abril del 2022.

“Vamos a pedir el informe del Registro Nacional de Reincidencia, el que arrojará si es una persona que cuenta además con otro tipo de antecedentes”, sumó.

Vale aclarar que Guerrero Hernández fue detenido por orden de la Justicia local en horas de la tarde del lunes, en la ciudad de San Juan. Hasta el momento, está imputado por el delito de estafa.

Según pudo saber este medio, el sujeto de nacionalidad chilena se encontraba junto a sus familiares, con quienes previamente estuvo de paseo por localidades turísticas de Córdoba, como son Villa Carlos Paz y Alta Gracia.

Ante la prensa, Bosio confirmó el secuestro del celular del individuo. No obstante, mencionó que el vehículo en el que se marchó -y que le pertenecía a un tercero- todavía no fue hallado.

La Fiscalía de Instrucción del Tercer Turno avanzaba ayer en todo lo relacionado a la extradición del detenido, quien permanecía en sede policial de San Juan a la espera de su traslado a Villa María, donde deberá someterse a la instancia de declaración indagatoria. En dicha oportunidad, el fiscal le hará conocer a Guerrero Hernández cuáles son las pruebas y los delitos que se le imputan.

Un costado emprendedor

Gracias a una entrevista que le realizó un colega del periódico Tiempo de San Juan, este medio pudo saber que mientras era buscado por la Justicia local, Guerrero Hernández se encontraba exhibiendo y vendiendo muñecos de terror en la peatonal de la ciudad de San Juan.

En esa nota, el ahora detenido contó que le apasionaba fabricar muñecos con temática de terror, los que eran dibujados y moldeados manuelmente con arcilla. Al periodista que lo entrevistó le mostró las figuras de Chucky y de su novia, del payaso de la película It y máscaras de Freddy Krueger.

También exteriorizó que realiza este tipo de manualidades desde chico. A su vez, comentó que estaba buscando una locación en donde poder presentar sus casi 30 juguetes, a modo de armar una especie de “casa del terror”.

Según pudo observar este matutino, la entrevista al emprendedor fue cargada tanto en la web como en las plataformas sociales el viernes 22 de julio, es decir, un día después de haberse radicado la denuncia en su contra.

Chuky.jpg