Provinciales | aluminio | capacidad | consecuencias

"El Gobierno debe negociar con el FMI con total y absoluta firmeza"

El economista cordobés José María Rinaldi opinó que la demora en el arreglo con el Fondo no es una debilidad del Ejecutivo sino una fortaleza. Y aseguró que llevará tiempo desmontar el sistema que alimenta la inflación

José María Rinaldi, economista y contador cordobés, integrante del Plan Fénix, señaló que la demora en la firma del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional no es una debilidad del gobierno de Alberto Fernández sino, al contrario, una fortaleza. El docente universitario indicó que deben lograrse plazos mucho más largos y que el organismo internacional tiene que asumir las consecuencias de haber otorgado un crédito político cuando aceptó prestarle a la gestión de Mauricio Macri 57 mil millones de dólares.

- ¿Cómo ve el panorama económico que vive el país, que combina tensión cambiaria, inflación alta, negociación con el FMI?

- La inflación es el gran talón de Aquiles de la política económica del Gobierno. El Gobierno tiene una política económica, está perfectamente definida. Es una remasterización de la política económica de los otros tres kirchnerismos, con alguna profundización en algunos aspectos, pero falta bastante. Es un modelo que tracciona por un lado la demanda, apunta a reactivar la economía, justamente porque eso genera un ciclo virtuoso en la recaudación, en el balance fiscal, en el gasto social, en el balance de pagos, en el balance externo y en el balance monetario. Los tres ejes principales son un tipo de cambio multilateral competitivo, que hasta ahora lo está teniendo, estamos llegando a los niveles récord de exportación que tuvimos hasta 2010-2011, un fuerte superávit comercial, que es importante porque genera divisas y da capacidad de pago. El segundo eje está basado en hacer traccionar la demanda por el lado del consumo público. El gasto público genera una reactivación que alimenta la recaudación fiscal, por un efecto que tiene nuestra política fiscal que está ligada al consumo. El tercer eje es muy importante y está basado en la mejora del poder adquisitivo del salario.

- Es algo que no ha venido pasando en los últimos años.

- Es un gran problema porque te dinamita el primer eje, te genera problemas también en el segundo eje porque es un gran problema para el balance fiscal y te envilece el salario real. Entonces, el primer elemento importante es controlar ese talón de Aquiles, que lo ha logrado pero relativamente y ahora tuvimos la segunda mayor inflación de los últimos 27 años. Ese es un aspecto muy importante. El otro elemento transversal a la política económica es acomodar el plan financiero del Gobierno, que tiene que ver con reestructurar la deuda con el Fondo Monetario Internacional. Con los acreedores privados de jurisdicción extranjera ya está;fue muy importante lo que se hizo en agosto del 2020. Con el Fondo encaraba para ese lado y ahora encontró algunas piedras en el camino. No está mal esta dilatación porque quiere decir que el Gobierno está negociando con firmeza, que es lo que proponemos desde el proyecto estratégico del Plan Fénix. Y no lo veo como un defecto sino como una virtud. El defecto sería decir vamos a arreglar, ajustar, aplicar el modelo ortodoxo. Pero el Gobierno se plantó y dice que no va a aplicar un plan de ajuste.

- ¿El Gobierno no tiene que aceptar ese ajuste adicional de un punto del PBI que está reclamando el FMI?

-Definitivamente no. Tiene que negociar con total y absoluta firmeza. Eso no es una debilidad sino al revés, una gran fortaleza. No es negociar a cualquier precio, no es que en cinco minutos arreglo todo porque, en realidad, no se arregla nada.

- ¿Una vía de no arreglo generaría una espiralización de la inflación y mayor deterioro de la economía, como plantean algunos economistas?

- No creo que sea un escenario factible para ninguna de las dos partes. Ahí vamos a otro tema:todo muy lindo, pero vos aprobaste un crédito militante de la ortodoxia, fue un crédito político, único, y políticamente está expuesto el Fondo Monetario, no Argentina. Estamos parados en el centro del ring, todo el mundo está mirando, nuevamente es un caso líder. Es un caso inédito, porque nunca el Fondo otorgó un crédito de esa manera. Está bien que el Gobierno en lo económico negocie con firmeza y en lo político se señale que los responsables fueron ellos. Todo el directorio ejecutivo, el viceministro de Estados Unidos, son responsables, por lo tanto tienen que asumir el tema político. Entonces, no les va a quedar otra que llegar a un punto de acuerdo. No creo que fácticamente para ninguno de los dos sea un escenario posible el no acuerdo.

- ¿Hay medidas para tomar en el mientras tanto para frenar la inflación y la pérdida de poder adquisitivo?

- Hay medidas pero son de mediano y largo plazo y creo que es lo que está haciendo Roberto Feletti, porque esto no se recupera en cinco minutos.Argentina desde el 91 eliminó todos los mecanismos regulatorios que teníamos de control de los monopolios, duopolios, oligopolios. Eliminaron la Junta Nacional de Granos, la Junta Nacional de Carnes, de la Yerba, se aniquiló todo eso y se la dejaron servida a uno o dos vivos que fijan los precios en productos de alimentación, bebidas alcohólicas, la monopolización de los servicios públicos, de los servicios como transporte aéreo o internet. Todos estos aspectos se arreglan generando un marco institucional regulatorio que le ponga el cascabel al gato. Ese fue un gran tema pendiente del kirchnerismo que nunca nadie lo achacó y nosotros sí:hay que recuperar los mecanismos regulatorios para que el precio del aluminio no lo fije uno, para que el precio de la cerveza no lo fijen dos, y así. Sería un esquema muy similiar al que tiene Estados Unidos pero ellos tienen fuertes leyes antimonopólicas y simuladores de competencia que no permiten esto. Ese es un gran tema pendiente. Fue de los tres kirchnerismo y es de éste:pero éste tiene la figura de Feletti, que sabe de esto pero le va a llevar tiempo. Ese es el gran problema estructural.

- Un aspecto que muchos cuestionan es el nivel de emisión. ¿Es un elemento que alimenta la inflación?

- No, científicamente está demostrado que no tienen que ver el déficit ni la expansión monetaria con eso. Es más, lo que están haciendo con estos mecanismos antiexpansivos de absorber dinero a través de las Leliq principalmente, esta política activa del Central, que genera grandes problemas de déficit cuasi fiscal, genera un déficit operativo fiscal y no soluciona nada, sólo les da grandes rantabilidades a los bancos, y sería algo para criticar. Pero no creo que la inflación pase por ahí sino por estas cuestiones reales de la cartelización, la monopolización, duopolización u oligopolización de la economía.

- Entonces, para usted no es que el Gobierno no tenga un plan sino que no tiene un plan que vaya en el sentido que le exige el Fondo Monetario Internacional.

- Exactamente. Tiene un plan perfectamente definido de traccionar por esos tres ejes principales que activan la turbina de la economía. Si eliminás esto, estás en el horno. Si aplicás el ajuste, enfriás la economía. Devaluar significa llevar a la economía con una sola turbina en vez de con tres. Eso es lo que quiere la ortodoxia. Están aplicando el manual de urgencia de la ortodoxia. Lo importante acá es tener firmeza y seguir con nuestra política económica. Hay que suspender las amortizaciones hasta el 2026, lograr mucho más plazo y así como violentaron la Carta Orgánica del Fondo Monetario Internacional para dar un crédito inédito de 57 mil millones de dólares, que ahora vuelvan a violentarla para un arreglo. Pero que quede claro que son ellos, no nosotros.