Deportes | Alumni | gente | todos

"Éramos un grupo de soñadores"

Oscar Formía resaltó que "cuando llegué a Alumni desde La Palestina, encontré a un grupo de dirigentes soñadores y a jugadores que íbamos detrás de los mismos sueños. Queríamos ser futbolistas, la plata quedaba en segundo plano"

Oscar Formía fue uno de los grandes héroes de aquellos inolvidables equipos de Alumni de la década del 70 que se amoldaron a la ACF en los 80 y llenaron Plaza Ocampo todos los domingos.

“La gente nos reconoce. Recuerda especialmente lo que hicimos en el ‘84, ‘85 y ‘86 en Córdoba. Enfrentamos a Belgrano, Unión San Vicente, Estudiantes, Sportivo Belgrano en clásicos inolvidables. No ganamos nada en esos años, pero vencer a esos equipos y hacer de Plaza Ocampo un escenario en el que la mayoría venía a perder, todavía se reconoce pese a que pasaron 35 años”.

Él “Cachi” era un gladiador en la cancha, pero era y sigue siendo muy buena gente afuera. Se ganó el amor sin medidas del hincha de Alumni por su capacidad para marcar y anticipar era indiscutible, y la sufrieron los grandes delanteros de la época. Lo meritorio es que jugaba siempre, porque era “limpio” y no lo expulsaban, y porque aunque su despliegue era su mayor mérito, no sufrió lesiones.

Manifiesta que “Hernán Ríos me pedía mayor fricción y fiereza en la marca cuando llegué a Alumni en el ‘77, pero era mi forma de jugar. Me acomodé como 3, porque ese fue siempre mi puesto, pero yo no era zurdo, y con Iván Miranda su sistema me caía justo, porque corríamos muchísimo al hacer marcas personales, y si el delantero se iba de 9 yo pasaba a jugar como marcador central, y si iba a la izquierda yo pasaba a jugar de 4. Ya lo teníamos aceitado al sistema”.

Generoso en la cancha y a la hora de explicar apasionadamente lo que sintió en cada batalla, resaltó que “ese grupo nunca se guardó nada. Nos podían decir que no gustaba la forma de nuestro juego, pero yo me discutí feo con un periodista cordobés de LV2 porque le expliqué que Alumni jugaba así porque nos daba resultado”.

Agradece a ese grupo que integró “porque no se guardó nunca nada. Salvo 2 o 3 muchachos, los otros no ganábamos plata, y muchas veces lo hicimos sólo por la gloria. Yo quería ser futbolista, y cuando llegué a los 20 años a Alumni me encontré con un club de dirigentes soñadores, y jugadores que íbamos detrás de los mismos sueños. Ganábamos tres torneos consecutivos en la Liga para jugar los Regionales y los Provinciales, que ganamos en el ‘78 en Quilino”.

“El más regular de todos”

Los compañeros de aquellos históricos guerreros de Alumni lo reconocen como “el que siempre rendía. Nunca jugaba menos de 7 puntos, y aunque otros jugaran 9, luego bajaban a 4. Cachi era el más regular de todos”.

Es motivo de halago para Oscar Formía, que en esos años inolvidables recibió el premio al futbolista del año de parte del Círculo de Periodistas Deportivos. “Tengo la estatuilla. Yo entrené siempre a full, corría como loco porque Iván Miranda daba unas palizas tremendas en las prácticas, y el sistema te obligaba a correr y entregar todo. Vos tenías tu marca, y la obligación era marcar a esos delanteros que eran tremendos en esa época, tanto en la Liga como en la ACF”.

Resalta que “la gente se acuerda de ese equipo de los 80 del ‘Nene’ Miranda. Yo debuté a los 15 en Ricardo Gutiérrez, y soñaba con ser jugador. Pasar a Alumni en el ‘77 fue un gran paso, porque Hernán Ríos era un adelantado para la época, y empezamos a jugar los Provinciales y Regionales”.

Resaltó que “Alumni ya había ido a una gira por Chile, pero luego fuimos a jugar un campeonato Sudamericano a Uruguay representando a la ACF y a Argentina”.

Destacó que “tuve al ‘Zurdo’ López y a Miguel Angel Brindisi como DT. La gente igual se acuerda de aquel equipo de los 80, que no ganó nada, porque se nos escapó dos veces el pasaje al torneo Nacional ante Estudiantes y frente a Unión San Vicente”.

Indicó que “días atrás se acordaban los jugadores de las camadas posteriores que ellos fueron campeones de la ACF, y que le ganaron en el ‘91 una final a Estudiantes de un torneo Provincial. Pero la gente se acuerda de nosotros”.

Refuerza el punto de vista al señalar que “iba tanta gente a vernos que tuvieron que alquilar una tubular para que la capacidad aumentara a 11 mil personas. Salir a la cancha era como representar a la ciudad y la región. No nos importaba la plata, queríamos ganar por nosotros y por esa gente que llenaba la cancha todos los partidos”.

Insiste en que “la victoria más significativa fue aquella contra Belgrano. La cancha explotaba. Ellos venían con 39 invictos, eran todos profesionales, fueron campeones de los dos torneos anuales, y ganarles con aquel centro que tiró el ‘Gauchito’ (Beltramo) fue lo máximo. Me acuerdo que me tocó marcar a Darío Blasón esa noche, pero estaban Chaparro, Delgado, Ludueña, Martellotto, Ramos, Acevedo, Cantarini. Nosotros éramos el grupo de soñadores que jugaba en la Liga más Hiotidis, Agonil, Gamarra y Salinas”.

El equipo de la ciudad

Diego Maradona jugó en Villa María el sábado 22 de diciembre de 1979. Fue en Plaza Ocampo, y Oscar Formía integró aquel equipo de Alumni que cayó 5-2 ante Argentinos Juniors. El “fortinero” alistó a Sergio Bazán; Esteban Massini, Henry Rapetti, Luis Cáceres y Oscar Formía; Héctor Machado, Jorge Molina y Miguel Ludueña; Miguel Argüello, José Omar Reinaldi y Lorenzo López.

Señaló que “le hicimos marca personal, pero nos hizo dos goles. Alumni quería ganar ese partido, y nadie se podía sacar una foto antes del partido”.

“Chachi” manifestó que “no nos quedó ni una foto con Maradona, porque cuando terminó el partido, ya se había ido”.

Tampoco quedaron rastros fílmicos de ese duelo histórico ante el “10”, que recién había ganado el Mundial Juvenil en Tokio.

Otra historia inolvidable fue cuando “nos invitaron a Uruguay. A la semana estábamos jugando. Le ganamos a Brasil por penales, y Paraguay nos ganó la final”.

El mayor tesoro que le quedó fue “ver el reconocimiento de la gente. Siento orgullo de mis compañeros. Te toca las fibras cuando te preguntan si sos Formía el que jugaba en Alumni. Me alegra saber que tras 35 años, todavía respetan a ese equipo de la ciudad”.