alumnos | aulas | herramientas

La virtualidad promovió nuevos desafíos y propuestas en la educación

El Ipem 147 generó una plataforma e impulsó acciones pedagógicas que permiten la equidad de estudiantes y reducir la "frialdad de las herramientas digitales"

Frente a la situación que atraviesa el país por la expansión de la pandemia y las medidas del Ejecutivo nacional para evitar el contagio, las escuelas aún continúan cerradas. Los establecimientos educativos siguen generando herramientas y acciones que permitan continuar con el ciclo lectivo.

En todos los niveles educativos se inauguraron las plataformas virtuales y si ya existían, profundizaron el alcance para que los estudiantes puedan interactuar con los docentes, recibir el material, anexar las tareas y hacer consultas. Este es el caso del Ipem 147 Manuel Anselmo Ocampo, que según explicó a PUNTAL VILLA MARIA la vicedirectora, Karina Zanellatto, mediante el Classroom les facilitan a sus estudiantes el acceso a los materiales y la interacción con los docentes.

Por otro lado, también impulsaron propuestas para quienes no puedan acceder a herramientas digitales, equipos técnicos para acompañar a alumnos con necesidades educativas especiales y la disponibilidad total para los estudiantes. Ante la situación actual optaron, además, por no calificar a los alumnos hasta el regreso a clases.

Iniciativa

La vicedirectora comentó que la nueva aula virtual surgió en el momento que los estudiantes debieron dejar de asistir a clases; “en seguida nos pusimos de acuerdo en generar un espacio de comunicación con los alumnos”. Si bien la institución posee Moodle para efectuar las tareas virtuales, coincidieron en que lo mejor sería adoptar la modalidad Classroom, ya que, según la docente, es más ágil para desarrollar las actividades pertinentes. “En 24 horas estaban montadas las aulas y se habían enviado las invitaciones a los docentes para trabajar dentro de ellas, y se comenzaron a publicar los respectivos códigos. En aproximadamente una semana los estudiantes estaban inscriptos en sus aulas y trabajando con los materiales correspondientes”, afirmó Zanellatto.

Ante las modificaciones que realizaron en la escuela, añadió: “Siempre fue un proyecto de la escuela manejarse en la virtualidad, quizá lo que se necesitó fue una situación extrema para que todos tomaran conciencia de su importancia. Aceleró algo que hace años queríamos que se realizara”.

Desafíos

Frente a la distancia y la mediación entre pantallas, la vicedirectora sustentó que todo es aprendizaje y que no deja de ser un conocimiento. No descartó que la nueva modalidad sea un desafío, incluso sustentó: “Implica un gran compromiso en seguir educando y un esfuerzo bastante grande porque no hay horario, somos docentes las 24 horas. Eso nos muestra la realidad y la virtualidad. Pero es muy gratificante ver que los alumnos nos buscan, buscan el contacto y se esfuerzan por cumplir”.

En adhesión a estas declaraciones, Zanellatto remarcó que es satisfactorio ver como los estudiantes apuestan a la educación a pesar de la situación que atraviesa el país. Ante esta situación, admitió: “Es difícil limitarse un horario, cuando el alumno te contacta uno está a su disposición”.

Nuevas medidas

Desde el establecimiento educativo dispusieron de nuevas acciones frente a la prolongación de la cuarentena. “Una de ellas fue referida a los problemas para enviar la actividad que muchas familias han manifestado. Entonces, para que la virtualidad no genere desigualdad hemos dispuesto que todos los trabajos podrán ser entregados en el retorno a clases y que en este período no se van a colocar notas. Todo esto va a quedar pendiente y sujeto a cómo continuará la cuarentena”, aseveró.

En este marco, la vicedirectora aseguró: “desde la escuela tratamos de que todos tengan las mismas oportunidades y que la calidad educativa sea para todos ante el aprendizaje. Calificarlos y evaluarlos hoy no será justo, vamos a esperar a encontrarnos. Si esto llega a prolongarse más vamos a arbitrar otro medio”.

Dentro de las nuevas propuestas, la autoridad enunció que les han pedido a los docentes un “contacto más estrecho con los estudiantes” de esta manera, “saber cómo se siente, como está trabajando, en qué se lo puede ayudar, porque la tecnología no educa por sí sola”, advirtió. También expuso que implementaron videos, mateadas virtuales, saludos y palabras de aliento. “Ahora los docentes están haciendo campañas para realizar tutoriales. Van implementar pizarrones, afiches, clases virtuales que se subirán a las aulas. Llevamos a cabo una pedagogía de acompañamiento, de estar más cerca y de exigir como las clases normales desde el aula. Brindarles desde el hogar todo lo que necesitan y quitarle la frialdad a lo tecnológico”, expresó.

Igualdad

Dentro del establecimiento educativo reconocieron que no todos los estudiantes poseen acceso a las herramientas digitales como una computadora o que muchos no poseen conexión a Internet. “Con el equipo técnico, psicopedagogas y coordinadores trabajamos en estos casos de manera particular. Hay chicos que están en vulnerabilidad social y económica, a ellos se los atiende personalmente. A un grupo la escuela le facilitó los materiales. En otros casos, que no poseen computadoras, se ha dispuesto que puedan hacer las copias en la fotocopiadora de la escuela y se las acerca a la casa”.

Respecto a los estudiantes con necesidades educativas especiales, Zanellatto explicó que ellos trabajan con maestras integradoras y que incluso ya han entregado los materiales correspondientes. Comentó que se prepararon cuadernillos especiales para trabajar sobre el paso de la primaria a la secundaria para los cursos iniciales, pero que toman todas las medidas necesarias. “Todos los casos relacionados a la necesidad educativa, vulnerabilidad, los lleva a cabo el equipo técnico que está en permanente contacto con el equipo de gestión. Pero todos están trabajando, ellos fueron los primeros que empezaron y con los que se posee permanente contacto”, remarcó.

Plataforma

La autoridad del establecimiento describió que comenzó a organizar el aula con los formularios a los profesores para relevar la información, lo que permitió el armado de las aulas e iniciar con la primera etapa. En el paso siguiente ingresaron a los alumnos con la ayuda de los preceptores. Hasta el momento todos los estudiantes del ciclo orientado ya trabajan en la virtualidad.

“Los que más costaron fueron los de segundo y tercero, que no están acostumbrados a trabajar desde la virtualidad, pero ya están funcionando con todos los alumnos” Los que más costaron fueron los de segundo y tercero, que no están acostumbrados a trabajar desde la virtualidad, pero ya están funcionando con todos los alumnos, mencionó la entrevistada.

Anunció además que esta semana estará disponible el aula de primer año; “la dejamos al último porque son los más chiquitos, que por más que sean nativos digitales, si uno no les enseñó a trabajar en la virtualidad no lo saben hacer. Tienen destrezas, pero hay que orientarlas. Con ellos necesitamos más el apoyo de la familia, brindaremos materiales más didácticos y lúdicos para trabajar, de esta manera, se integrarán a las clases virtuales”.