Nacionales | amia | mario-cimadevilla | Mauricio-Macri

Acusan a Macri y a Garavano de proteger a “amigos” implicados en la causa Amia

El radical Mario Cimadevilla, que estuvo en la disuelta Unidad Especial de Investigación, los responsabilizó por impedir avanzar contra los exfiscales Mullen y Barbaccia, el exjefe de Policía “Fino” Palacios y el juez Galeano

El exsenador radical Mario Cimadevilla, quien hasta marzo del 2018 estuvo al frente de la disuelta Unidad Especial de Investigación Amia, confeccionó un duro informe en el que acusó al presidente Mauricio Macri y al ministro de Justicia, Germán Garavano, de dar protección a "amigos" implicados en el supuesto encubrimiento del atentado terrorista contra la mutual judía.

Denunció connivencia con exfiscales "amigos" que en su momento fueron querellados por el Estado, como Eamon Mullen y José Barbaccia.

Cimadevilla iba a denunciarlos junto al exjefe de la Policía Jorge "Fino" Palacios y al juez Juan José Galeano, pero no pudo concretarlo.

"Yo tenía que elevar los alegatos para acusar por encubrir. Estaban el juez Galeano, fiscales y miembros de la Policía. Yo pedí que la querella del Estado acuse a todos. Pero Garavano no quería. ‘Mullen y Barbaccia son amigos, no se los puede acusar’", recordó Cimadevilla en una reconstrucción del diálogo que habría mantenido con el ministro de Justicia.

“Seguían órdenes del Presidente”

El exlegislador radical dio a entender que el funcionario seguía órdenes del Presidente.

"Nunca me lo dijo en persona Macri, pero las diligencias de Garavano tenían una orden. De hecho, tampoco querían acusar al Fino Palacios, que fue el policía que ayudó con el rescate de Macri cuando había sido secuestrado", agregó en declaraciones a la prensa.

Cimadevilla advirtió en el informe final que la Unidad Especial Amia estaba camino a "convertirse en una Unidad Especial de Encubrimiento", por lo que -con ironía- agradeció que el gobierno de Macri haya decidido disolver ese organismo eximiéndolo de ser el responsable de cumplir la enorme promesa que hizo ante su primera Asamblea Legislativa.

La Unidad Especial Amia había sido elevada al rango de Secretaría de Estado por el gobierno de Cambiemos, pero dos años después se la eliminó.

La pista iraní es débil

Por ello aseguró ayer que la pista iraní "es débil" y advirtió que "quizás" a alguien le conviene que ese país "siga sospechado del atentado  y no que se esclarezca y no lo sea", resaltó en declaraciones a radio FM Tiempo, de Chubut.

Luego de que se conociera casi un año después el informe que presentó al Gobierno antes de salir del equipo, Cimadevilla aseguró: "Cuando disuelven la unidad dicen que ya cumplió su objetivo y eso es mentira porque el objetivo era esclarecer el atentado a la Amia".

Además, precisó que dos semanas después de dejar el organismo entraron a robar a su casa y no se llevaron "nada, sólo rompieron las computadoras".

El exsenador radical se expresó así luego de que el diario Jornada de Chubut publicara el duro informe que presentó ante el Gobierno antes de la disolución de la unidad fiscal.

En ese documento, Cimadevilla acusó al presidente Mauricio Macri y al ministro de Justicia, Germán Garavano, de dar blindaje político a "amigos" implicados en el supuesto encubrimiento del atentado terrorista contra la mutual judía como los exfiscales "Eamon Mullen y José Barbaccia, el exjefe de la Policía Jorge “Fino” Palacios y el juez Juan José Barbaccia.

Comentá esta nota

Noticias Relacionadas