Tranquera Abierta | angus | San Luis | Grupo Tigonbu S.A.

Se define la 19° prueba pastoril Test del Río Quinto de los toros Angus

Quedan poco más de 50 ejemplares en carrera pero sólo 6 llegan en condiciones de coronarse

El 17 de diciembre, 70 toros Angus llegaron a la Estancia Huelucan del Grupo Tigonbu S.A. en Buena Esperanza, San Luis, para participar de un nuevo desafío organizado por la Asociación Angus Centro. Es el 19° Test del Río Quinto en el cual los animales, de 50 cabañas diferentes de Córdoba, Santa Fe y San Luis conviven en el mismo ambiente y comparten la misma dieta. Sin embargo, con el correr de los meses, hay diferencias que empiezan a ser visibles por sus características genéticas. Allí radica la clave: el que mejor desarrollo tiene recibiendo exactamente el mismo tratamiento. Eso está a punto de conocerse porque después de dos juras ya programadas, el próximo miércoles se realizará la última y se perfilará cuál es el mejor toro Angus de esta competencia.

Por el momento hay seis que tomaron la delantera porque en las dos primeras evaluaciones consiguieron mantenerse en el Grupo 1 de clasificación. Hubo otros 10 que mantienen la esperanza porque alternaron Grupo 1 y Grupo 2. Entre los 6 primeros hay colorados y negros. Los primeros son los defensores del último título. Luego de esa última evaluación llegará el viaje de los toros a Río Cuarto, donde se realizará el remate el segundo viernes de octubre.

Entre los índices que se evalúan durante los 10 meses que dura la competencia aparece el de mejor ganancia diaria de peso, el mejor fenotipo y también el de calidad seminal o índice reproductivo. En cada uno de esos ítems habrá finalmente un ganador y también el máximo representante de la prueba que saldrá de la mejor combinación de esas características.

Para eso hay una serie de evaluaciones muy importantes como la seminal y las ecografías de carcasa que permiten establecer los “datos carniceros” (se estudia allí el área de ojo de bife, la grasa de cadera, grasa dorsal y el marmoleado del bife o grasa intramuscular).

En esta oportunidad la realización no tuvo sobresaltos como los del ciclo previo, que debió sortear las complicaciones que las cuarentenas estrictas impusieron en los cruces interprovinciales, en particular hacia San Luis donde se alojan los participantes.

Según explicó Fabian Otero, presiente de Angus Centro, que organiza el evento, “ya se hicieron dos juras y fueron quedando algunos toros en el camino. Pasó incluso también la inspección de Angus, se les hizo calidad seminal y ecografía de carcasa. Quedan actualmente unos 50 toros para la última jura que será el miércoles 15”, indicó el dirigente de la raza.

El jurado del próximo miércoles es el ingeniero agrónomo Juan Martín Ojea Rullán, que es asesor de varias cabañas a nivel nacional.

“Hay 6 toros que repitieron la clasificación de grupo 1 en las dos juras anteriores, dentro de los cuales va a salir el ganador. Pero hay otros 10 toros más que están cerca en la clasificación”, dijo Otero.

Por último, el directivo remarcó que en los Puros de Pedigree se recogió información genómica por lo que contarán con DEP’s enriquecidos por genómica y también la Asociación Argentina de Angus le hizo genómica a los Puros Controlados, novedoso para la prueba.