anteproyecto | drones | oportunidad

Estudiantes de la UNVM, en la piel de legisladores nacionales

Una delegación de 16 alumnos de Ciencias Políticas participó la semana pasada de un simulacro de debate parlamentario. Confirman que el proyecto que armaron los propios universitarios será tratado y discutido fácticamente en la Cámara Baja

Una delegación de 16 estudiantes de Ciencias Políticas de la Universidad Nacional de Villa María (UNVM) participó la semana pasada de una intensa jornada de debate parlamentario llevada a cabo en la Honorable Cámara de Diputados de la Nación, instancia que les permitió experimentar en carne propia lo que viven los integrantes del Poder Legislativo Nacional, en este caso, los diputados y las diputadas.

El profesor de la casa de altos estudios local, Jorge Méndez, se mostró gratamente sorprendido por la intervención de los alumnos de la UNVM, quienes en un primer momento debieron confeccionar un anteproyecto, el que luego fue discutido y tratado simbólicamente en la Cámara Baja por estudiantes de universidades públicas y privadas de diferentes puntos del país.

Méndez señaló que como universidad fueron convocados por el Instituto de Estudios Estratégicos y Relaciones Internacionales (IEEDI), organización que se encuentra a cargo del exdiputado cordobés, Humberto Roggero.

A su vez, dijo que de la organización del programa, denominado “Cambio de roles”, también participan el Círculo de Legisladores Nacionales y el mismo Congreso de la Nación.

Cambio de roles

El coordinador de la propuesta a nivel local señaló que es la segunda vez que participan de un debate similar, instancia que se interrumpió en 2020 por el escenario epidemiológico y que se retomó este año.

“En 2019 viajó un grupo pequeño. En esa oportunidad se debatió una propuesta que hacía foco en la regulación de drones. Durante todo el 2020, trabajamos con un anteproyecto relacionado a la inteligencia artificial y la robótica, que es el que se trató el 1° de noviembre”, detalló el docente a cargo de la cátedra Participación en Órganos Legislativos, materia optativa de la carrera Ciencias Políticas de la UNVM.

Según Méndez, la dinámica del “cambio de roles” supone que los estudiantes se organicen de acuerdo al papel que van a asumir en la sesión. En esa línea, reflejó que deben asignar un presidente de bloque, un vicepresidente y secretarios.

“Cada universidad funciona como un bloque, por ejemplo, nosotros somos el bloque UNVM, que equivale a la representación de un partido político. Además de los legisladores, se asigna el rol de los periodistas, que en este caso fueron dos, y el del lobbista, que son aquellas personas que asumen el papel de los afectados por las medidas”, añadió.

Si bien la parte visible del programa es el intercambio de ideas que llevan a cabo los estudiantes en el recinto legislativo, también está la etapa que se enfoca en la confección de un anteproyeto, proceso que se ejecuta aproximadamente en un año.

“Este programa busca replicar el proceso legislativo real, que consta de la elaboración de un proyecto, el que luego es presentado en comisiones, donde se generan las primeras instancias de debate. Todo desemboca en la reunión general, que es el debate parlamentario que se ve en los medios y en la televisión”, detalló el docente.

Las actividades se desarrollaron de manera presencial los días 1, 2 y 8 de noviembre (como se mencionó, los estudiantes del centro académico local intervinieron en el primer día).

Los proyectos que elaboraron los estudiantes serán tratados en el Congreso de la Nación

En declaraciones a un medio de prensa nacional, el exdiputado riocuartense Humberto Roggero señaló que los proyectos elaborados por los propios estudiantes serán ingresados a la Cámara Baja para su debido tratamiento.

“Lo acordado por estos jóvenes es fruto de meses de trabajo junto a especialistas, docentes y alumnos y nos hemos comprometido a que serán ingresados como proyectos de ley”, manifestó en declaraciones a Infobae el político cordobés.

Las propuestas presentadas por los alumnos de todo el país, entre los que se encuentran los de Villa María, son tres y buscan regular la inteligencia artificial, el destino de los envases post consumo y los “neuro derechos”.