Villa María | anuncio | beneficios | mantenimiento

Hidrógeno verde: plantean la necesidad de conocer qué beneficios tendrá Argentina

Para el docente y ambientalista Mario Pierantonelli es clave conocer detalles del proyecto anunciado por Nación. Dijo que habrá impacto y entendió que lo obtenido será exportado

En el marco de la Conferencia de las Partes en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, Argentina anunció que una empresa australiana invertirá 8.400 millones de dólares en el país para construir una planta de hidrógeno verde, lo que permitirá convertir al país en exportador de dicho producto.

La inversión se realizará en Río Negro y si bien no se ventilaron mayores detalles del proyecto, en Sudamérica ya se desarrollan experiencias similares desde hace años. El docente, investigador y ambientalista local Mario Pierantonelli se mostró cauto con el anuncio. Si bien destacó la generación de empleo y la inversión inicial –sería de 1.200 millones de dólares-, entendió que será vital conocer detalles para saber qué impacto ambiental generará la propuesta.

“El tema del hidrógeno es viejo; se conoce como ‘verde’ a aquel que se hace con energía renovable. Está el negro, que es con derivados de petróleo o carbón; y hasta el azul, que se hace generalmente con energía nuclear, sin emisión de carbono pero no es renovable tampoco”, detalló sobre el concepto que tomó mayor auge en las últimas jornadas.

Sobre qué beneficios implicará para Argentina disponer de una planta de este tipo, el especialista entendió que “es la gran pregunta que hay que hacerse”. Y amplió que “todos hablan de la inversión, puestos de trabajo, pero hay que sacar bien las cuenta porque ellos van a usar el recurso –argentino-, que es el viento y el agua. Supongo que será agua de mar, porque se necesita cierta salinidad. Ese es un punto importante a determinar porque si utilizan agua dulce estamos fritos”, sentenció.

Incluso, en caso de utilizarse agua dulce ratificó que “el impacto ambiental sería muy grande. Los detalles no están, esto es una especie de humo que se tiró ahora en un momento muy especial. Está lleno de estos proyectos de hidrógeno verde, en Chile, en Brasil. En nuestro país es novedoso porque no había”.

El entrevistado explicó que este tipo de hidrógeno sale de agua, que son “dos moléculas de hidrógeno y una de oxígeno. Se le hace un proceso al agua que se llama electrólisis, en el que se separa el hidrógeno del oxígeno, que también tiene usos. Y también quedan residuos de sales, que es necesario saber qué pasa con eso. Si se utiliza agua de mar, el residuo será bastante grande y habrá que ver el destino que le dan, ya que también puede tener un valor comercial”.

Precisamente sobre la utilización de recursos naturales locales, Pierantonelli detalló que “son muy buenos. Acá hay muy buen viento, pero la situación económica o inseguridad a largo plazo es lo que muchas veces demora ese tipo de inversión. De repente, sale una inversión tan grande en la cumbre”, dijo. De igual manera, destacó que la obtención del hidrógeno no será para utilización en el país: “Los que vienen no son benefactores de la humanidad, vienen a hacer un negocio. Habría que ver qué regalías habrá, si es como las minas de oro que se lo llevan y encima les otorgan subsidios, dejando un vacío ambiental muy grande”.

Si bien consideró que en el caso puntual del hidrógeno se trata de energías renovables, admitió igualmente que “el impacto es grande. Sin informe oficial aún, se pudo conocer que a largo plazo serán 8.400 millones de dólares, con una inicial de 1.200 millones de dólares que permitirán una producción X. Me parece bien, pero habrá que estudiarlo para ver los detalles y qué beneficios nos otorga”. “Se habla que generarán 15 mil fuentes de trabajo, aunque no creo que tanto. Las granjas eólicas emplean gente en la construcción, pero luego hay tres o cuatro personas que controlan y realizan mantenimiento, que generalmente los primeros años están a cargo de las empresas matrices”, comparó.

Combustible de categoría

Consultado sobre qué se hará con el hidrógeno, en virtud de que se presume que será exportado en vez de utilizarlo en el país, Pierantonelli entendió que ese será el destino final ya que “hay muchas personas, especialmente las que tienen mucha plata, que buscan fuentes de energía y no sólo de este tipo”.

Una vez obtenido el hidrógeno, el entrevistado destacó que es un combustible de primera categoría que no contamina el ambiente, aunque para realizar la electrólisis “el rendimiento es bajo. Hay muchos electrolizadores y tecnología, pero para tener en cuenta, un kilo de hidrógeno tiene 33 kilovatios horas y un kilo de nafta tiene 12 kv/h, pero para alcanzar esos 33 kv/h se deben gastar unos 57 a 60 kv/h. Es decir que se debe gastar una cantidad de electricidad muy grande, comparado con lo que se va a obtener después”.

Dijo incluso que el rendimiento de esos 33 kv/h varía según el tipo de uso. “En un automóvil, esos 33 kv/h terminarán rindiendo un 30% como máximo. También se puede utilizar en una celda de combustible, que es un aparato muy caro en el que se le ingresa el hidrógeno y devuelve energía eléctrica, con un rendimiento del 65%. Lo que debe quedar claro es que el hidrógeno no tiene energía por sí mismo porque está mezclado con el agua, sino que hay que extraerlo y usarlo. Y en ese proceso cada cosa tiene su rendimiento y su pérdida”.

Pierantonelli.jpg