Villa María | anuncio | consecuencias | escala

La ciudad amplió a tres los centros de testeo tras otra jornada récord: 399 casos

El Centro Favio seguirá atendiendo 12 horas por día. Ahora se sumaron el centro vecinal Almirante Brown y la UTN, que atenderán 4 horas por la tarde. De cada 5 test, 1 da positivo

Con la apertura de dos nuevos centros de testeo el Municipio busca descomprimir la aglomeración de personas en el Centro Cultural Leonardo Favio, que seguirá funcionando a lo largo de 12 horas diarias, mientras que los nuevos espacios lo hacen desde ayer tarde y se mantendrán en horario vespertino en sectores estratégicos. En materia de contagios, este miércoles se detectaron 399 positivos.

La medida busca evitar que los vecinos de los sectores más alejados se lleguen hasta el espacio ubicado en el Parque de la Vida, por lo que se dispuso abrir un centro de testeo en el centro vecinal de barrio Almirante Brown, para contener principalmente a toda la demanda del sector norte; y uno en la sede de la UTN, para cubrir toda la región sur.

El anuncio fue realizado este jueves por el intendente Martín Gill junto con el secretario de Salud, Pedro Trecco, quienes coincidieron en que la mejor manera de atacar el virus es a través del testeo y la vacunación. “Las dos dinámicas son prioritarias”, mencionó el mandatario y reflejó que el impacto que generó la tercera ola que atraviesa hoy todo el país tendría consecuencias graves si se hubiese afrontado sin vacunas. En ese aspecto, destacó el nivel de inmunidad alcanzado a nivel local.

Incluso, Gill habló de que en algunos lugares del país y el mundo los presuntos positivos, ya teniendo al menos algún síntoma, son contabilizados como contagiados sin necesidad de testeos. “Nosotros elegimos seguir con una política amplia de testeos, lo que nos permite ser una población en comparación, con la cantidad de habitantes del conglomerado, que más nivel de testeo lleva adelante”, destacó y entendió que esa decisión continuará con la intención de que se pueda seguir con las actividades de manera normal, pero a su vez detectar y que esos positivos puedan aislarse.

En la charla con los medios, Gill destacó la gratuidad del estudio y remarcó el esfuerzo que lleva adelante todo el equipo de salud, y que para este martes tenía a 33 integrantes contagiados, algunos con posibilidades de retornar a la brevedad a sus tareas. “Cuidarnos es una medida extrema para no afectar los recursos humanos que nos permitan atender a la población”, insistió.

Tanto Gill como Trecco destacaron también el rol de la inmunidad y mencionaron que en la actualidad prácticamente no hay pacientes internados en el sector público o privado de salud. Y las que llegan a demandar internación en un 80% son personas que tienen incompleto el esquema de vacunación o que directamente no se inocularon.

Este miércoles hubo casi 400 contagios, 399 para ser más precisos, en un nuevo récord. En total se efectuaron 1.788 análisis, de los cuales 1.507 fueron de tipo antígenos y los restantes 281, PCR. Con los nuevos registros se disparó el índice de positividad al 22%: 1 de cada 5 test da positivos.

Situación de pandemia

Para Trecco, el análisis de situación epidemiológica durante una pandemia cambia día a día, aunque en el último tiempo “es hora a hora, por la escala de casos”. “De hecho, esperábamos los 30 mil contagiados en el país para la semana próxima, pero ayer –por el martes- tuvimos esa cantidad”. Ante algunos reclamos puntuales que se registraron, principalmente a la hora de vacunación, confirmó que pueden darse fallas por la vorágine propia de la situación, aunque se buscan remediar a la brevedad.

Una situación compleja con los contactos estrechos

Más de 500 vecinos cumplen aislamiento en la actualidad por ser contactos estrechos de positivos. De igual manera, la cantidad prácticamente no guarda relación con la cantidad de contagiados, ya que por cada un positivo sólo hay un contacto estrecho.

“Es un tema de siempre y hoy está difícil contenerlos en la casa”, admitió Trecco sobre la situación particular que se vive en la ciudad. “A la gente le pedimos que se aísle y después vamos y lo testeamos si se pone sintomático”, manifestó. Y destacó que se haya cortado el tiempo de aislamiento “porque sabemos que 12 días o 16 días es imposible. Entonces, tenemos que acostumbrarnos a vivir en pandemia”.

Gill mencionó que a medida que crece la cantidad de aislados se generan complicaciones para que el Estado efectúe el control, por lo que instó a la responsabilidad social de los vecinos: “Cada familia sabe si tiene personas en riesgo o no. Seguimos aplicando la regla y el seguimiento, pero hay un punto donde puede existir impactos y modificaciones en lo que tiene que ver con el seguimiento de los contactos estrechos”.