Villa María | apuesta | empleadores | iniciativas

El comercio demanda consenso para definir los lineamientos a largo plazo

Jacobo, titular de Aerca, entendió que es el momento para dejar las diferencias de lado y generar propuestas "a 10, 20 y 30 años". "Ese debe ser el puntapié para luego avanzar en situaciones como la presión fiscal y el empleo", dijo

El sector comercial planteó que el resultado electoral del domingo debe ser el puntapié para la generación de un consenso entre oficialismo y oposición, del cual deben surgir lineamientos centrales con desafíos a 10, 20 o 30 años para de una vez por todas “dejar las diferencias de lado”. Así se manifestó Juan Carlos Jacobo, titular de la Asociación de Empresarios de la Región Centro Argentino.

Además, entendió que tras ello se debe avanzar en situación puntuales entre las que citó la presión impositiva y la necesidad de abordar las normativas laborales. “Estos dos años no las pasamos bien en general y para muchos fue una situación muy crítica y dura. Creo que eso fue una manifestación que quedó reflejada en la elección del domingo”, remarcó. De igual manera, marcó distancia del sector público, ya que en el ámbito privado “hay que darle para adelante, porque la pandemia nos demostró que había situaciones por cambiar y efectivamente cambiaron”.

Consultado sobre si es el momento oportuno para avanzar en diálogos que lleven a cambios que demandan no sólo el sector productivo sino también el industrial y de servicios, entre ellos la presión fiscal, consideró que inicialmente “tiene que haber consensos entre los partidos políticos para lograr una unidad que permita planificar el país para los próximos años”.

Y de ahí en más “analizar cada situación, entre ellas la cuestión impositiva y laboral. Hay un montón de cosas que están mal hechas y diagramadas. En materia laboral hay altas cargas sociales que tienen que pagar los empleadores, la doble indemnización. Hay colegas que no toman personal aun con niveles operativos buenos y demanda. Pero no toman gente porque la situación no ayuda”.

Entendió que para ellos es necesario avanzar en un plan laboral “que mejore la situación actual, para que las empresas empiecen a tener gente. Hay mucho que se puede hacer, en un contexto en el que mucha gente la está pasando muy mal. Si los datos son correctos, tenemos 50% de pobreza”.

Programas de empleo

Jacobo planteó que la dirigencia política tiene que avanzar en nuevos consensos que definan políticas a plazo y con aplicaciones “independientemente de quién gobierne el país. Debe seguirse un rumbo”. “Creo en este país y tengo la fe de que la situación va a mejorar, en pos de un bienestar social que nos permita estar mucho mejor”, precisó.

Puso como ejemplo la importancia de iniciativas locales, provinciales o nacionales en materia de generación de empleo, que si bien “son parches, el sector productivo lo acepta porque hay una necesidad concreta de trabajo, de contar con gente para producir. El problema es que muchas veces no están dadas las condiciones”. No vio descabellado “mirar lo que sucede en otros lados y replicar modelos que funcionen, tanto para el sector empleador como de los trabajadores. Hay que ponerse de acuerdo para que los salarios sean dignos”.

Expresó además: “La inflación nos está matando a todos y no la pueden frenar y tampoco hay un plan serio para combatirla. Entonces esas son las cuestiones que entre todos se deben resolver, mirando hacia el futuro y dejando egoísmos de lado, pensando en el bien común de la gente”.

Vender en pandemia

Jacobo explicó que la pandemia llevó a cambios no sólo en materia de sociabilidad, sino también la de capacitarse y hasta vender. Estas modificaciones “llegaron para quedarse”, detalló. Al respecto, entendió que el contexto obligó a todo el sector productivo aggionarse “y trabajar como lo hace el resto del mundo”.

En ese aspecto, mencionó: “Siempre se apuesta a futuro y por eso muchas empresas se capacitaron en e-commerce y plataformas virtuales, entonces armaron sus tiendas y negocios de manera virtual y todo está subido en las redes. Entonces no sólo tiene un público local, sino que en realidad te puede estar mirando todo el mundo. En ese sentido, la competencia es mucho mayor, pero también nos va a mantener más activos, lo que es bueno”.

Si bien lamentó que el proceso obligó a algunos “a cerrar comercios o industrias”, los que pudieron “adaptarse hoy en día están repuntando”.